Celulares podrían ayudar a niños a aprender matemáticas

Vie, 16 Jun 2017
Estudiante de posgrado de la IBERO asesora a alumnos del Instituto Tecnológico de Álvaro Obregón en el desarrollo de una app para superar la discalculia
  • Mtro. Mauricio Flores Gerónimo, estudiante de posgrado de la IBERO

Si su hijo o hija saca malas calificaciones en matemáticas, ¡ni se le ocurra castigarlo quitándole el celular!, pues en ese objeto que tal vez usted considera la causa de su bajo rendimiento escolar, por pasarse horas en Facebook, quizá podría estar la solución a un problema que él/ella y usted desconocen: la discalculia.

Es de lo más común escuchar a las personas, niñas y niños incluidos, decir que no les gustan las matemáticas y no las entienden. Pero más allá de una negación a querer aprenderlas podría tratarse de discalculia, coloquialmente conocida como ‘la dislexia de las matemáticas’.

Mauricio Flores Gerónimo, estudiante del Doctorado en Ciencias de la Ingeniería en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, explicó que la discalculia es la dificultad para relacionar los símbolos numéricos con las cantidades, y la presentan niñas y niños entre 1 y 6 años de edad, que por ejemplo, tienen dificultad para relacionar el símbolo ‘2’ con dos objetos. “Esto repercute en que no pueden hacer operaciones básicas, como sumar 3+2”.

Es además un problema a nivel nacional “porque datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indican que 30% de la población en esa edad presenta discalculia, pero como ésta es poco conocida, la dificultad con las matemáticas generalmente se asocia a que no tienen capacidad de aprendizaje”, dijo Flores, ingeniero en Tecnologías de la Información.

Además, en México hay muy pocas instituciones que se dedican a ayudar infantes con discalculia -una de ellas es el Instituto Nacional de Rehabilitación-, por lo que resulta muy restringido acceder a terapias para su tratamiento.

Es en este contexto que Mauricio Flores, maestro en ingeniería especializado en herramientas de apoyo para la educación, decidió  desarrollar junto con sus alumnos del Instituto Tecnológico de Álvaro Obregón (donde imparte la materia Desarrollo de aplicaciones móviles, en la carrera de Ingeniería en Tecnologías de la Información) una aplicación móvil que ayude a superar a los niños la discalculia.

Para desarrollar esta app, llamada Dismat, Flores y sus cuatro estudiantes (dos encargados de la programación y dos de la gestión empresarial) contaron con la asesoría del centro de atención y educación psicológica ISKALTI, que cuenta con especialistas en tratamiento de discalculia.

La app está enfocada en estudiantes de primero a sexto año de primaria, propicia una interacción amigable y funciona por niveles. En uno relaciona el símbolo con la cantidad, por ejemplo, muestra tres manzanas y también el símbolo 3, para que el estudiante asocie la cantidad con el símbolo. En otro de sus apartados, la aplicación permite hacer sumas, por ejemplo, muestra los símbolos 2 y 1, y pide que el usuario genere el resultado.

“La ventaja que tiene esta aplicación es que va midiendo el nivel de avance del alumno. Entonces cuando llegas a un número determinado de aciertos te permite pasar a otro nivel de sumas de un grado un poco más complejo. Y cuando pasas ese nivel te permite pasar a otro tipo de operaciones”.

La aplicación móvil, para la cual a través de su asesoría el maestro Flores Gerónimo hizo la programación (códigos y saltos de pantallas), está orientada a ser una herramienta de apoyo para los profesores y los padres, si estos últimos no tienen la posibilidad de llevar a sus niños con discalculia a las terapias. 

Con esta app para la discalculia, los cuatro estudiantes de Flores en el Instituto Tecnológico de Álvaro Obregón ganaron el primer lugar de la etapa local del "Evento Nacional de Innovación Tecnológica 2017".

Por su parte, el M.I. Mauricio Flores Gerónimo se unirá a partir del semestre Otoño 2017 al claustro académico del Departamento de Ingenierías de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México (impartirá la materia Fundamentos de Programación), y continuará trabajando en sus tesis doctoral (Control de flujo vehicular), en la que hará propuestas de semáforos inteligentes para controlar el tránsito y mejorar la movilidad en la CDMX.

Texto y foto: PEDRO RENDÓN/ICM


COMPARTIR: