Estudios Empresariales de la IBERO recibe distintivo de responsabilidad social universitaria

Lun, 18 Jun 2018
La ANFECA distinguió las buenas prácticas que ha implementado la IBERO en materia de responsabilidad
  • El Mtro. Roberto Montalvo, el Mtro. Abraham Vergara, el Lic. Issac Calderón y la Mtra. Deyanira Chávez. (Valentina González/IBERO).
  • Los académicos trabajaron en equipo para concursar por el distintivo (Valentina González/IBERO).

El Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México recibió el distintivo de responsabilidad social universitaria 2018, que otorga la Asociación Nacional de Facultades y Escuelas de Contaduría y Administración (ANFECA), a través de la Coordinación Nacional de Responsabilidad Social Universitaria, el cual se entregó en Puerto Vallarta, Jalisco.

La ANFECA distinguió las buenas prácticas que ha implementado la IBERO para hacer tangible su compromiso de promover la calidad y la ética en el desempeño de una gestión responsable en cinco ejes: educación; generación del conocimiento; aplicación del conocimiento; organización social y organización ambiental; con seis principios básicos, como el compromiso ético; transparencia, rendición de cuentas y no corrupción; respeto a los derechos humanos; cultura de la legalidad y respeto a las normas; participación ciudadana y sustentabilidad.

El coordinador de la Licenciatura en Contaduría y de la carrera en Finanzas, Mtro. Abraham Vergara, platicó que, para competir por el premio, el Departamento de Estudios Empresariales realizó un diagnóstico de toda la parte de responsabilidad social que realiza esa unidad académica y la IBERO en su conjunto. En ese sentido, explicó que lo hecho por la Universidad en cuestiones éticas, de clima organizacional, generación y aplicación de conocimientos busca el impacto educativo, es decir, que las y los alumnos lo tengan bien asimilado.  

El Mtro. Vergara, así como el Mtro. Roberto Montalvo Gómez, coordinador de la licenciatura en Administración de la Hospitalidad; la Mtra. Deyanira Chávez, académica de la Licenciatura de Administración de la Hospitalidad; e Isaac Calderón Parra, asistente de Fortalecimiento y Calidad Académica en Contaduría y Finanzas, se encargaron de elaborar el diagnóstico y el plan de mejoras para entregarlo antes del día 15 de abril de 2018 y poder participar en la convocatoria exclusiva para los afiliados de ANFECA.

Para la ANFECA, la IBERO cumplió —mediante el desarrollo y aplicación de buenas prácticas— con los principios fundamentales de responsabilidad social universitaria, promoviendo la calidad y la ética del desempeño en las escuelas y facultades de negocios, a través de una gestión responsable de los impactos educativos, así como en la generación y aplicación del conocimiento organizacional, ambiental y social para buscar el desarrollo sostenible.

“Los valores están implícitos en el programa académico de los estudiantes; como docentes estamos comprometidos en proyectar los valores y poder hacer que los fomenten y tengan impacto en su contexto social. La mayoría de las materias desarrollan sus proyectos durante todo el semestre, pero con estas implicaciones de responsabilidad social, de ese impacto y sensibilización”, afirmó la Mtra. Deyanira Chávez.

Por su parte, el Mtro. Roberto Montalvo recordó que el Programa de Ambientalización se inició en 2013 en la Licenciatura de Hospitalidad. Esto significa que el tema de sustentabilidad, es decir, el equilibrio entre lo social, lo económico y lo ambiental debe quedar claro en el desarrollo de negocios del sector. "En las clases, tratamos de poner ejemplos reales y de cosas que están pasando, tales como sueldos, por ejemplo".

Finalmente, Calderón Parra señaló que la ideología social y las bases que tiene la IBERO le dio una gran ventaja para obtener el galardón. Explicó que esta característica fue la diferencia entre nuestra casa de estudios y las demás. "La IBERO quiere crear a los mejores para el mundo. Lo que hace diferente a la IBERO es su sentido social, de generar algo para México", dijo. 

Valentina González/ICM


COMPARTIR: