Rector llama a universidades jesuitas a formar al sujeto social

Vie, 5 Oct 2018
El Mtro. David Fernández Dávalos reflexiona sobre los retos que afrontan las Universidades frente a las tendencias educativas8
Durante el ‘Encuentro Académico del SUJ’, afirma que las universidades jesuitas no se dejan arrastrar por tendencias, sino que las transforman
  • Mtro. David Fernández Dávalos, Rector de la IBERO CDMX.
  • Con su discurso, el Rector buscó estimular la reflexión y la discusión entre los asistentes al Encuentro Académico del SUJ.
  • Los participantes también tomaron la palabra para compartir sus ideas.
  • Autoridades y docentes del Sistema Universitario Jesuita se reunieron en la IBERO CDMX.
  • El Padre Fernández Dávalos pidió a los congregados concebir la universidad con audacia

Las universidades jesuitas deben pretender formar personas que constituyan el sujeto social, consideró el Maestro David Fernández Dávalos, S. J., Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, al reflexionar sobre las ‘Tendencias de la formación en la educación superior, el ejercicio profesional y las buenas prácticas’, durante el ‘Encuentro Académico del SUJ’.

Tras revisar previamente el programa de dicha actividad, realizada en el campus de la IBERO CDMX, el Rector comentó su punto de vista acerca de los enfoques, objetivos y la dinámica de trabajo de este encuentro del Sistema Universitario Jesuita (SUJ), con la idea de estimular la reflexión y la discusión entre las autoridades académicas y profesores que se dieron cita.

Sobre los enfoques, habló de la epistemología occidental del norte (la imperante), del saber y del desarrollo, fundamentada en el aprovechamiento y explotación de los recursos naturales; y la epistemología que se necesita, una del cuidado, la corresponsabilidad, la solidaridad, la llamada epistemología del sur, “del desacomodo, la desobediencia, la subversión, la ruptura”, que incorpore saberes tradicionales, “no pasados por el tamiz de la academia occidental, sino que también pueden ofrecer modos de ver y de pensar distintos frente a la realidad”.

Además del epistemológico, entre los enfoques también están: un enfoque sobre el aprendizaje, un enfoque sobre la práctica profesional, “y yo añadiría, un enfoque sociopolítico”, que tiene de trasfondo un enfoque del currículo para la disidencia.

Respecto a este último enfoque, el Rector Fernández Dávalos compartió que recientemente leyó un paper (texto académico) sobre cómo educar para la democracia, algo que por supuesto es de interés para las universidades, y que presenta tres diferentes posturas:

  1. “Si entendemos la democracia como un diálogo organizado en torno de las reglas; vamos a educar para el diálogo, para la apreciación de las diferencias, para entrar a platicar con los demás”.
  2. “Si entendemos la democracia como un combate entre quienes tienen el poder y quienes no lo tienen, entre quienes son excluidos de la participación y quienes quieren participar; entonces hemos de educar para el antagonismo”.
  3. “Pero si entendemos que para eso se requiere la organización mayoritaria de la gente, que es la postura de Ranciere (filósofo francés); entonces educaremos para la constitución del sujeto social”.

Influir en las tendencias y transformarlas

Al hablar de los objetivos, el Mtro. David Fernández recordó que el ‘Encuentro Académico del SUJ’ se realizó en el marco de la reflexión de los planes de estudio, para analizar los retos que afrontan las universidades jesuitas frente a las tendencias educativas.

“Pero también hay que reflexionar los retos que enfrentan nuestras universidades no sólo frente a las tendencias educativas, sino también frente a los desafíos, los retos que nos presenta la realidad, y sobre todo, las grandes dificultades que el mundo tiene”. Esto lo situó en el desafío planteado por el Papa Francisco en su carta encíclica Laudato Si, donde señala que se deben buscar y encontrar nuevos modelos económicos y socioambientales, que hagan cambiar la cultura y la manera de educar.

Ese es para el Rector el reto central. “A nosotros no nos interesa, creo, embarcarnos, subirnos a las tendencias educativas, si no es en la medida en que tengan que ver con la atención de este desafío central que es plantearnos ofrecer nuevas posibilidades para la realidad, es decir, una universidad jesuita no sólo se deja arrastrar por las tendencias, sino que influye en ellas y las transforma”.

Tendencias que por cierto el Maestro distinguió entre las tendencias funcionales al status quo y las tendencias que lo cuestionan. Estas se muestran en los rankings internacionales de universidades, en los que “no se contemplan, no se valoran, situaciones como la inclusión, el trabajo por la justicia, la incidencia pública; sino los papers”. Esas dos tendencias hay que verlas, no sólo las tendencias hegemónicas.

Concebir la universidad con audacia

Y en lo tocante a los planes de estudio, el Rector señaló que suele creerse que se debe dar una formación politizada, con ideología; cuando no se trata de incorporar al currículo contenidos, ni siquiera de hacerlos transversales.  Sino que es en el currículo y en las prácticas académicas donde se han de articular los factores críticos de la formación de las personas que se quiere formar.

“Es en el currículo en donde tiene que estar presente una epistemología, el aprendizaje situado, de competencias, la solución a problemas, los perfiles de desarrollo, de colaboración interdisciplinar, el enfoque crítico o de construcción del sujeto social, etcétera. Es ahí mismo, no son actividades complementarias, no son consecutivas, es un modo de enfrentar la realidad desde las disciplinas”.

“Creo que tras esto estamos en el proceso de revisión curricular, creo que es la oportunidad de plantearnos una universidad distinta, y que lo distinto está justamente en cómo enfrenta su tarea universitaria y cómo se coloca como actor social frente a una realidad que requiere del conocimiento y de las personas para ser transformada”.

Para no seguir educando de la misma manera, para no continuar obteniendo los mismos resultados, invitó a los participantes en el Encuentro Académico del SUJ “a tener una enorme audacia en la concepción del tipo de universidad y de educación que requerimos, y del tipo de programas académicos que requerimos”.

En esa tesitura, al Padre David Fernández dijo a los congregados que se presentó a quien será el secretario de Educación de la próxima administración la petición de “una autonomía absoluta para nuestras universidades, la libertad de desarrollar nuestros propios currículos, nuestros propios programas… eso nos podrá dar mayores espacios de maniobra para imaginar estos nuevos modos de formar y de ser Universidad, de hacer investigación, de hacer docencia”.

“Esta es una provocación, lo sé… pero mi intención es simplemente provocar, estimular. Animémonos a pensar; porque los tiempos hoy son para eso, dan para eso. Es justo, me parece, la coyuntura apropiada para poderlo realizar”.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM

Nota relacionada:

Universidades jesuitas reflexionan sobre tendencias de la educación superior
 


COMPARTIR: