Comunidad IBERO levanta su puño y rinde homenaje a víctimas del 19-S

Jue, 19 Oct 2017
El Centro de Exploración y Pensamiento Crítico (CEX) prepara dos actividades más, a un mes del terremoto ocurrido en México
  • La Comunidad IBERO guardó silencio por tres minutos y levantó el puño en recuerdo de las víctimas (Iván Cabrera/IBERO).
  • Autoridades, académicos y estudiantes participaron en este evento, tras un mes del devastador terremoto (Iván Cabrera/IBERO).
  • Tras cumplirse los tres minutos de silencio, repicaron las campanas en señal de duelo (Iván Cabrera/IBERO).
  • Mientras se guardaba silencio, la bandera desgarrada quedó a media asta (Iván Cabrera/IBERO).
  • Este evento fue propuesto por el CEX y avalado por la Vicerrectoría de la IBERO (Iván Cabrera/IBERO).
  • Jóvenes se plantaron en la zona de banderas de la IBERO (Iván Cabrera/IBERO).
  • Los puños en alto evocan las maniobras de rescate en las zonas de desastre. Es la señal de 'silencio' (Iván Cabrera/IBERO).
  • La ceremonia duró apenas cinco minutos, pero fue muy emotiva (Iván Cabrera/IBERO).
  • No hubo discursos por parte de las autoridades. El objetivo era recordar a quienes fallecieron (Iván Cabrera/IBERO).
  • La bandera desgarrada tenía la imagen de la obra 'Patria', del pintor jalisciense Jorge González Camarena (Iván Cabrera/IBERO).

La bandera desgarrada bajó poco a poco por el asta central de la IBERO. Despacio, llegó hasta la mitad, el lugar para recordar que nuestro país sigue de luto, tras el sismo del 19 de septiembre pasado, ese que dejó 369 muertos y una patria herida.

Unidos, estudiantes, académicos y autoridades de nuestra universidad guardaron silencio. Un silencio que duele, que trae a la memoria esa fecha: 19 de septiembre, 13:14 horas. Está temblando. El piso se mueve. Se sacuden los edificios. Gritos. Ulula la sirena. Hay polvo. Colapsan estructuras. Mensajes. Llamadas. ¿En Morelos? Fue de 7.2. No, de 7.1… Todo se agolpa en la cabeza.

Con el puño en alto, los asistentes a esta ceremonia comunitaria demuestran que estamos de pie y listos para reconstruirnos. Observan la bandera intervenida por alumnas de Diseño Textil. Se decidió que el estandarte llevara la obra 'Patria', del pintor jalisciense Jorge González Camarena.

Han pasado tres minutos de silencio, tres minutos de homenaje por los fallecidos, por nuestros fallecidos. El repique de las campanas rompe la quietud sonora, y hace más fuerte y emotivo el momento. Culmina la ceremonia organizada por el Centro de Exploración y Pensamiento Crítico (CEX), todos se alejan, pero el recuerdo se mantiene.

No hay discursos, no hay palabras, porque el evento es para honrar a quienes ya no están, a quienes perdieron todo. No hay frases para reconfortar a quienes han sufrido el poder destructor del sismo. Por eso se eligió el silencio como mecanismo de empatía.

“¿Ya terminó? ¿Eso es todo?”, se escucha decir a algunos asistentes. No, no ha terminado. Todavía falta zurcirnos como sociedad, lograr recomponernos después de la tragedia. Este viernes 20 de octubre, a las 12:00 horas, nos repararemos simbólicamente cosiendo la bandera desgarrada, que al final, será colocada en uno de los muros de Rectoría.

Una vez arreglada, la bandera será izada nuevamente el lunes 23 de octubre. Sí, hemos comenzado a reconstruirnos.

Iván Cabrera


COMPARTIR: