Destaca estudiante en programa internacional de fortalecimiento de la función pública en AL

Vie, 1 Feb 2019
María José Barragán, alumna de Economía, gana el torneo de debate, realiza mejor proyecto de innovación social y obtiene mención honorífica, en la ‘IX Edición del Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina'
  • María José Barragán, alumna de Economía de la IBERO (Foto: PEDRO RENDÓN).
  • María José y sus compañeros de Civis, ganadores del proyecto social con su APPGORA.
  • La estudiante de la IBERO hizo su ‘voluntariado social’ en los comedores de la Orden de Malta.
  • Los 32 estudiantes de AL que tomaron parte en la la ‘IX Edición del Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina de la Fundación Botín’.

María José Barragán Álvarez, alumna de la Licenciatura en Economía de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, fue una de las y los estudiantes más destacados de la ‘IX Edición del Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina de la Fundación Botín’.

En este programa, impartido en España y Brasil, María José obtuvo notoriedad entre los 32 estudiantes de 16 países latinoamericanos de alto potencial y vocación de servicio público que tomaron parte, al ganar, junto con su equipo, el torneo de debate y realizar el mejor proyecto de innovación social; y en lo individual, recibir mención honorífica.

Junto con sus compañeros del equipo ‘Civis’, María José presentó los mejores argumentos, a favor y en contra, de si el Estado debe promover el transhumanismo para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, tema del debate; y su propuesta de crear una aplicación que busca eficientar los canales institucionales de participación ciudadana, a la que llamaron ‘APPGORA’, fue elegida como el mejor proyecto.

En sus clases, lecciones magistrales, talleres y seminarios del programa (en las sedes de la Fundación Botín en Madrid y Santander), María José, quien cursa el séptimo semestre de su carrera, con una Beca al talento (lleva un promedio de 9.6), abordó, entre otros temas: la innovación tecnológica, la cuarta revolución industrial y la globalización; y otros relativos a las áreas de la economía, geopolítica, ética pública y la filosofía; impartidos por ponentes españoles y de otros países, que trabajan dentro de la política y el tercer sector (el de la economía social y solidaria).

Durante ocho semanas de formación intensiva, la alumna de la IBERO potenció las actitudes y competencias necesarias para el buen ejercicio de la función pública, en compañía de otros universitarios de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, cuyas ideologías y contextos diferentes crearon un ambiente de pluralidad y riqueza impresionantes.

La mirada de María José cambió después del programa, donde le enseñaron a negociar a través de relacionarse con personas que pensaban distinto a ella y de quienes pudo “rescatar” muy buenas ideas, porque aprendió a escucharlas y a trabajar en equipo con ellas. “El debate, el proyecto de innovación social, todo era en equipo; con gente que puede pensar muy distinto a ti y que viene de contextos muy distintos; entonces la habilidad que más desarrollé fue el trabajo en equipo”.

Como el programa no fue solamente académico, se complementó con múltiples actividades, como el Camino de Santiago, un team building y visitas institucionales a distintos organismos públicos de distinta índole. “El Camino de Santiago fue lo que más me gustó, porque fue donde más aprendí de mis compañeros, quienes al final fueron mis grandes maestros; esas 31 personas con las que compartí días y noches, que todo el tiempo me exigían dar lo mejor de mí”.

Tanto en España como en la Fundación Getulio Vargas, en Brasil, María José aprendió los valores éticos para ser servidores públicos en contextos difíciles, como son los latinoamericanos. “Y creo que eso es lo más destacable, que el programa apuesta por las personas”, algo que ella consideró que incentiva la vocación de servicio, para trabajar con integridad y generar bienestar para la sociedad.

En este sentido, y como parte del programa, la economista debió hacer un ‘voluntariado social’ en los comedores de la Orden de Malta, para gente en situación de calle; y en un asilo de ancianos de las Asociaciones Lares, que colocan a las personas de la tercera edad en el centro.

Para poder cumplir con éxito su estancia en el programa, María José tiene que realizar un ‘Período de Desarrollo Profesional, de mínimo 250 horas, con el objetivo de que pueda poner en práctica la experiencia adquirida durante el programa.

Este período actualmente María José lo hace en Ashoka México (organización no gubernamental que apuesta por el emprendimiento social), donde como interna del área de alianzas estratégicas y ecosistemas se encarga de “generar alianzas para que esos emprendimientos sociales puedan salir adelante y realmente tengan un impacto en el bienestar colectivo de las comunidades en las que se llevan a cabo los proyectos”.

Finalmente, a punto de culminar su carrera (cursa el séptimo semestre), María José Barragán Álvarez comparte dónde le gustaría desarrollarse como profesionista. “Mi idea, y por lo que estudié economía, es desarrollar proyectos que tengan un impacto social y solidario en comunidades, para mejorar la calidad de vida de esas comunidades. Quiero trabajar en emprendimientos sociales o en proyectos de desarrollo social y sostenible que impacten de manera positiva a las comunidades en México, ya sea a través de una fundación o una ONG”.

Fotos: Cortesía de María José Barragán.

Nota relacionada:

Alumna IBERO participará en Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en AL

Texto: PEDRO RENDÓN/ICM


COMPARTIR: