'TEDx IBERO Women 2017': La importancia de construir puentes sociales

Lun, 6 Nov 2017
La IBERO y TED organizan evento para reflexionar sobre la violencia de género, la discriminación, la inclusión y la aceptación
  • El Centro de Exploración y Pensamiento Crítico organizó junto con TED el IBERO Women 2017 (@elCeX_mx).
  • Juan Carlos Henríquez, coordinador del CEX, en entrevista con el Dr. Ángel Méndez (@elCeX_mx).
  • Una de las ponentes fue Xaviera Gómez-Pimienta, cofundadora de la asociación Somos (@elCeX_mx).
  • La historiadora del arte Gina Jaramillo (@elCeX_mx).
  • Paola Kuri, autora intelectual de la liga de futbol profesional femenil en México (@elCeX_mx).
  • Eduardo Achach, empresario y artista mexicano (@elCeX_mx).
  • El grupo 'México de colores' participó en el evento (Alberto Hernández/IBERO).

En un mundo donde se construyen muros como supuesto mecanismo para enfrentar los problemas, aunque sólo los empeoran, es importante reflexionar sobre alternativas, ‘puentes comunitarios’, para dar soluciones, respetando a las personas por lo que son y no por lo que hacen.

Ese fue el propósito del evento 'TEDxIBERO Women 2017', un ejercicio organizado por TED, una organización sin fines de lucro dedicada a la difusión de ideas, y la Universidad Iberoamericana Ciudad de México a través del Centro de Exploración y Pensamiento Crítico (CEX).

Durante la jornada celebrada en el Auditorio Ignacio Ellacuría de la IBERO, ponentes abordaron desde diferentes ópticas lo importante que es tender puentes, de construir a partir de las diferencias, que al final son mínimas frente al bien común.

Todos contra la violencia

Xaviera Gómez-Pimienta, activista y estudiante de psicología, llamó a los asistentes y al público en general a convertirse en agentes de cambio y dejar el papel de espectador, sobre todo cuando se trata de poner un freno a la violencia, específicamente a la que sufren las mujeres.

“Cada 4.8 minutos violan a una niña en México. Siete de cada diez actos de violencia sexual no son ni reportados ni denunciados. Soy de este 38.9% de las mujeres que ha sufrido algún tipo de violencia sexual. Esto equivale al doble de la población de la CDMX. Sería lo mismo que llenar el Estadio Azteca 300 veces con mujeres que hemos sido víctimas”.

Sobre este tema, refirió que la violencia sexual va desde una violación hasta un comentario inapropiado, desde un piropo ofensivo hasta los tocamientos sin consentimiento. La violencia es un tema del que pocas personas hablan, pero que está constantemente en nuestra sociedad, dijo, pues lo tenemos introyectado y normalizado.

“Tenemos en nuestra sociedad una cultura de la violencia, y por cultura de la violencia me refiero a los pensamientos, contenido cultural, formas de relacionarnos que suceden dentro de nuestra sociedad que promueven la violencia de una u otra forma”.

La cofundadora de la asociación civil 'Somos' enfatizó que tras analizar el problema, se dio cuenta que no son las víctimas ni los violentadores, sino los espectadores quienes tienen el poder de hacer​ un cambio. “Tenemos un poder como sociedad para hacer un cambio, empecemos por pequeñas acciones”.

La más importante, recalcó, es eliminar las dinámicas de violencia desde la casa, que es la prevención básica, pues “lo que estamos haciendo como sociedad no está funcionando y estamos aplicando medidas de prevención terciarias”.

Puentes para la periferia

“El mensaje de la teología queer es construir puentes, (busca) de qué manera destruimos muros para estar en contacto con quienes son más vulnerables. La teología queer es muy importante, primero, para sacudir estos sentidos de supremacía, patriarcado y aplastamiento; luego, para curar, cómo podemos sanar las heridas que tenemos y cómo podemos encontrar en el otro, en el que es más vulnerable, también el rostro de Dios”.

Así lo dijo el Dr. Ángel Méndez Montoya, filósofo y académico de la IBERO, quien señaló que este pensamiento sacude y subvierte las ideas que oprimen y segregan, “al hablar de un Dios que es otro, que no es el todo poderoso sino el Dios que es vulnerable, que se encarna en los vulnerables y que se pone de lado de los otros, del otro lado de la frontera”.

Recordó que tradicionalmente se ha usado la palabra queer de forma peyorativa para señalar a aquellas personas que pertenecen a la comunidad sexual diversa; la han utilizado para estigmatizar a quienes están fuera de las notas y roles heterosexuales, es decir, fuera de la heteronormatividad.

“En estas sesiones del TEDx hemos hablado de construir puentes y no sólo nos hemos concentrado en el tema de género, de la diversidad sexual, sino en todos aquellos que están a la periferia, que viven la diáspora, los guetos de la sociedad, no sólo de la diversidad sexual, sino también de los migrantes, los pobres, los indígenas”.

Prejuicios sutiles, el disfraz de la aceptación

Para Isabela Corduneanu, historiadora y especialista en el tema de odio, es relevante borrar la estructura de la diferencia y dar paso a la inclusión, un espacio donde no importa la raza, la nacionalidad, el género o la preferencia sexual, sino lo maravilloso que somos como personas.

Respecto a la estructura de la diferencia, señaló que se divide claramente en dos extremos, siempre a favor de algo o en contra de algo, pero hay una zona que no se define, en la que estamos la mayoría de nosotros, “los que no salimos ni de un lado ni del otro“, y que es donde se da la reproducción de la discriminación de una forma disfrazada.

“En esta zona es donde se están produciendo, no los prejuicios abiertos, porque éstos están en los extremos, sino los prejuicios sutiles, que nos permiten mantener y reproducir está estructura de la diferencia que todos tenemos adentro”.

Explicó que el prejuicio sutil se disfraza de aceptación, tolerancia y respeto, pero siempre tendrá un estereotipo negativo, una ausencia de emoción positiva, una construcción de diferencia exagerada o una afirmación que culpa al otro.

Por ejemplo:

1) “Yo no soy homofóbico, pero no me gusta verlos en la calle”.

2) “Acepto a los gays porque no es su culpa ser así”.

3) “Ellos quieren respecto, pero a mí no me respetan”.

4) “Son tan normales como nosotros”. “También son seres humanos”.

También hay discursos que hablan de inclusión, de comunidad y de amor, donde hay emociones positivas, “nosotros somos todos y ellos”. Por ejemplo: “Respeto a los gays porque son individuos que pertenecen a nuestra comunidad” y “lo importante es el amor, la experiencia del amor, no preguntar a quién ama o a quién está otorgando su amor”.

Expresó que de nada sirve frenarnos y evitar lanzar insultos o agredir a través del lenguaje, pues es necesario cambiar la estructura de la diferencia que nos hace discriminar, que nos hace hablar con prejuicios sutiles, que cumplen la misma función pero de una forma velada.

Corduneanu, quien ha llevado por dos años la batuta de esta investigación desde el CEX, recordó que así como en el sismo del 19-S se rompió por un momento esta estructura y todos trabajamos para ayudar al otro, es necesario tener ‘sismos internos’ para tener empatía por los demás, “para que nos importe el otro como persona y no que nos importe lo que hace o deja de hacer”.

En el 'TEDx IBERO Women 2017' también participaron Eduardo Achach, empresario y artista mexicano; Paola Kuri, autora intelectual de la liga profesional de futbol femenil en México y egresada de la IBERO; y Gina Jaramillo, historiadora del arte. José Ancona fue el curador del evento. El grupo 'México de colores' realizó presentaciones dancísticas. 

Iván Cabrera


COMPARTIR: