IBERO y Tecnológico Universitario del Valle de Chalco, en alianza estratégica

Lun, 22 Mayo 2017
Estudios técnico universitarios, opción real para acceder al mercado de trabajo: Rector de la IBERO
  • Mtro. David Fernández Dávalos, Rector: "Con la fusión, la IBERO reafirma formalmente su objetivo de ofrecer a los sectores populares una alternativa educativa accesible, intensiva, de calidad y fuerte en el componente práctico"
  • Recorrido de autoridades por las instalaciones
  • Dr. Óscar Arturo Castro Soto, director del TUVCH
  • Durante la ceremonia muchos de los alumnos del Tecnológico estuvieron presentes
  • Las actividades en uno de los laboratorios
  • Las instalaciones de este centro educativo que está cumpliendo su décimo aniversario
  • Una vista desde la planta alta

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México y el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco (TUVCH) establecieron una alianza estratégica, con el objetivo de llevar a los sectores populares una oferta educativa de calidad.

La vinculación fue dada a conocer públicamente este lunes 22 de mayo, en el marco de la inauguración del periodo lectivo del TUVCH, y durante una ceremonia encabezada por el Rector de la IBERO, Mtro. David Fernández Dávalos S. J., y el director del Tecnológico Universitario del Valle de Chalco, Dr. Óscar Arturo Castro Soto.

En su discurso, el Padre Fernández Dávalos dijo que una de las principales razones que tienen la Universidad Iberoamericana y el Sistema Universitario Jesuita (al que pertenece la IBERO) para continuar al cargo del Tecnológico es la actual situación del acceso a la educación superior en nuestro México.

Lo anterior, en referencia a que el tipo de universidades como el TUVCH “son, desde hace más de veinte años, una alternativa viable para los jóvenes, hombres y mujeres, que por diversas circunstancias sociales y económicas no pueden ingresar a instituciones de educación superior como la UNAM, el Poli o la UAM”.

Con la alianza, la IBERO reafirma formalmente su objetivo de ofrecer a los sectores populares una alternativa educativa accesible, intensiva, de calidad y fuerte en el componente práctico (70% de práctica y 30% de teoría); que permita a los jóvenes acceder al mercado laboral en menos tiempo y en condiciones suficientemente dignas y decentes.

“Queremos, sí, satisfacer las necesidades de los sectores productivos pero, sobre todo, contribuir al empleo digno en nuestro país, que supere la precariedad laboral que se ha generado con el modelo económico implementado en los últimos años. Igual, la IBERO desea aportar a la movilidad social de la población económicamente empobrecida, en la actualidad estancada completamente en el país”.

Con la unión entre la IBERO y  el Tecnológico del Valle de Chalco se procurará que los docentes tengan un amplio conocimiento de sus materias, además de una amplia experiencia en el sector de la industria. Asimismo, se abrirá la posibilidad de impulsarlos profesionalmente y que adquieran habilidades didácticas y pedagógicas, además de ofrecerles espacios de crecimiento humano y espiritual.

También se seguirá ofreciendo vinculación con el trabajo antes de que las alumnas y alumnos terminen sus estudios; y no se descarta que en el mediano plazo se pueda abrir en el TUVCH alguna carrera de ingeniería, como posibilidad de crecimiento académico para aquellos que deseen y puedan continuar con sus estudios.

“Queremos reducir el abandono escolar del TUVCH; ampliar y fortalecer las competencias integrales en nuestros estudiantes, como el razonamiento y el pensamiento crítico; igualmente, nos proponemos atender los déficits en competencias básicas con los que ingresan muchos de los estudiantes de este Tecnológico. Queremos una formación integral, que fortalezca las capacidades técnicas, pero sin detrimento de la formación intelectual que brinde conocimientos sólidos para comprender los procesos, y propicie el desarrollo de habilidades de pensamiento en los estudiantes”.

“Nos proponemos ofrecer estrategias pedagógicas articuladas que cuenten con apoyos como asesorías académicas, tutorías, cursos remediales, apoyo psicológico, una oferta cultural y deportiva amplias, y transformar la experiencia en el aula con enfoques constructivistas centrados en el aprendizaje y no tanto en el profesor”.

En síntesis, con la alianza, la IBERO desearía:

  1. Responder a las expectativas sociales, económicas y políticas de los jóvenes del oriente de la Ciudad de México y del noreste del Estado de México.
  2. Brindar las competencias necesarias para que se integren con éxito en el mercado de trabajo.
  3. Contribuir con ello a la superación de la pobreza, el mejoramiento de las condiciones de trabajo y la movilidad social.
  4. Impactar en las trayectorias formativas y educativas de los jóvenes, de suerte que se contribuya con su formación como ciudadanos y ciudadanas críticos, comprometidos, solidarios y participativos en el desarrollo de su comunidad y del país.
  5. Fortalecer la calidad académica y formativa del TUVCH.
  6. Manifestar el compromiso que el Sistema Universitario Jesuita (SUJ) tiene con la justicia, los sectores desposeídos y la construcción de una patria digna.

“Éste es el único centro universitario de nivel tecnológico de gestión privada con financiamiento público. Constituye por eso un laboratorio para desarrollar la colaboración público-privada en el campo de la educación, y encontrar juntos nuevas fórmulas para atender los retos educativos amplios y diversos que desafían a nuestro país.

Estudios técnicos universitarios, opción para acceder al mercado laboral

En su alocución, el Rector de la IBERO también mencionó que en México sólo se atiende 35% de la demanda educativa en el nivel superior, cifra que en el caso Estado de México es de alrededor de 25%, es decir, que cuatro de cada cinco jóvenes no tienen lugar en ninguna universidad pública o privada.

“De manera que los estudios técnico universitarios pueden ser una opción real para acceder al mercado de trabajo y, también, quizá, a otras opciones educativas. Frente al alto desempleo en los últimos años, de alrededor de 6%, una carrera técnico universitaria puede ser un medio para que los muchachos y muchachas puedan acceder a puestos de trabajo imprescindibles para la industria y la empresa, pero que no están tan competidos”.

El Mtro. Fernández Dávalos destacó que en México por cada persona con estudios de técnico universitario con empleo hay seis o siete licenciados que no encuentran trabajo. En ese sentido, “las universidades tecnológicas pueden representar una opción interesante y viable para muchos jóvenes que no cuentan con recursos necesarios para hacer una licenciatura universitaria”.

Sin embargo, subrayó que “las empresas todavía no tienen conocimiento suficiente del perfil del técnico superior universitario por lo que no lo tienen en su estructura orgánica. Esto hace que muchas veces, los egresados tiendan a ser ubicados en puestos que están subretribuidos, pagados por debajo de lo que debería de ser”.

“Por eso todavía muchos de ustedes, nuestros estudiantes, dejan esta Universidad (TUVCH) para irse a cursar una licenciatura o ingeniería. Éste es un desafío que tenemos que enfrentar juntos: posicionar en el mercado a los egresados de TSU como personal altamente calificado, más influyente en los procesos productivos incluso que alguien con licenciatura”.

“Otro reto es el de abrir estudios de TSU en áreas o campos de las ciencias sociales, y no sólo en el campo tecnológico, de suerte que seamos también una opción para quienes buscan una especialidad en temas de derecho, historia, psicología, salud, etcétera”.

Finalmente, el Padre Fernández Dávalos dijo que “como recurso viable para la población de los sectores populares tenemos que seguir trabajando en el fortalecimiento de la calidad de estos estudios de TSU y en la difusión de sus potencialidades y alcances, de suerte que poco a poco vayamos desvaneciendo el estereotipo de que los estudios técnicos son inferiores a los estudios en las universidades tradicionales”.

Durante la ceremonia, el Rector de la IBERO fue acompañado en la mesa de presidium por el Mtro. Enrique González Torres S. J., expresidente del Patronato del Tecnológico Universitario del Valle de Chalco; Lic. Jorge René González, coordinador de Asesores de la Secretaría de Educación Pública (SEP); CP. José Coronel Fernández, en representación de la Secretaría de Educación Pública del Estado de México; y el Mtro. Jorge Meza Aguilar, director General de Vinculación Universitaria de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Tecnológico Universitario del Valle de Chalco

El Tecnológico Universitario del Valle de Chalco (TUVCH) imparte seis carreras de nivel Técnico Superior Universitario: Tecnologías de la Información y Comunicación, Mantenimiento Industrial, Mecatrónica, Procesos de Producción, Administración de Autotransporte y Logística, y Cuidados para Personas Dependientes; todas con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios.

Actualmente, mantiene tres ciclos de inicio de clases al año: enero, mayo y septiembre. Su modelo académico contempla dos años de estudio, de los cuales los últimos cuatro meses de carrera se estudian directamente en una empresa, como Estadía Profesional; y es a través de este mecanismo que, actualmente, 89% de los alumnos recibe una oferta laboral o se queda a trabajar en las mismas empresas donde realizan su estancia.

La colegiatura mensual es de 750 pesos. Para los jóvenes con buen aprovechamiento académico se estableció el Programa de Becas de Excelencia, cuyo monto es de 6 mil pesos por cuatrimestre, con los cuales el alumno cubre su inscripción (350 pesos) y colegiaturas, y dispone de dinero para útiles escolares, gastos de transporte y/o alimentación.

informes@tecvalledechalco.edu.mx

www.tecvalledechalco.edu.mx

Notas relacionadas:

Tecnológico del Valle de Chalco, un lugar para pensar la universidad

SEP celebra alianza entre la IBERO y el Tecnológico del Valle de Chalco

Nota: PEDRO RENDÓN/ICM

Fotos: Alberto Hernández.


COMPARTIR: