#CIENCIA ¿Por qué se está perdiendo la batalla contra el calentamiento global?

Lun, 22 Ene 2018
El periodo 2018-2020 es decisivo para alcanzar las metas del Acuerdo de París
  • Beijing, China (Imagen pixabay.com).
Por: 
Dr. Alfredo Sandoval Villalbazo, coordinador del Programa de Servicio Departamental de Física del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México. Investigador Nacional Nivel II (SNI)

La existencia del calentamiento global de la Tierra es incontrovertible. Al interactuar con la superficie terrestre una fracción de la radiación solar es retenida por el planeta debido a la presencia de dióxido de carbono en la atmósfera. Este fenómeno corresponde al llamado efecto invernadero, el cual es reforzado por la presencia de otros gases tales como el metano y el ozono. 

Los niveles de los gases de efecto invernadero han aumentado de manera significativa debido a la acción humana desarrollada a partir de la revolución industrial, provocando a su vez un incremento sostenido de la temperatura promedio global del planeta.

En Venus, la concentración de dióxido de carbono es tan alta que la superficie de ese planeta se ha convertido en un infierno de más de 400 grados centígrados, lo que ha impedido el desarrollo de vida. 

En contraste, un efecto invernadero moderado ha permitido a la Tierra alcanzar temperaturas templadas que hacen posible la vida tal y como la conocemos. Desafortunadamente, en tiempos recientes se han extinguido numerosas especies de animales y vegetales debido al calentamiento derivado de actividades humanas.1

Desde hace algunas décadas, se emprendieron acciones a nivel mundial para emprender una gran batalla para reducir emisiones de gases de efecto invernadero, y con ello evitar los efectos indeseables del calentamiento global. En particular, en abril de 2016 se firmó en París un acuerdo de gran alcance que incluye metas específicas por nación para reducir dichas emisiones. El cumplimiento de dichas metas requiere de una auténtica revolución de la forma en que la humanidad produce la energía que requiere para sus actividades cotidianas.

De acuerdo a la Agencia Internacional de Energía (AIE), China y Estados Unidos son los principales responsables de las emisiones diarias de dióxido de carbono por uso de combustible a nivel mundial.2 Si se ignorara por completo el problema, como pretenden hacerlo amplios sectores de la actual administración estadounidense, para el año 2100 las concentraciones de dióxido de carbono alanzarían las 560 partes por millón y entonces la civilización humana sería inviable.3 

Entre los efectos más preocupantes del cambio climático se encuentran ondas de calor mortales, huracanes de alta intensidad, aumento del nivel de los mares, inviernos extremadamente fríos y escasez de alimentos debido a la desaparición de especies biológicas.

El anuncio de la salida de los Estados Unidos del Acuerdo de París se dio en un periodo crítico. Si las emisiones anuales de gases de efecto invernadero no descienden para finales del año 2020 será prácticamente imposible cumplir con las metas planteadas en los acuerdos.4 En este contexto, la Organización de las Naciones Unidas anunció que los esfuerzos internacionales actuales son insuficientes para obtener los objetivos de los acuerdos.5

Las sociedades deben permanecer atentas a los indicadores ambientales y en caso necesario adquirir un entrenamiento científico de reacción rápida, de forma tal que sea posible organizar acciones de adaptación y respuesta ante cambios ambientales y catástrofes naturales. Un ejemplo de este tipo de organización se dio en la evacuación de más de cinco millones de personas ante el paso del huracán Irma en septiembre de 2015.6

Es indispensable un diálogo claro y asertivo entre las comunidades científicas especializadas y los ciudadanos no especializados para afrontar de manera eficiente escenarios de migración forzada, crisis alimentarias y fenómenos climáticos extremos previstos para las próximas décadas. 

Una sociedad desinformada ante los retos planteados por el problema del cambio climático sería un factor decisivo que marcaría un derrotero sombrío para quienes habitamos el planeta Tierra. Del éxito de un nuevo modelo en la relación ciencia-sociedad depende buena parte del futuro de la sociedad contemporánea.   

Referencias:

1 G. Ceballos, P. R. Ehrlich, A. D. Barnosky, A. García, R. M. Pringle, T. M. Palmer, “Accelerated modern human–induced species losses: Entering the sixth mass extinction “, Science Advances, Vol. 1, no. 5, e1400253 (2015) 
http://advances.sciencemag.org/content/advances/1/5/e1400253.full.pdf 

2Las emisiones de dióxido de carbono por país pueden consultarse en la base de datos de la agencia internacional de energía:
http://energyatlas.iea.org/#!/tellmap/1378539487 

3 “La Tierra será inhabitable en 2100, alerta experto”, Nota de prensa de la agencia china Xinhua referente a la conferencia del Dr. Leopoldo García-Colín Scherer, “Principios Físicoquímicos del Cambio Climático”, 14 de agosto de 2010
https://ukhamawa.wordpress.com/2010/08/14/la-tierra-sera-inhabitable-en-...

4 The Emissions Gap Report 2017: A UN Environment Synthesis Report, November 2017.
https://wedocs.unep.org/bitstream/handle/20.500.11822/22070/EGR_2017.pdf 

5 C. Figueres, et al. “Three years to safeguard our climate”, Nature 546, 595 (2017)
https://www.nature.com/polopoly_fs/1.22201!/menu/main/topColumns/topLeft...

6 Una descripción de la evacuación masiva en Florida debida al Huracán Irma puede encontrarse en la dirección electrónica:
http://edition.cnn.com/2017/09/08/us/hurricane-irma-evacuation-florida/i...


COMPARTIR: