Mala calidad del aire atenta contra los derechos de los capitalinos: académico

Vie, 19 Mayo 2017
Las medidas no deben responder a cálculos políticos sino a defender derechos humanos
La CDMX registra la contingencia ambiental más larga en 17 años
  • Contaminación en la zona poniente de la Ciudad de México (Alberto Hernández/IBERO).

Luego de que la Ciudad de México rompiera récord de días continuos con mala calidad del aire, Bosque Iglesias Guzmán, del Programa de Medio Ambiente de la Universidad Iberoamericana, subrayó que las autoridades ambiental, de salud y de movilidad son las responsables de esta situación en la capital del país, por lo que deben ser sancionadas.

“La calidad del aire que en estos momentos estamos respirando los habitantes de la ciudad atenta con nuestros derechos humanos, porque tenemos un derecho a la salud y un derecho a un medio ambiente sano, un derecho que no se está cumpliendo”.

Asimismo, aseguró que el alto índice de radiación solar y los fenómenos de 'El Niño' y 'La Niña' son los responsables de que a esta altura del año, en esta latitud del planeta, circule menos viento. Además, la Zona Metropolitana de la Ciudad de México está asentada en un valle cerrado que tiene poca circulación de aire, por lo que esta situación se podía prever. “Era obvio que en estas épocas íbamos a tener estas condiciones climatológicas”.

Iglesias Guzmán señaló que pese a los fenómenos ocurridos en años pasados, las autoridades no quisieron actuar de modo preventivo y por esa razón ha tenido que actuar de modo reactivo, pues el aire ya está envenenado; "las medidas han sido insuficientes porque hacen un cálculo político".

“No nos estamos atreviendo a señalar que son los coches, que es el parque vehicular el principal responsable del acumulante de contaminantes en la atmosfera. Le queremos echar la culpa al sol y al aire. Pero no nos estamos cuestionando realmente quién es el que está poniendo esos contaminantes.

"Urge que se pongan controles más estrictos y centrados en lo que es prioritario que son nuestros derechos y nuestra salud. No se debe pensar en la ley y las políticas públicas en función de la industria automotriz o en función de la eficiencia económica, productividad y competitividad de la ciudad", dijo.

Pese a la implementación de la Fase 1, la cual implica que deje de circular aproximadamente 20% del parque vehicular de la zona metropolitana, no han mejorado los indicadores de calidad del aire. Seguimos por encima de los mínimos aceptados.

Debería pensarse en un triple Hoy No Circula

El académico expuso que aunque el gobierno realizó cambios significativos, como la eliminación de la precontingencia y a partir de 130 puntos IMECA activar la Fase 1, no se han visto resultados importantes. Posiblemente habría que disminuir un mayor número de vehículos o un porcentaje mayor del parque vehicular, tal vez se debería aplicar el triple Hoy No Circula.

"Es interesante ver que de 2000 para acá, la última vez que se registraron tantos días de contingencias seguidos, el parque vehicular se ha duplicado y casi triplicado. Ha habido muchas facilidades e incentivos económicos para comprar más coches y pocas regulaciones. Eso de quitar la tenencia vuelve cada vez más fácil optar por tu automóvil como tu opción principal de movilidad, cuando estamos generando un mal mayor a largo plazo".

Desde ese mismo año, agregó, las políticas de inversión en obra pública en la ciudad y en la zona metropolitana han sido principalmente destinadas a vías para automóviles, segundos pisos, viaducto elevado, supervías y nada para el transporte público.

Las decisiones políticas de quitar las regulaciones a los carros pueden tener beneficios y generar cierta movilidad en la economía al vender carros nuevos, pero eso no significa que al comprar un auto nuevo se esté sustituyendo uno viejo, entonces se acumula más parque vehicular.

Urgió a las autoridades a que piensen en la vida digna de las y los ciudadanos, y en términos de esa vida digna analizar cuántos coches pueden estar circulando diariamente para que tengamos un aire limpio y no en cuántos coches puedo meter para que más gente se desplace, añadió.

Bosque Iglesias enfatizó que es momento de empezar a cambiar las prioridades en la legislación y en el ciclo de la política pública desde ya, aunque no se pueda hacer una transición abrupta.

Hay capitales del mundo como Copenhague (Dinamarca) y Ámsterdam (Holanda) que son ciudades bastante competitivas y bastante productivas en donde ya es mayor el número de bicicletas circulando que el de autos. "Habría que revisar los últimos 30 años y ver cómo fueron acondicionando sus políticas y regulaciones para lograr esto".

Para el experto, el desafío que debemos comenzar a enfrentar de manera inmediata es repensar el modo en el que construimos la ciudad.

"Se requiere de un cambio radical de cultura para dejar de respirar aire envenenado y soltar el coche como medio principal de transporte", puntualizó.

Nota relacionada

Cultura científica y ambiental, vital para frenar contaminación en la CDMX

tpc/ICM


COMPARTIR: