IBERO e instituciones trabajan en proyecto para abatir deserción universitaria

Mar, 14 Nov 2017
Durante casi un año se han dedicado a analizar el problema y lanzar propuestas; hasta el momento hay 'cuatro productos’ derivados de esta reflexión
  • Estudiantes reciben charlas en el primer día de ingreso al periodo Otoño 2017 (Valentina González/IBERO).

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México y seis instituciones más han trabajado por casi un año en un proyecto de reflexión, análisis y propuestas frente al problema de la deserción escolar, principalmente en el primer año de las y los alumnos de educación superior.

La Dra. Mariana Sánchez Saldaña, directora de la Dirección de Servicios para la Formación Integral de la IBERO y representante de nuestra institución en esta labor encomendada por los rectores de las siete casas de estudio, señaló que desde el 14 de diciembre de 2016 comenzaron los trabajos.
 
“El grupo comenzó a laborar en el planteamiento de la deserción; identificar la naturaleza del problema, las variables que inciden, etcétera, y el encargo de los rectores era que hiciéramos tres cursos remediales, pero a la hora de estar analizando esto y ver la naturaleza del problema, nos dimos cuenta que los cursos no daban para resolverlo, sino que debíamos atenderlo de diferentes maneras”.
 
Los productos que desarrollaron fueron: la Red de Innovación Educativa (RIE 360); la app Despega; un sitio web de la Red; y el trabajo interinstitucional.

Sánchez Saldaña explicó cada uno de ellos:
 
1) RIE 360. Lo que descubrimos como resultados colaterales es que podemos trabajar juntos. Rompimos con el mito de que no pueden trabajar universidades públicas y privadas. Se buscará su consolidación para seguir trabajando en otras problemáticas educativas.
 
2)  La propuesta de la app Despega. Se hizo pensando en los estudiantes, quienes viven la problemática, pues ellos todo lo resuelven con aplicaciones. Hicimos un diseño para ayudarlos a encontrar rutas que les permitan resolver los distintas dificultades de tipo académico, económico, de estrategias de aprendizaje, organización del tiempo, lagunas educativas previas,

Se hizo el concepto y prototipo de la app. Luego participaron diseñadores de algunas de las universidades que integran este colectivo; mientras que otras llevaron a estudiantes para hacer las pruebas del prototipo; después vendrá el desarrollo a través de un fideicomiso.

También se abre la posibilidad de que Universia aporte dinero para la app, pues tiene un monto que sólo se lo puede dar a una red o agrupación, no a una universidad en solitario.
 
3) Prototipo de un sitio web. Almacenará la aplicación, pues algunos estudiantes  no tienen smartphones. Esta página también servirá para consolidar el trabajo de la RIE, para poder compartir, entre otros, documentos, hallazgos e investigaciones.

4) Relación Interinstitucional. Este proyecto permitió saber qué saben en otras universidades y aprovecharlo, eso tiene futuro porque el trabajo de RIE es horizontal, voluntario, cohesiona, genera aprendizajes institucionales, desarrolla cosas que en solitario no se podrían.

Las universidades que han participado son siete: UNAM, Tec de Monterrey, IPN, BUAP, IBERO, UAEM y Anáhuac, en el desarrollo del proyecto en su conjunto. Otras más se adhirieron el 19 de septiembre, durante una reunión en la UNAM, donde se presentó a los rectores lo logrado en 10 meses de ardua labor.

Notas relacionadas:

¿Qué factores provocan la deserción escolar en el primer año de universidad?

IBERO Tu Espacio: ¿Cómo elegir qué carrera estudiar?

Iván Cabrera
 


COMPARTIR: