Primer año, determinante para continuar estudios universitarios

Vie, 6 Ene 2017
Actividades culturales, deportivas y sociales ayudan a crear sentido de comunidad y permanencia escolar
Investigadora de posgrado de la IBERO publicó el libro: “La importancia del primer año universitario. De la teoría a la práctica”
  • Dra. Marisol Silva Laya (Foto: Pedro Rendón/IBERO)

El primer año universitario es una etapa crítica que influye significativamente en el futuro académico de los alumnos, porque las experiencias de este periodo pueden reforzar o debilitar las motivaciones académicas de los jóvenes y conducen a tomar decisiones sobre su persistencia o abandono, afirmó la doctora Marisol Silva Laya, académica de la Maestría en Investigación y Desarrollo de la Educación, y el Doctorado Interinstitucional en Educación, de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Conoce Expo IBERO Posgrados 2017

Registro a Expo IBERO Posgrados 2017

No es fortuito que hasta el 60 por ciento de las deserciones, cambio de carrera y de universidad se presenten en ese primer año, cuando muchos jóvenes deciden si realmente pueden y quieren continuar en la licenciatura que eligieron; con base en determinar si los contenidos son de su interés y si son capaces de responder las demandas de rendimiento escolar, de desarrollo intelectual y social.

Aunado a esto el primer año es una época de transición, difícil, importante y crítica en la vida de cualquier joven, que pasa de un sistema de mayor control y disciplina, el bachillerato; a otro, la universidad, que espera de él/ella, una mayor autonomía, responsabilidad y demanda intelectual.

A lo anterior se le suma que algunos estudiantes arrastran desde el bachillerato deficiencias en el desarrollo de competencias, por ejemplo, de alto nivel de lectura y escritura académica, y de pensamiento lógico-matemático, destacó Silva.

 “Si tenemos ese antecedente de que los jóvenes no están logrando las competencias que se necesitan en un nivel de logro satisfactorio, las dificultades en la universidad se hacen a veces muy cuesta arriba”.

Frente a esta problemática Silva Laya, directora del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE), mencionó que la literatura internacional en temas de la educación reconoce que los alumnos universitarios de primer año necesitan ayuda de diferente tipo para apoyar su permanencia, al propiciar su adaptación al entorno universitario, en lo académico, lo social y lo emocional.

Para sus estudios, los alumnos pueden ser apoyados con tutorías en aquellas materias donde presentan bajo rendimiento; sin embargo, hay que tener presente que éstas no resuelven todo, pues existen problemas de otra índole que no puede atender un tutor o simplemente no hay el suficiente número de tutores para prestar el servicio.

Ante esa situación, el factor y lugar más importante para lograr la motivación y  persistencia en la universidad es el salón de clases, y los procesos de enseñanza y aprendizaje que se desarrollan en ese espacio.

“Cuando un joven siente que está aprendiendo, que los contenidos y las competencias que está desarrollando tienen sentido, lo estimulan, le abren nuevos caminos, le plantean desafíos que vale la pena enfrentar y resolver; se empieza a sentir contento y a gusto con lo que está aprendiendo. Pero si siente que lo que le enseñan no es aquello que necesita, puede sentirse frustrado, y se abre la posibilidad de la deserción, de abandono de los estudios”.

Al ser fundamental, el salón de clases debe ser un lugar con un ambiente participativo y activo donde haya retos intelectuales, donde cada estudiante encuentre sentido al por qué eligió estudiar determinada carrera y por qué  quiere convertirse en un profesional de esa área.

En lo social, la permanencia de los alumnos del primer año de licenciatura puede propiciarse a través de su participación en grupos estudiantiles, actividades culturales y deportivas, que los integran y desarrollan en ellos el sentido de pertenencia a la comunidad universitaria.

“Integrarlos a la comunidad estudiantil es un motor que activa y motiva el deseo de persistir en la universidad y de tener éxito en los estudios; por esto el aspecto motivacional tiene una importancia fundamental. Y por supuesto, el establecimiento de lazos de amistad entre los jóvenes es algo que también posibilita el arraigo”, concluyó la doctora.

La importancia del primer año universitario. De la teoría a la práctica es un tema que Silva Laya, académica del Doctorado Interinstitucional en Educación de la IBERO, aborda específicamente en el libro homónimo que editó la Dirección de Publicaciones de esta universidad.

El jueves 26 de enero de 2017, de 14:00 a las 21:00 horas, en el vestíbulo del Auditorio José Sánchez Villaseñor, se llevará a cabo Expo IBERO Posgrados 2017.

Los aspirantes interesados en asistir deben realizar un prerregistro en el sitio: posgrados.ibero.mx o bien pueden comunicarse al teléfono 5950-4000, extensiones 7518, 4512, 4530, 7482, 7534 y 7596. 

Si deciden llegar a las instalaciones de la IBERO en auto, se dispondrá de estacionamiento sin costo, entrando por puerta 9 (Av. Vasco de Quiroga). La entrada de peatones será por puerta 10 y las estaciones del Metro más cercanas para transportarse a la institución son Observatorio y Tacubaya.

TE RECOMENDAMOS

¿Por qué estudiar un posgrado en la IBERO?

Expo IBERO Posgrados 2017 ofrecerá mil 200 becas

Pedro Rendón


COMPARTIR: