Ideologizan Ayotzinapa para no buscar verdad y justicia

Vie, 5 Mayo 2017
Le cuelgan bandera de izquierda como estrategia de desmovilización
Témoris Grecko presentó en la IBERO su libro ‘Ayotzinapa. Mentira histórica. Estado de Impunidad, impunidad de Estado’
  • Témoris Grecko, autor de ‘Ayotzinapa. Mentira histórica. Estado de Impunidad, impunidad de Estado’.
  • Grecko y los representantes del Comité de Padres y Madres de Ayotzinapa.

Una de las estrategias para desmovilizar y combatir la búsqueda de la verdad y justicia en el caso Ayotzinapa es ideologizarlo como un movimiento de izquierda, “entonces todos los que tienen algún problema con la izquierda van a estar en contra de las exigencias de justicia y verdad”, dijo Témoris Grecko, autor del libro Ayotzinapa. Mentira histórica. Estado de Impunidad, impunidad de Estado.

Sin embargo, para el también documentalista, “buscar justicia y verdad en el caso Ayotzinapa no es una bandera ideológica, es una bandera de sentido común, es una bandera de supervivencia necesaria para todos. Si ellos no obtienen justicia y verdad, quiénes las vamos a tener”.

Al presentar su obra en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, Grecko comentó que la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl  Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, “es un compendio de todas las fallas, errores y abusos del sistema de justicia en México. Fallas, errores y abusos a los cuales todos estamos expuestos”.

“Si en el caso criminal, el caso de abuso más grave que ha habido en este siglo en México las víctimas no pueden esperar justicia y verdad, entonces todos aquellos que tenemos casos mucho más pequeños estamos también expuestos. Cómo podemos esperar acceso a la justicia y cómo podemos esperar acceso a la verdad”.

Sobre por qué publicar un nuevo libro en torno a los hechos acontecidos en Guerrero la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014, dio como razón que este asunto tan importante para México “es un juego de confusiones, es un juego de enredar, de esconder evidencia, de fabricar evidencia, de torturar testigos, de obtener conclusiones a partir del aire... Hay tanta información, es tan complejo el caso, que es fácil presentar un argumento por acá, otro alegato por allá, que pueden ser contradictorios y, finalmente, la gente ya no sabe a quién creerle”.

El contexto, clave para entender Ayotzinapa

Para analizar los hechos de esa noche, el periodista Témoris Grecko ofrece en su libro un contexto sobre Guerrero y el narcotráfico en ese estado, pues “cuando intentan hacernos perder el contexto histórico, el contexto geográfico de las cosas, es mucho más fácil engañarnos, mucho más fácil que no entendamos cuáles son las conexiones entre una cosa y otra, y por qué pasan. Las cosas no ocurren por casualidad”.

Lo que pasó con los normalistas de Ayotzinapa ocurrió porque “hubo un contexto muy concreto que creó las condiciones para que Iguala se convirtiera en un imperio criminal plenamente controlado por los poderes que ya actúan… pero están intentando aislarlo. Hay una historia que más o menos se conoce. La amapola no existía en el estado de Guerrero, existía en el triángulo de la amapola que es el de Sinaloa, Chihuahua y Durango”.

Pero después, narró Grecko,  los Figueroa (políticos guerrerenses), Mario Arturo Acosta Chaparro (militar finado) y algunos oficiales de la Dirección Federal de Seguridad se dieron cuenta que la sierra de Guerrero tenía todas las condiciones para convertirse en un gran polo productor de amapola. “Fueron estas personas: Rubén Figueroa  Figueroa, primero como senador y después como gobernador del estado, fue Mario Arturo Acosta Chaparro y sus asociados, quienes introdujeron el cultivo de la amapola”.

Además existe una animadversión de Rubén Figueroa Alcocer, hijo de Figueroa Figueroa, por el movimiento social guerrerense, y en particular por Ayotzinapa, porque “el movimiento popular, y en particular Ayotzinapa, se ha enfrentado directamente al poder de los Figueroa”, agregó el reportero de Proceso.

Y como ejemplo recordó que Lucio Cabañas (egresado de Ayotzinapa y jefe del grupo armado Partido de los Pobres) secuestró a Rubén Figueroa Figueroa, patriarca de ese cacicazgo familiar guerrerense que se creía intocable y todo poderoso. “Por eso vino una ofensiva que finalmente acabó con el grupo de Lucio y que siguió cobrando víctimas en profesores y en estudiantes de Ayotzinapa, y de otros ámbitos del movimiento social en Guerrero”.

De Iguala a Wall Street

Otra cuestión que señaló el escritor del libro es que el caso Ayotzinapa no es sólo un tema de carácter municipal o estatal, ni siquiera nacional. Es  un problema de alcance internacional que va de Iguala a Wall Street, de los pequeños ranchos a los altos rascacielos donde operan los ejecutivos financieros de Manhattan.

Al explicarse, mencionó que en todo el mundo son los Estados débiles, los incapaces de imponer el orden y control, aquellos donde es más fácil hacer dinero (ilícito). Y quienes aprovechan esa debilidad del Estado se llevan sus ganancias (obtenidas al margen de la ley) a Estados fuertes que tienen sistemas donde sí pueden proteger su dinero.

Esa es una manera en la que los países débiles subsidian a los fuertes, y éstos no quieren prescindir de esos subsidios porque son los que les permiten tener niveles de vida más altos, dijo.

“El sistema financiero internacional es el que permite que este dinero se lave, primero se lave, y después se esconda en paraísos fiscales en Panamá, en las Islas Caimán, en las Islas del Canal, en Luxemburgo, en Suiza y en otros lugares así”. Para ejemplificar lo anterior, comentó que el de Mario Arturo Acosta Chaparro fue uno de los nombres que apareció en una lista “de los corruptos que estaban escondiendo su dinero en Suiza (en el banco Julius Baer´s)".

Mentira histórica

Al explicar por qué el nombre de su libro, Grecko recordó que el 6 de septiembre de 2015 el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) presentó el primero de sus dos informes, y ese día cambió la perspectiva que intentaba imponer el Estado “de que todos aquellos que descreyeran su verdad histórica éramos una bola de necios o de mal intencionados”.

“Ese día los padres se sintieron reivindicados, se supieron reivindicados por un cuerpo internacional plenamente calificado que estaba exhibiendo los hilos, los huesos de la manipulación enorme que intentó hacer y fracasó hacer la PGR (Procuraduría General de la república). Entonces esa vez fue cuando Doña Blanca (madre de uno de los desaparecidos) dijo: 'su verdad histórica es una mentira histórica'. Esa frase quedó resonando en mi cabeza, sigue resonando en nuestro documental (Mirar Morir. El Ejército en la noche de Iguala, 2015). Entonces yo le quiero agradecer por haberme provisto del título para mi libro”.

Témoris también agradeció al Rector de la IBERO, Mtro. David Fernández Dávalos, haber accedido a presentar su libro; y a los representantes del Comité de Padres y Madres de Ayotzinapa, Doña Carmelita, Don Clemente y Doña Blanca, haber asistido al evento.

La presentación en la IBERO del libro Ayotzinapa. Mentira histórica. Estado de Impunidad, impunidad de Estado fue organizada por la Asociación de Egresados de la Universidad Iberoamericana (ASEUIA), “en aras de profundizar en las problemáticas de corrupción e impunidad que vive nuestro país, y los posibles caminos hacía una sociedad justa, solidaria y pacífica”, explicó su presidenta, Lic. Adriana de la Peza Vignau.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM

Nota relacionada:

Estado y delincuencia, unidos contra movimientos populares: Rector de la IBERO

Gobierno prefiere desprestigio por caso Ayotzinapa a decir la verdad: Rector

Los 43 normalistas de Ayotzinapa representan a todos los desaparecidos del país: Rector de la IBERO

No sabíamos que caminábamos con el enemigo: padre de normalista

Ayotzinapa: Duelo social, vital para no olvidar a los desaparecidos: académicos IBERO


COMPARTIR: