Donan ‘Colección de Mariana Yampolsky’ a la IBERO

Jue, 5 Abr 2018
Su acervo fotográfico y documental, biblioteca y colección de grabados quedan a resguardo de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero
La escritora Elena Poniatowska, presente en la firma de los contratos de donación
  • Sr. Arjen van der Sluis, Mtro. David Fernández y Sra. Rosa Casanova.
  • Mtra. Sonia Fernández Orozco, directora de Cooperación Académica.
  • Mtra. Teresa Matabuena Peláez, directora de la BFXC.
  • La escritora Elena Poniatowska.
  • Sr. Arjen van der Sluis Posthuma, viudo de Yampolsky.
  • Sra. Rosa Casanova, de la Fundación Cultural Mariana Yampolsky.
  • Mtro. David Fernández Dávalos, Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.
  • Van der Sluis Posthuma y Fernández Dávalos, firmando los contratos.
  • Personalidades que acudieron a ver la firma.
  • Inaugurando la exposición de la ‘Colección de Mariana Yampolsky’.
  • La Mtra. Teresa Matabuena muestra parte de la obra de Yampolsky al Rector de la IBERO.
  • Algunas imágenes fotográficas de Mariana Yampolsky fueron montadas en una exposición, en la BFXC.
  • Las fotografías y negativos del archivo de Mariana estarán resguardados en una bóveda especial.
  • Elena Poniatowska y el Sr. Arjen van der Sluis Posthuma.

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México recibió en donación la, a partir de ahora llamada, ‘Colección de Mariana Yampolsky’, integrada por el invaluable acervo fotográfico, archivo documental, biblioteca, colección de grabados y diversos bienes, de esta brillante fotógrafa nacida en Chicago, Estados Unidos, en 1925.

En la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero (BFXC) de la IBERO quedó en custodia la ‘Colección de Mariana Yampolsky’, mujer que llegó en los años 40 a México, y que hizo de este país su propia tierra (se nacionalizó en 1954), donde logró capturar la dignidad y herencia cultural de los indígenas.

Durante la firma de contratos de donación y cesión de derechos, la maestra Sonia Fernández Orozco, directora de Cooperación Académica, dijo que Yampolsky participó en el Taller de Gráfica Popular, importante cooperativa de pintores y artistas gráficos dedicados a asuntos sociales y políticos, lo que sin duda marcó el talante que se aprecia en su obra. 

“Su facilidad para conectar con las grandes masas, debido a la sensibilidad y expresión que evidencia en sus fotografías, logró que su obra fuera incorporada en los mejores libros de cultura y tradiciones populares mexicanas”.

La Mtra. Teresa Matabuena Peláez, directora de la BFXC, agradeció a la Fundación Cultural Mariana Yampolsky y al Sr. Arjen van der Sluis Posthuma, viudo de Yampolsky, la donación de la colección, “y el elogio que nos hacen al haber confiado en nosotros para depositar no sólo un libro, sino la biblioteca, la obra y el archivo de Mariana Yampolsky”.

Recordó que Mariana estudió fotografía, grabado y arte; se desarrolló como editora, autora e ilustradora de libros; sus pasiones a las que dedicó su vida fueron la fotografía, el arte popular y la arquitectura; usaba la cámara como una extensión de su corazón; y se preocupaba por la creación y conservación de los archivos históricos y artísticos, en especial el suyo, “que siempre quiso que fuera parte del patrimonio cultural de los mexicanos”.

“Qué mayor homenaje ahora que su obra sea custodiada en la Universidad Iberoamericana. Gracias a las bibliotecas, los archivos y los museos, la producción de científicos, políticos y artistas se conserva para que otros puedan consultarla, reproducirla, estudiarla, analizarla y difundirla”. 

Por medio de los trabajos de catalogación, organización, consulta y custodia ya realizados por la fundación, y los que realizará la IBERO, “la obra de Mariana Yampolsky continuará viva, enriqueciendo y emocionando al que la vea, al que la estudie, al que la interprete”.

Mariana conoció todo México a pie

La escritora Elena Poniatowska, la mejor amiga de Mariana Yampolsky, relató que ésta tenía 17 años y no hablaba ninguna palabra de español cuando llegó a México, a donde vino para conocer el Taller de Gráfica Popular, lugar en el cual la aceptaron inmediatamente y la trataban con mucho cariño.

Ahí conoció a Leopoldo Méndez, Paul O´Higgins, Ángel Bracho, Francisco Bora y Alberto Beltrán, con quienes salía al campo los domingos a hacer apuntes de volcanes, animales y campesinos; por eso Poniatowska aseveró: “Mariana conoció todo México a pie”. 

Elena compartió que Mariana decía: "Dormíamos donde se podía. En algunos pueblos había que pedir que nos permitieran entrar a pasar la noche y dormir en el piso. La gente, muy cariñosa y dispuesta, tal vez por vernos tan jóvenes, y yo con mi cámara, nos abría la puerta y nos daba de comer… La forma generosa de recibirnos de los campesinos influyó en mi actitud hacia los demás seres humanos".

Destacó que la mirada cálida de Mariana “hacía que la gente se sintiera en confianza y compartiera con ella sus tristezas y recuerdos, y la despidiera siempre con una petición: 'cuándo, cuándo vuelve a visitarnos'”.

Arjen van der Sluis, viudo de Yampolsky, afirmó que el amor de Mariana por México se incrementó aún más cuando empezó a conocer el México profundo, aquel que no aparecía en los folletos turísticos; el de los más débiles y olvidados.

Gracias a su enorme sensibilidad social y “su abusado ojo”, Mariana encontró en los sectores populares, en su dolor, invaluables protagonistas que capturó con su cámara fotográfica. “Nos entregó testimonios visuales que nos permiten hoy en día recuperar y apreciar la creatividad de los humildes para divertirse, nutrirse, producir, vivir, llorar, criar a sus hijos o crear arte”.

“Se identificó con México, con su gente, con su cultura y con sus sueños; y todo ello lo atrapó y conservó para siempre en la fotografía, para reconocernos en esas imágenes, espacios, colores, casas y fiestas. Es por ello que al final de sus días decidió que su enorme acervo fotográfico se quedara para siempre en México y para el pueblo de México”.

IBERO, experiencia en resguardo cultural

Arjen dijo que cuando él y la fundación decidieron donar el acervo fotográfico de Mariana, buscaron una institución mexicana sólida, de prestigio y experiencia en el resguardo histórico, que garantizara la conservación y difusión del acervo.

“Hablamos con diversas universidades e instituciones públicas y privadas, y nos decidimos por la Universidad Iberoamericana, institución de gran prestigio y experiencia en resguardo cultural, que aceptó todas las condiciones exigidas por los miembros de la Fundación Cultural Mariana Yampolsky para preservar, conservar y difundir la obra de la gran artista mexicana”.

“Un sentimiento de satisfacción y tranquilidad nace en mí al saber que el acervo fotográfico y la biblioteca de Mariana Yampolsky encontraron eco en esta Universidad, el mejor espacio para garantizar su conservación y difusión entre todo aquel que desea asomarse a México y su cultura a través de la fotografía de Mariana Yampolsky”.

La Sra. Rosa Casanova, de la Fundación Cultural Mariana Yampolsky, agregó que además de un nuevo hogar, en la IBERO el acervo de Mariana encuentra “un espacio para que su legado nutra las inquietudes y curiosidades de jóvenes, maestros, investigadores y especialistas, que tendrán acceso constante y generoso a las imágenes y a los materiales de Mariana”.

“Estamos convencidos que el legado de Mariana inicia una etapa fructífera de investigación y difusión en las múltiples aristas que encierra su obra; fotógrafa, grabadora, editora, curadora, gestora cultural y referente insoslayable para varias generaciones de fotógrafos e investigadores”.

Por último, el Mtro. David Fernández Dávalos, Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, expresó durante la firma de contratos: “Desde el primer momento en que se nos planteó la posibilidad de ser custodios del legado de la grabadora y fotógrafa ilustre que ahora nos reúne, para nosotros se nos presentó una oportunidad de efectivamente mostrar el compromiso que nuestra Universidad quiere tener con los artistas plásticos, con los intelectuales que han construido nuestro país, y también con los sectores populares a los cuales Mariana fue cercana y pudo comunicarnos la riqueza de los mismos a todo el país”.

“Para nosotros es un motivo de enorme alegría, es un motivo de gratitud sin duda a Arjen, a la fundación, quienes han tenido la confianza en nosotros para depositarnos este importantísimo acervo cultural y gráfico en nuestro país”.

Finalmente, el Rector se comprometió a resguardar en las mejores condiciones posibles el acervo de Mariana, y “a promover su investigación con nuestros y nuestras estudiantes, de historia, de arte, de literatura; a fomentar la redacción de tesis, de investigaciones; y ponerlo a disposición del pueblo de México, para que sea conocido, consultado”.

Asistentes

La firma de contratos de donación y cesión de derechos se efectuó en el auditorio de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero. El acto contó con la presencia del Lic. Jorge Franco Martínez, notario Público No. 81 de la Ciudad de México, quien dio fe de la firma que realizaron el Mtro. David Fernández Dávalos y el Sr. Arjen van der Sluis Posthuma.

En la ceremonia estuvieron presentes algunas personalidades de la cultura: Catherine Bloch, representante en México del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO; Juan Carlos Valdés y Mayra Mendoza, director y subdirectora de la Fototeca Nacional; Rebeca Monroy, directora del Centro de la Imagen; Walther Boelsterly director del Museo de Arte Popular; entre otros.

Después de la firma, en la BFXC, el Mtro. David Fernández, el Sr. Arjen van der Sluis y la Mtra. Teresa Matabuena inauguraron una exposición con fotografías, libros y objetos de la ‘Colección de Mariana Yampolsky’.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM


COMPARTIR: