#ProyectoIBERO Protocolo cero, una guía para actuar frente a sismos

Mar, 27 Nov 2018
Esta propuesta multidisciplinar es una de los ganadoras de la convocatoria #EsHoraDeUsarLaCabeza, organizada por el Departamento de Economía y la Cátedra Dinámicas Territoriales y Bienestar de la IBERO
  • La Mtra. María Bustamante, académica del Departamento de Arquitectura (Valentina González/IBERO).
  • Voluntarios se dieron cita en la Casa del Arquitecto (Cortesía).
  • El registro fue vital para mantener un control de las cuadrillas (Cortesía).
  • Los participantes recibieron capacitación (Cortesía).
  • Las brigadas tenían la encomienda de revisar casas y edificios (Cortesía).

El proyecto de investigación Protocolo cero: saber qué hacer surgió a partir del sismo del 19 de septiembre de 2017 con el objetivo de crear una plataforma digital e impresa que concentrara información para saber cómo actuar en la Ciudad de México ante un fenómeno de este tipo y ser una guía para voluntarios.

Esta iniciativa, que busca responder a las preguntas qué hacer, qué reglas y procedimientos seguir en caso de un desastre natural, es una de las propuestas ganadoras de la convocatoria #EsHoraDeUsarLaCabeza, organizada por el Departamento de Economía y la Cátedra Dinámicas Territoriales y Bienestar de la IBERO, por lo que recibirá fondos para investigar los efectos que dejaron los sismos ocurridos el año pasado.

Protocolo cero: saber qué hacer lo conforman un grupo de académicos y estudiantes de varias universidades y disciplinas, y se concibió cuando más de 7 mil voluntarios acudieron a apoyar la revisión de inmuebles para atender las más de 12 mil llamadas que solicitaban ayuda para conocer cómo se encontraban sus edificios.

La Mtra. María Bustamante, académica del Departamento de Arquitectura y una de las responsables del proyecto, señaló que tras el apoyo de varias semanas, tiempo durante el cual se recuperó mucha información, surgieron las interrogantes: cómo ser más efectivos, cómo organizar las cosas que están mal planeadas, cómo ayudar de forma efectiva y cómo hacer que los voluntarios tengan un cauce.

“A más de un año de lo ocurrido, la situación sigue siendo crítica, se siguen demoliendo edificios, mucha gente no tiene certeza de qué hacer, de cómo resolver problemáticas y cómo volver a tener vivienda. A partir de esta experiencia, vimos que hay mucha necesidad de capacitación, de organización y nos sorprendió que dentro de estas brigadas había solicitudes para revisar edificios de gobierno”, explicó la arquitecta por la IBERO y maestra en Vivienda y Urbanismo por la Architectural Association de Londres.

Durante la presentación de su proyecto, la también directora de la Casa del Arquitecto y presidenta de FUNDARQMX recordó la rapidez en la que la sociedad civil reaccionó ante la emergencia y atendió las necesidades que había en el momento, para tener equipo de trabajo y computadoras. Comentó que se dieron más de 100 cursos de capacitación y hubo más de 12 mil llamadas atendidas.

“No dejará de temblar, pero podemos estar preparados para cuando ocurra. Es una transición entre la incidencia y el corte académico, pues hay reflexiones muy interesantes, pero el proyecto está orientado a incidir”, explicó.

Actualmente, el proyecto está en fase de recopilar información. En 2019 se hará el análisis e interpretación de lo recolectado, se darán a conocer las primeras conclusiones y se emitirán recomendaciones, así como una propuesta integral.

Los integrantes del equipo son Adrián Ávila, Fernando Bravo, María Bustamante, Francisco Cardoso y Carboney, Melany Durán, Gabriela Estrada, Ana Melissa Fausto, Efraín Hernandez, Armando Palacios, Luis Andrés Palafox, Hesner Sánchez, Lea Van Castleele, Miguel Velázquez, Jesús Zempoalteca.

Son doctores, maestros, profesionales y alumnos de arquitectura, ingeniería civil, administración y comunicación de la UNAM, FES Acatlán, Arquitectura IBERO, Universidad Toulouse de Francia y del IPN.

Notas relacionadas: 

Presentan proyectos ganadores de la convocatoria #EsHoraDeUsarLaCabeza

BIDA, un proyecto de comunicación para hacer frente a catástrofes

Valentina González/ICM


COMPARTIR: