Crear una sociedad más justa, objetivo de la Cátedra Ignacio Ellacuría

Vie, 9 Nov 2018
Participan autoridades de la IBERO CDMX e IBERO Puebla en la inauguración de la ‘Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría: fronteras ellacurianas para encargarse de la realidad’
  • Dra. Helena Varela Guinot, coordinadora de la ‘Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría'.
  • Mtra. Alma Polo Velázquez, directora de la División de Estudios Sociales.
  • Mtro. Juan Luis Hernández Avendaño, director del Departamento de Ciencias Sociales de la IBERO Puebla.
  • Mtro. David Fernández Dávalos, SJ, Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y Tijuana.
  • No es fortuito que la Cátedra se realice en el Auditorio Ignacio Ellacuría.

Contribuir al logro de una sociedad más justa y ser un espacio que en sí mismo cumpla con la Misión de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, son los objetivos de la ‘Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría: fronteras ellacurianas para encargarse de la realidad’, consideró la coordinadora de la misma, la doctora Helena Varela Guinot, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas.

Si alguien tuvo una mirada rebelde, incómoda y compasiva, ese fue Ignacio Ellacuría, dijo Varela, durante la inauguración de la Cátedra, al celebrarse un año más de este encuentro en el que “sumamos miradas; y eso nos lleva a multiplicar las voces. Pero sobre todo nos lleva a multiplicar la posibilidad de generar espacios para que las voces que no se escuchan, aquellas que son silenciadas, aquí tengan eco”.

Bajo el paraguas de ‘Universidad como agente de cambio, reflexiones desde las Ciencias Sociales y de la Salud’, la cátedra es un proyecto compartido que reúne un conjunto de trabajos que ubicarán las reflexiones del pensamiento de Ignacio Ellacuría “en las fronteras, en los márgenes, no sólo del pensamiento, sino también de la interpretación de la realidad”; en temas claves para entender el entorno: el sentido del martirio, los derechos humanos, el papel de la Universidad, el pensamiento filosófico y el análisis de la realidad política y social.

Los congregados a la Cátedra juntos pensarán que no basta -como diría Ellacuría- hacerse cargo de la realidad, ni cargar con la realidad; “si no logramos encargarnos de la realidad, buscando a través de nuestro quehacer generar condiciones de vida más dignas, un mayor bienestar y acabar con las injusticias”.

Ignacio Ellacuría, S. J.

La maestra Alma Polo Velázquez, directora de la División de Estudios Sociales, explicó que la Cátedra está basada en la figura de Ignacio Ellacuría Beascoechea, S. J., filósofo, escritor y teólogo español, naturalizado salvadoreño, quien fue Rector de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) de El salvador, y desafortunadamente asesinado en 1989 por militares, durante la guerra civil salvadoreña.

Se le ha ubicado como filósofo, teólogo de la liberación, científico social e impulsor de la teoría crítica de los derechos humanos; cuatro dimensiones que él desarrolló con lucidez intelectual y coherencia vital.

Se pronunció en contra de la cultura opresora establecida y las estructuras injustas; y se comprometió con la causa de los pobres, con tres grandes preocupaciones: la defensa de las mayorías populares y los pueblos oprimidos, la universidad como un instrumento de servicio a las mayorías y la función liberadora de la filosofía.

Ante los desafíos de su contexto respondió con la palabra y la escritura, el compromiso político y la vivencia religiosa, “y lo pagó con su vida. Pero su pérdida aportó a las nuestras demasiado”, por medio de grandes aprendizajes que continúan su legado, “por lo que sigue aquí, y activo, en sus obras”.

La Cátedra permite hacer patente la vigencia del pensamiento de Ignacio Ellacuría en los diferentes campos del saber y quehacer humano: política, religión, derechos humanos, universidad, ciencias sociales, filosofía y teología. Los ejes a partir de los cuales está armado el programa de la Cátedra parten de dos líneas de trabajo: el pensamiento y obra de Ellacuría, y el análisis de la realidad a partir de su propuesta.

“Como producto de la misma, esperemos tener mayores elementos para entender nuestra realidad, y con ello transformarla”, para, como Universidad, dar respuesta con calidad y de manera idónea a las necesidades históricas del entorno en cada tiempo y lugar, “generando un saber situado y crítico que se oriente a la justicia y a la vida verdadera para todos y todas”.

Recuento histórico

En un breve recuento, el maestro Juan Luis Hernández Avendaño, director del Departamento de Ciencias Sociales de Universidad Iberoamericana Puebla, mencionó que la Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría, de análisis de la realidad, es un encuentro anual que se realiza desde hace 14 años.

La fundaron en 2004 la IBERO CDMX, la IBERO Puebla y la UCA de El Salvador, “con la idea de poder recuperar los legados universitarios, educativos, filosóficos y políticos del Rector mártir”; que de alguna manera permitieran a las universidades que auspician la Cátedra hacerse cargo de la realidad y de sus contextos.

En el camino de la Cátedra se han sumado a ésta otras universidades: la Universidad Rafael Landívar, de Guatemala; la Universidad Loyola Andalucía, de España; el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco; y dos instituciones no jesuitas, la Universidad La Salle Oaxaca y la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Ellacuría, figura de inspiración

Respecto al recinto que aloja la Cátedra, el Auditorio Ignacio Ellacuría, el Maestro David Fernández Dávalos, S. J., Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y Tijuana, comentó que no es fortuito que se realicé ahí, sobre todo para la gente interesada realmente en el pensamiento de Ellacuría, y que quiere cultivarlo y llevarlo adelante.

Tampoco es gratuito que afuera del auditorio se encuentre un busto de Ellacuría y una pintura que recrea su asesinato y el de sus hermanos jesuitas, y que “estén en la base física de nuestra Universidad. Sin duda que se ha constituido en una inspiración central para nosotros en nuestra propuesta de Universidad que hemos venido impulsando”.

Además, “es simbólico el que nos convoque el nombre de Ellacuría, y que él se haya convertido en una figura importante, de inspiración para nuestras instituciones universitarias, particularmente en América Latina”.

“La valía de su pensamiento es absolutamente vigente y amerita que tenga concreciones importantes en universidades tan relevantes, como es la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y Tijuana”.

La ‘Cátedra Latinoamericana Ignacio Ellacuría: fronteras ellacurianas para encargarse de la realidad’ fue organizada por la División de Estudios Sociales para festejar los 75 años de la Universidad Iberoamericana: Universidad como agente de cambio, reflexiones desde las Ciencias Sociales y de la Salud.

Texto y fotos:PEDRO RENDÓN/ICM


COMPARTIR: