La innovación educativa en la IBERO se enriquece y comparte

Mar, 13 Nov 2018
Como cada año, la comunidad académica de todo el país se reúne para ponerse al corriente en temas de vanguardia
  • El vicerrector académico de la IBERO, Dr. Alejandro Guevara Sanginés, en la inauguración del 'III Taller de Innovación Educativa' (Cristoper Enríquez).
  • Juan José Vergara Ramírez es una autoridad en materia de innovación educativa (Cristoper Enríquez/IBERO).
  • Cimenna Chao, coordinadora del Doctorado Interinstitucional en Educación, así como de la Especialidad en Educación Socioemocional, estuvo detrás de la organización del taller (Cristoper Enríquez/IBERO).
  • 'Aprendo porque quiero: aprendizaje basado en proyectos'. La concurrencia pudo tomar nota de las nuevas experiencias de enseñanza (Cristoper Enríquez/IBERO).

La Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México fue sede en días recientes del 'III Taller de Innovación Educativa: Aprendo porque quiero: aprendizaje basado en proyectos', que permitió reunir durante tres días (18 horas de sesiones) a alrededor de 300 profesionales del ámbito de la educación, de todo el país, de los sectores privado y público, y de sectores transversales.

En este encuentro entre docentes, Juan José Vergara, especialista en innovación, educación y metodologías activas para la enseñanza, planteó la necesidad de hacer que los estudiantes en todos los niveles se acerquen al aprendizaje desde una acción, sí reflexiva, pero también voluntaria, automotivada, autogestiva, participativa, y desde luego que también colaborativa.

Cimenna Chao Rebolledo, coordinadora del Doctorado Interinstitucional en Educación, así como de la Especialidad en Educación Socioemocional, refiere que con estos talleres se busca dar atención a una solicitud expresa de acercar a nuestra Universidad a la comunidad educativa ampliada, fuera de la IBERO, pero que al mismo tiempo esto sirva a los fines de revisión y actualización de nuestros procesos educativos-pedagógicos.

Recuerda la académica que este taller, que empezó hace tres años, ha derivado en intercambios muy interesantes entre profesores y directivos, que vienen desde preescolar y primaria, hasta niveles medios, prepa y universitarios, y que se dan cita en la Universidad para conversar en torno a las temáticas que proponen los mejores ponentes en cuanto a innovación educativa, temas de vanguardia y estrategias de enseñanza y aprendizaje.

Abunda Cimenna Chao que a lo largo de estos tres años se ha logrado generar el espacio que permite la convergencia entre los distintos actores educativos, de los distintos niveles y medios educativos, de tal suerte que los intercambios en sí mismos, resultan vigorizantes, fructíferos, para todos los participantes. “Vamos entendiendo el trayecto formativo y las maneras de enseñar y de aprender pues no solo en términos de innovación sino cómo lo vemos desde un trayecto transversalizador desde los primeros años de educación hasta la actualidad”, señala.

Por ejemplo, el primer taller que tuvo que ver con la visualización del pensamiento o la posibilidad de llevar al aula prácticas que pusieran de manifiesto procesos cognitivos básicos para el aprendizaje, tratamos de reflejarlo en los diseños didácticos de profesores de la IBERO, comenta Cimenna Chao, y añade que el año pasado, cuando vino Rafael Bisquerra a trabajar en temas de educación socioemocional, esto desembocó en la generación de la Especialidad en Educación Socioemocional que ofrece la Universidad y en una serie de capacitaciones que hemos dado a diversas agencias, direcciones y coordinaciones de la propia Secretaría de Educación Pública.

De este 'III Taller de Innovación Educativa', que estuvo pensado de para poder trasladarse a la docencia dentro de la Universidad, trabajó de manera muy cercana la Dirección de Servicios para la Formación Integral (DSFI) para que el enfoque del aprendizaje basado en proyectos se vaya incorporando dentro de las prácticas pedagógicas universitarias de manera que podamos ir más allá del modelo clásico, solo transmisivo,  e incorporemos visiones que se prestan para la transversalidad, para la interdisciplinariedad; de ir generando dentro de la Universidad nuevos espacios para la creación de soluciones, de productos, objetos de aprendizaje que vayan más allá de las definiciones declarativas o conceptuales y se conviertan realmente en objetos del conocimiento que cristalicen el saber qué, el saber hacer y el saber hacerlo en colaboración, en trabajo, en equipo dentro de las aulas.

En este sentido, hemos tratado de evolucionar con los talleres, de ir en búsqueda de aquellas estrategias que nos permitan enriquecer, crecer dentro de nuestras prácticas y ofrecerlas como un referente desde la IBERO para el resto de la comunidad educativa en México.

Lo que queda, de acuerdo con la académica de la IBERO y coordinadora de un par de posgrados enfocados en educación, es buscar la manera de darle mayor visibilidad a la iniciativa para que, por un lado, se acerquen más académicos y se enteren de cómo pueden enriquecer sus prácticas educativas con este taller y, también, abrir a la Universidad para que se siga proyectando como referente en innovación educativa.

Jorge Luis Cervantes Magaña


COMPARTIR: