Universidades del SUJ otorgan Doctorado Honoris Causa a Coetzee

Mar, 5 Abr 2016
La obra del Premio Nobel de Literatura tiene una importante proximidad con el Ideario jesuita: Rector de la Ibero
  • El maestro David Fernández Dávalos, S.J. destacó que las novelas de Coetzee confrontan al lector con una “realidad brutal, sin maquillajes sociales”.
  • J.M Coetzee, Doctor Honoris Causa.
  • Mtro. David Fernández Dávalos, Rector de la IBERO Ciudad de México e IBERO Tijuana
  • Coetzee al pronunciar su discurso.
  • Apunto de firmar el libro de visitantes distinguidos.

Universidades del Sistema Universitario Jesuita otorgaron el Doctorado Honoris Causa al Premio Nobel de Literatura 2003, John Maxwell Coetzee, debido a su contribución excepcional en el campo de la filosofía y a que su obra literaria “observa una proximidad importante con los principales lineamientos del Ideario jesuita, entre los que destacan: la promoción de la justicia y la libertad, la formación humanista, la crítica a la exclusión y violencia, y el favorecimiento de una cultura de la paz, equidad y respeto, así como la lucha contra las condiciones de pobreza que aquejan a los más desfavorecidos”, señaló el Rector de la Universidad Iberoamericana, David Fernández Dávalos, S.J.

En representación de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, Puebla, Tijuana, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, el Instituto Superior Intercultural Ayuuk y la Universidad Loyola del Pacífico, el maestro Fernández Dávalos destacó que las novelas de Coetzee confrontan al lector con una “realidad brutal, sin maquillajes sociales”, que le han hecho “tomar conciencia sobre el racismo y la segregación, así como de las paradojas de una sociedad que aún no acaba de abandonar las prácticas de un sistema totalitario que ha mantenido a la población controlada y sometida”.

“Doctor John Maxwell Coetzee recibe esta beca y esta medalla con la leyenda Tradidit deus mundum disputationi (Dios puso al mundo para ser pensado) que representa la tradición educativa de la Compañía de Jesús, para que con ella no sólo sobresalgas sobre los demás en dignidad, sino que también estés protegido para la lucha”, dijo el Rector de la Ibero al imponer la beca al nuevo doctor, quien prometió guardar los derechos y privilegios, así como el honor de las universidades del SUJ, y siempre ayudar, prestar apoyo y consejo, en las obras y asuntos relacionadas con estas. 

Tras ello, John Maxwell Coetzee fue admitido e incorporado al colegio de Doctores de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y de las universidades que confieren este reconocimiento, con todos sus honores, libertades, exenciones y privilegios.

El Premio Nobel de Literatura y dos veces ganador del Premio Booker, considerado el más prestigioso de la literatura en lengua inglesa, quien se dijo honrado por el reconocimiento, reflexionó sobre el origen de las universidades y el papel ambivalente de los profesores, quienes en el pasado fungían como empleados contratados por sus estudiantes y a su vez eran los jueces de sus empleadores. Sin embargo, destacó que siglos después surgió la idea de la universidad como el hogar de la investigación libre –como un lugar por encima del alboroto del mercado–, donde el aprendizaje podía ser perseguido por sí mismo.

En la ceremonia, el doctor Pablo Lazo, director del Departamento de Filosofía de la Ibero, quien fungió como padrino de John Maxwell Coetzee, destacó que en las novelas del autor se encuentran “descripciones de acciones y pasiones crudas, en su estado más elemental de deseo y ternura, o de maldad y traición, pero nunca una intención de elevar estas acciones a un modelo de lo humano”, y dijo que su obra parte de un problema general formulado en la frontera misma de la filosofía y la literatura, y que compromete a su vez las ideas del quehacer de ambas disciplinas.

Comentó que cuando uno lee alguna obra de Coetzee, lo narrado se extiende a su vida y no le deja escapatoria respecto a la reflexión crítica y un cierto estado emotivo frente a las condiciones sociales que se viven actualmente y las cuales no parecen estar alejadas de los problemas de varios años atrás.

El otorgamiento del Doctorado Honoris Causa fue acordado por unanimidad, según consta en el Acta de la Sesión 693, Acuerdo N° 18/2015 del Senado Universitario de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y de la Universidad Iberoamericana Tijuana, celebrada el 12 de noviembre de 2015.

De conformidad con el procedimiento acordado por el Consejo de Educación Superior de la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús, en el acuerdo 73/13 fue aprobada dicha iniciativa, por lo que cada universidad otorgante consultó con sus respectivos senados o juntas de gobierno la aprobación correspondiente.

En la ceremonia participaron el licenciado César Octavio Palacios González, S.J., director del Instituto Superior Intercultural Ayuuk; el maestro Enrique Pasta Muñúzuri, Rector de la Universidad Loyola del Pacífico; el doctor José Morales Orozco, S.J., Rector del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente; el doctor Fernando Fernández Font, S.J., Rector de la Universidad Iberoamericana Puebla, y el maestro David Fernández Dávalos, S.J., Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y de la Universidad Iberoamericana Tijuana.

¿Qué instituciones entregan el Honoris Causa?

• Instituto Superior Intercultural Ayuuk: proyecto del Centro de Estudios Ayuuk que inició sus operaciones académicas en el año 2006 en la comunidad indígena de Jaltepec de Candayoc Mixe, Oaxaca. Su planta docente está conformado por profesores indígenas y de otros orígenes y forma parte del Sistema Universitario Jesuita (SUJ), logrando así una formación integral e intercultural.

• Universidad Loyola del Pacífico: con más de 20 años de labores en la ciudad de Acapulco, cuenta con una tradición educativa centenaria cuyos sellos distintivos son su compromiso con la calidad académica y con la formación integral y humanista.

• Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente: fundado en 1957, pertenece al conjunto de más de 228 universidades jesuitas en el mundo. De inspiración tanto laica como jesuita, el ITESO es una de las principales universidades privadas en Guadalajara.

• Universidad Iberoamericana Puebla: fundada en 1982, en sus inicios contó con el apoyo de la comunidad educativa del Instituto Oriente, colegio jesuita fundado en 1870, de un grupo entusiasta de empresarios egresados del colegio y de la Ibero Ciudad de México, así como de autoridades gubernamentales. 

• Universidad Iberoamericana Ciudad de México: nació con el Centro Cultural Universitario el 7 de marzo de 1943 en la Ciudad de México. Adquirió su nombre actual en 1952, y diez años más tarde estrenó el campus de Cerro de las Torres 395. Desde 1988 tiene su sede en Santa Fe, donde actualmente ofrece 34 licenciaturas y 38 posgrados.

• Universidad Iberoamericana Ciudad de México campus Tijuana: fundada en 1982, tiene firmados convenios de intercambio académico o de estudiantes con 55 universidades de Europa, Medio Oriente, América del Norte, América del Sur y Australia. Desde 2016 es la sede de la Ibero Ciudad de México en Tijuana.

¿Quiénes ha recibido un Honoris Causa por la Ibero?

A lo largo de su historia, la Universidad Iberoamericana y los miembros del Sistema Universitario Jesuita han reconocido a varios personajes con un Doctorado Honoris Causa, debido a sus aportaciones a la filosofía, la pedagogía, las humanidades y las ciencias sociales. Algunos de los personajes investidos con este reconocimiento son:

El Dalai Lama

El Premio Nobel de la Paz 1989 recibió en 2004 el Doctorado Honoris Causa en Humanidades por promover los valores, la armonía y la paz. El reconocimiento al líder tibetano le fue entregado de manos del entonces Rector de la Ibero, José Morales Orozco. El líder espiritual asumió el poder político cuando el Tíbet fue invadido por China, en el año 1950. Nueve años después estalló el levantamiento que buscaba defender la independencia del Tíbet, por lo que tuvo que refugiarse en India, donde le brindaron asilo político. Ha sido protagonista de varias películas como Siete años en el Tíbet Kundun, así como de numerosos documentales y programas de televisión. En 2001 recibió el Premio Internacional Jaime Brunet de la Universidad Pública de Navarra a la promoción de los derechos humanos. El 17 de octubre de 2007 el Congreso de Estados Unidos le otorgó una medalla de oro.

Ernesto Meneses Morales, S.J.

En 1981, la Universidad Iberoamericana le concedió el Doctorado Honoris Causa en Ciencias. Durante más de 45 años, Meneses estuvo consagrado a las tareas educativas y en la Universidad Iberoamericana desempeñó los cargos de Rector, Vicerrector Académico, director del Departamento de Psicología y del Centro de Orientación Psicológica e investigador emérito. Entre los galardones que recibió se encuentra la mención honorífica en el Premio de Educación Andrés Bello, concedida en 1988 por la Organización de los Estados Americanos (OEA); el Premio Tlamatini por su aportación a la educación otorgado por Fomento de Investigación y Cultura Superior (FICSAC) y la Medalla de Oro en 1997 de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES).

Alain Touraine

El sociólogo francés Alain Touraine recibió el Doctorado Honoris Causa en Ciencias Sociales por su trayectoria y sus aportes al pensamiento latinoamericano. Su obra analiza la conducta del individuo con base en el sistema de trabajo. Para ello desarrolló la sociología de la acción, que consiste en un análisis de la civilización industrial que se caracteriza por la importancia otorgada al trabajo. También es famoso por desarrollar el término sociedad postindustrial.

En 1956 fundó el Centro de Investigación de Sociología del Trabajo en la Universidad de Chile. Dos años más tarde, en París, creó el Laboratorio de Sociología Industrial que en 1970 se convirtió en el Centro de Estudios de los Movimientos Sociales. En 1981 fundó el Centro de Análisis e Intervención Sociológicos. Alain Touraine también fue galardonado con la Orden de la Legión de Honor y el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Jorge Manzano Vargas, S.J.

El sacerdote jesuita y académico mexicano fue reconocido en 2013 por su labor pedagógica, la cual desempeñó durante más de 40 años. Se especializaba en la obra de filósofos como Nietzsche, Kierkegaard y Hegel. Además fue autor de varios libros sobre filosofía como Al rasgarse el arco iris. Relatos de viajes, tras las huellas de filósofos (2008). Manzano Vargas, S.J., también fue distinguido con el Premio Jalisco al mérito humanístico, otorgado por la Universidad de Guadalajara. Murió a los 83 años, cuatro meses después de haber recibido el Doctorado Honoris Causa.

Martha Nussbaum

La filósofa y humanista, nacida en Nueva York, recibió la distinción debido a su amplia trayectoria en el mundo de la academia y la filosofía, así como por su defensa del papel que desempeñan las humanidades dentro de la educación. Nussbaum ha hecho importantes aportaciones a múltiples áreas de la filosofía, especialmente en el campo de la ética y la filosofía política, pero también dentro del feminismo. En 2012 ganó el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.

Juan Antonio Estrada Díaz, S.J.

El catedrático de la Universidad de Granada e investigador en el ámbito de la filosofía y la religión, fue galardonado en 2013. El también filósofo, teólogo y sacerdote español es autor de varias obras de teología y filosofía, así como de artículos y estudios de ambas disciplinas, codirector del libro ¿Para qué filosofía? (1996) y de un estudio publicado en México en 1998: Identidad y reconocimiento del otro en una sociedad mestiza. Sus principales intereses de investigación son la Escuela de Frankfurt y temas relacionados con filosofía de la religión.

 

Notas relacionadas

El espíritu de la censura está lejos de morir: J. M. Coetzee en la Ibero

 

JTGI/AA/ ah

 


COMPARTIR: