Visión 2030 de la educación superior: formar profesionistas para la sociedad y no para el mercado

Vie, 1 Dic 2017
El Rector de la IBERO, Mtro. David Fernández Dávalos, S. J., afirmó que se debe modificar la enseñanza y a las instituciones educativas
  • Mtro. David Fernández Dávalos, Rector de la IBERO (Pedro Rendón/ICM).

La educación superior como la conocemos hoy debe ser modificada porque ha producido profesionistas poco comprometidos con la realidad y más centrados en el beneficio económico, es por ello, que la visión 2030 de las universidades en nuestro país se han propuesto hacer una transformación radical en los métodos de enseñanza.

Así lo dijo el Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México·Tijuana, Mtro. David Fernández Dávalos, durante una entrevista en el programa Así las cosas, de W Radio, desde la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, espacio en el que ofrecerá la conferencia ‘La visión 2030 de la educación superior en México’.

“Para el 2030 nos hemos propuesto en la ANUIES y la IBERO hacer una transformación radical de los métodos de enseñanza, de la didáctica, de la pedagogía y del tipo de inserción que tiene la institución universitaria dentro de la realidad, para hacerla con métodos más participativos, más centrados en el alumno, con una incidencia social mucho más clara y con una formación de ciudadanos y ciudadanas”.

Afirmó que estamos viviendo una transformación cultural de gran aliento que debe estar acompañada de un cambio en el modo de educar, una modificación en las universidades y en el modo que la educación debe impactar a la sociedad.

Frente a este escenario, el Padre Fernández Dávalos dijo que el perfil ideal del egresado debe ser  el de personas íntegras y de bien, “preocupadas por la suerte de los más desfavorecidos; dispuestas a intervenir en la vida pública, es decir, política y social, para generar alternativas de la superación de la pobreza, de las desigualdades de género y económicas”.

Agregó que deben ser “conscientes de lo que sucede en el terreno de los derechos humanos; activos en la construcción de un país mejor y, al mismo tiempo, capaces de ejercer una profesión socialmente relevante y útil, que los satisfaga económicamente, y que propicie el crecimiento económico del país. Hay que hacer crecer la riqueza, distribuirla, pero también tener personas involucradas en la conducción de aquello que les afecta y afecta a los demás”.

Criticó que el mercado se apropió de la educación superior, y las universidades públicas y privadas, en general, se han orientado a satisfacerlo, pero no así las necesidades sociales, lo que ha dejado formado a personas con buen nivel académico, pero lejos de ser ciudadanos que buscan el bien común como actores de la sociedad.

Para contrarrestar esta visión y orientarla hacia los valores sociales, hay al menos tres mecanismos que pueden facilitar un cambio de paradigma:

Materias de tronco común: para reflexionar sobre la problemática social, la identidad de los seres humanos, las posibilidades de transformación y la democracia, entre otros temas.

Entorno rico: traer a la realidad dentro de la universidad y luego que las y los estudiantes salgan de los muros universitarios para que vayan a donde se debate el futuro, las problemáticas sociales. Lograr experiencias de ciudadanía, solidaridad y vinculación social.

Construir alternativas sociales: hacer que los estudiantes edifiquen su propio conocimiento y lo compartan afuera.

El Mtro. David Fernández enfatizó que “uno puede hacer compatible el ejercicio de una profesión socialmente útil y relevante (que le permita el sustento) y al mismo tiempo tener un compromiso ciudadano con la construcción del bien común”; con la intervención política y la generación de alternativas para la superación de la pobreza, por ejemplo.

Por supuesto que las carreras que se impartirán, dijo, darán capacitación para ir al mercado de trabajo, “pero pensamos que también deben formar ciudadanos y ciudadanas, y tienen que formar para que uno mismo genere sus propias alternativas para mantenerse, es decir, no siempre pensar en ser empleados de una gran transnacional, sino formar modos de trabajo diferente”.

Manifestó su preocupación por la restricción que últimamente han hecho las autoridades para invertir en educación, pues "eso es empeñar el futuro del país. Ahora tenemos siete universidades públicas estatales en crisis, y no la van a poder superar porque no cuentan con el apoyo federal y estatal. El gasto universitario, a pesar de que la demanda se ha incrementado e incluso el ingreso a las universidades ha crecido, el gasto no lo ha hecho en los últimos tres años, y la perspectiva es que se estancará e irá para abajo".

Este viernes 1 de diciembre, a las 18:00 horas, el Rector David Fernández Dávalos ofrecerá la conferencia 'La visión 2030 de la educación superior en México', en Casa ITESO Clavigero, en Guadalajara, Jalisco.

Notas relacionadas:

Universidades deben cambiar la realidad para hacerla más justa e igualitaria

Vinculación hace de la universidad un actor social para el cambio

Docencia universitaria debe transmitir saberes que atiendan necesidades sociales

Iván Cabrera


COMPARTIR: