Ricardo Bucio comparte con egresados cuatro ideas para formarse como personas en libertad

Lun, 4 Mar 2019
El Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SPINNA) fue el orador invitado a la ceremonia de egresados de licenciatura de la IBERO
  • Lic. Ricardo Bucio Mujica, actual Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SPINNA).(Valentina González/IBERO).
  • Alrededor de 900 estudiantes que concluyeron sus estudios(Valentina González/IBERO).
  • El egresado de la IBERO ha dedicado 35 años de su vida a colaborar en programas y diseñar acciones para prevenir la exclusión de personas (Valentina González/IBERO).
  • El Rector de la IBERO, el Mtro. David Fernández Dávalos, S.J, ofreció un mensaje a los estudiantes (Valentina González/IBERO)
  • Al evento asistieron familiares des los egresados (Valentina González/IBERO)
  • Se llevó a cabo la entrega de reconocimientos a la excelencia académica (Valentina González/IBERO)

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México llevó a cabo la Ceremonia de Egresados de Licenciatura para celebrar a los 900 estudiantes que concluyeron sus estudios. El evento estuvo encabezado por el Rector de la IBERO CDMX, Mtro. David Fernández Dávalos, S. J., y por el orador invitado, Lic. Ricardo Bucio Mujica, actual secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SPINNA).

Bucio Mujica, egresado de la IBERO, quien ha dedicado 35 años de su vida a colaborar en programas y diseñar acciones para prevenir la exclusión de personas y grupos de población vulnerados en sus derechos humanos, compartió con los graduados y con sus familias cuatro ideas cercanas a las características educativas de la Compañía de Jesús -a la que está confiada este centro educativo- para formarse como personas en libertad:  

  1.  Tener como espejos a otras personas. Se trata de elegir vernos en otras miradas y voces; así como estar abiertos para encontrarnos con personas diferentes, diversas, para no estar encerrados en círculos propios, para no empobrecerse, ni tener miedo de la otredad.
  2. Elegir no lo bueno sino lo mejor. Se trata de no sólo conformarse con lo bueno, sino elegir lo mejor, lo que beneficia a más y lo que puede aportar más valor a la vida, a la familia y a las personas que viven invisibles, agraviadas, dolidas y vulneradas. Elegir lo que más ayuda a combatir las espirales de pobreza, precariedad, discriminación y la deshumanización.
  3. Ser buenas personas. Recordó que Ryszard Kapuscinski dijo que para ser buen periodista antes se tiene que ser buena persona. Pero señaló que esto aplica para todas las disciplinas, para ser buen nutriólogo, ingeniero, diseñador, politólogo, financiero, administrador. “Para todo es necesario ser buena persona, hay que elegir ser sustentable, feminista, espiritual, solidarios, justo, comprometerse en lo común y alejarse de lo toxico".
  4. No perder a su niño y niña. Bucio les recordó a los egresados que hace unos años, cuando eran infantes, sonreían en promedio 400 veces al día. Mientras que los adultos sólo sonríen 20 veces. “Cada día jugamos menos, aprendemos menos, nos asombramos menos. Pero cada día competimos, discutimos, dividimos y agredimos más. Fomentamos el sexismo, la homofobia, el racismo y clasismo. No dejemos de ser niños cuando nos hacemos adultos, no pierdan, su imaginación, creatividad, fantasía y libertad”.  

El egresado de la Licenciatura en Ciencias Políticas y Administración Pública, quien en sus inicios fue voluntario en el consejo tutelar para menores, en un hogar de adultos mayores y quien se integró a una organización de personas con discapacidad, dijo a los graduados que ahora les toca enfrentarse a preguntas acerca de lo que viene, que es tiempo de búsquedas, de incertidumbre que puede preocupar a ratos, pero que sería peor que no la tuvieran.

“La búsqueda es posibilidad de encuentro, la duda es posibilidad de encontrar respuestas. Toca hacer reflexión sobre temas que son para toda la vida. Terminar una carrera abre muchas posibilidades, están en un momento como pocos porque pueden elegir entre muchas opciones. Por ejemplo, seguir estudiando mientras buscan un empleo, titularse, hacer otra carrera, emprender un negocio, dar clases, hacer un voluntariado, cambiar de ciudad, viajar, casarse, tener hijos o crear una ONG”, dijo Bucio quien, a través de la IBERO, pasó dos veranos en la comunidad Tarahumara, en Chihuahua, experiencia decisiva para formar su compromiso con la sociedad.

El especialista en derechos humanos, políticas públicas, igualdad y no discriminación recomendó a los jóvenes no temer a sus preguntas internas, ni a sus dudas e incertidumbres, pues la vida se basa en una constante toma de decisiones que podrán ver a la distancia. “Lo que decidimos, lo vemos conectando con la vida muchos años después”.

Invitó a los jóvenes a ejercitar su propia manera de tomar decisiones porque esto definirá en buena parte lo que harán y, apuntó, construir nuestra propia manera de elegir da la posibilidad de definir lo que somos.  “A través de nuestras elecciones nos reunimos con quienes hablamos, definimos como hacemos familia, donde vivimos, a qué le apostamos en la vida, quiénes serán nuestras amistades, el nivel de salud que tendremos. Esto es crecer”.

IBERO, un semillero para el mundo

En su mensaje para los exalumnos y las exalumnas de esta casa de estudios, el Rector David Fernández Dávalos, S. J., dijo que espera que la IBERO siga siendo una universidad semillero, un faro para hacer una contribución significativa para la seriedad académica, para el rigor, la justicia, la equidad, la inclusión y  para un mejor país.

 En ese sentido, recordó las palabras del padre Adolfo Nicolás, “no pretendernos que sean los mejores del mundo, sino los mejores para el mundo”.

Por su parte, el Ing. Arturo Bañuelos Caamaño, presidente de la Asociación de Egresados de la IBERO (ASEUIA), invitó a los jóvenes a actuar con integridad y honradez; así como trabajar con ética, valores y responsabilidad. Los llamó a ser competitivos, es decir, a jugar en equipo y aprender de los otros, y al mismo tiempo destacar los talentos propios.

Valentina González/ICM


COMPARTIR: