Obesidad infantil debe combatirse con ayuda de la familia: psicóloga IBERO

Jue, 23 Nov 2017
Un factor determinante es el apoyo, pero también las reglas marcadas por las madres y los padres de los menores
  • (Valentina González/IBERO).
  • (Valentina González/IBERO).

La Mtra. Olivia de Jongh González, académica del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana, señaló que la obesidad en los niños no se puede combatir sin el apoyo de los padres y la familia de los menores. 

“Es importante trabajar con ellos acerca de las normas y los límites que tienen que poner sobre todo si son niños más pequeños. Los papás son los que tienen la posibilidad de regular la conducta de los hijos, de establecer normas claras y serias, de ponerse de acuerdo entre lo que está bien y lo que está mal. Y es importante que los dos estén de acuerdo con las reglas”, dijo durante la conferencia 'Aspectos psico-educativos de la obesidad en la infancia'.

La psicóloga advirtió que los padres no deben juzgar, ni criticar a los niños, sino ponerse en su lugar, para entenderlos y ayudarlos de la mejor manera posible. Es importante considerar la cantidad y calidad de los alimentos que frecuentemente consume el niño y la familia; los que se consumen en ocasiones especiales; los preferidos y rechazados por los niños, así como los horarios de alimentación o si comen en casa o fuera.

México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, y el segundo en obesidad en adultos, sólo superado por Estados Unidos. Este problema se presenta no sólo en la infancia y la adolescencia, sino también en población en edad preescolar, de acuerdo con datos de Unicef México.

“Las causas de la obesidad infantil son múltiples, muchas están centradas en la falta de equilibrio entre la ingesta y el gasto de energía. La ciencia nos va marcando el camino para encontrar las opciones de prevención primaria y secundaria ante el padecimiento. Por otro lado, el trabajo cotidiano con los niños, niñas y sus familias va conformando el motor para esa brújula. El reto está en aprender a mirar la obesidad infantil desde los ojos del niño”, explicó la Dra. Teresita González de Cosío, directora del Departamento de Salud.

De acuerdo con González de Cosío, es importante ver más allá de sus cuerpos con metabolismos alterados; más allá del sedentarismo y los videojuegos. “Tendremos que mirar detenidamente sus corazones, sus pesares, para comprender que el mundo que les está tocando vivir no les está dando lo necesario para crecer en bienestar”, expresó la especialista.

Por su parte, Loredana Tovano, coordinadora de la Especialidad en Obesidad y Comorbilidades reiteró que los especialistas deben tratar a la familia del niño porque el adulto es quien toma las decisiones, el niño no; porque la familia lo procura o, por lo menos, debería.

“La piedra angular en el tratamiento de la obesidad infantil es la prevención enfocada en un estilo de vida saludable, a partir del conocimiento de un especialista, para evitar la progresión (de la enfermedad) y mejorar el tratamiento de las comorbilidades. Se realiza por un equipo multidisciplinario basado en modificaciones en el estilo de vida, en las conductas alimentarias, enfocado en cambios familiares y sociales, promoviendo la autoeficacia”, todo esto explicado en el cartel 'Manejo integral de la obesidad', realizado por estudiantes de la Especialidad.

Al respecto, destacan que los profesionales de la salud deben enfocarse en el aumento de la actividad física; fundamental en el manejo del peso. Y que la farmacoterapia sólo se recomienda después de la modificación del estilo de vida fallido. Se recomiendan fármacos aprobados por la FDA (metformina y orlistat, en adolescentes), en conjunto conjunto con un programa de modificación en el estilo de vida. La cirugía bariátrica únicamente está prescrita para adolescentes con obesidad extrema.

Manejo Integral de la obesidad infantil

Prevención

  • Evitar sobrepeso y el progreso hacia la obesidad
  • Alimentación adecuada durante el embarazo
  • Promover la lactancia materna
  • Hábitos y estilos de vida familiar saludables
  • Promover deportes y actividad física
  • Disminuir sedentarismo
  • Patrón de sueño adecuado

Actividad física

  • Aumentar la actividad física
  • Mínimo 20 minutos de intensidad moderada a vigorosa, hasta alcanzar 60 minutos diariamente
  • Reducir el uso de aparatos electrónicos

Plan de alimentación

  • Cambiar los hábitos alimenticios familiares
  • Educación en la selección adecuada de alimentos
  • No hay restricción energética
  • Objetivo: frenar la ganancia de peso

Psicosocial

  • Apoyo y empatía por todos los miembros de la familia
  • Reforzar autoestima
  • Reforzar autoeficiencia
  • Terapia cognitivo-conductual
  • Entrevista motivacional

Farmacoterapia

  • Utilizar fármacos cuando los cambios en el estilo de vida fallan
  • Farmacos+dieta+actividad física
  • Fármacos aprobados por la FDA (metformina y orlistat, en adolescentes)

Valentina González/ICM


COMPARTIR: