Egresada enseña a generar 'reserva cognitiva' y reducir impacto demencial

Vie, 18 Sep 2020
Egresada de la IBERO explica cómo crear esa reserva cognitiva
Este 21 de septiembre se conmemora el ‘Día Mundial del Alzheimer’
  • El 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer (Pixabay).
  • Lic. Marcela Vázquez-Mellado Cervantes, egresada de la IBERO (Foto: cortesía de Marcela Vázquez-Mellado).

El próximo lunes 21 de septiembre se conmemorará el Día Mundial del Alzheimer, con el fin de crear entre la población conciencia sobre esta enfermedad, que es un tipo de demencia, y que se diagnostica cada tres segundos a una persona en el planeta.

La licenciada Marcela Vázquez-Mellado Cervantes, egresada de la Universidad Iberoamericana Cuidad de México y terapeuta no farmacológico de programas de desarrollo cognitivo para personas mayores sanas y con diagnóstico de demencia, explicó que aunque la demencia es una enfermedad y no un proceso natural del envejecimiento sí puede empezar a desarrollarse a partir de los 60 años de edad.

Sin embargo, los primeros síntomas de la demencia (de la cual hay diversos tipos) se pueden presentar 20 años antes de que se manifieste plenamente la enfermedad, toda vez que conlleva un proceso de deterioro cognitivo que evoluciona de manera paulatina de menor a mayor grado.

Esta patología, que se desconoce qué la causa, produce fallas en el funcionamiento del cerebro, se diagnostica por medio de estudios de imagenología y se evidencia a través de la pérdida de cualquiera de las funciones cognitivas, entre cuáles se encuentran la memoria, la orientación, el lenguaje y la atención.

Pero, aclaró Vázquez-Mellado, una persona no debe creer que tiene demencia porque no recuerda qué cenó la noche anterior; empero, sí tendrá que preocuparse si, por ejemplo, un día mira el cepillo de dientes y no sabe para qué sirve.

Aunque no es posible prevenir la demencia, las personas sí pueden, antes de manifestarla, hacer algo por disminuir los impactos negativos de esta patología en caso de que la lleguen a padecer; y lo que cada cual puede hacer es crear una ‘reserva cognitiva’.

Esa ‘reserva cognitiva’ se desarrolla sometiendo al cerebro a una constante actividad intelectual, pero que no sean resolver sudokus ni armar rompecabezas, sino más bien tocando algún instrumento musical o aprendiendo un nuevo idioma (incluyendo el lenguaje de señas), por mencionar sólo dos tipos de actividades.

A través de su organización, Jubilare 2030, Vázquez-Mellado Cervantes ayuda a las personas a desarrollar su propia reserva cognitiva, al generar junto con ellas programas de actividades para una vejez sana y en prevención al impacto de la demencia, con base en el modelo de atención centrada en la persona, es decir, a partir de sus gustos y preferencias, “y con base en tu historia de vida, te diseño todo un programa para que vayas generando tu reserva cognitiva”.

Con esta labor, la egresada de la IBERO se suma a la determinación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que, dentro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, estableció que los próximos 10 años constituirán la década del envejecimiento saludable. Y es que, a través de sus servicios, Marcela se enfoca en dar cumplimiento a cuatro de los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible: Salud (Objetivo 3), Educación (Objetivo 4), Espacios amigables y sostenibles (Objetivo 11) y Crear alianzas (Objetivo 17).

Entre otras cosas, en Jubilare 2030 se brinda intervención gerontológica en consulta privada y se tramita la certificación de espacios amigables para personas mayores o con demencia.

Respecto a esto último, contar con espacios amigables para personas mayores o con demencia, la licenciada resaltó que es algo de enorme importancia social, pues de no existir esos espacios, los adultos mayores y personas con demencia son condenados a quedarse confinados en sus casas, junto con sus cuidadores primarios.

Pero si se certifica a ciertos espacios como amigables para personas mayores o con demencia, que las arropen y protejan, estas personas podrían, por ejemplo, asistir a centros comerciales y restaurantes, y convivir en sociedad, algo necesario para los seres humanos.

Finalmente, Marcela Vázquez-Mellado mencionó que es importante que cuando se realiza el Censo Nacional de Población y Vivienda la gente declare, si es el caso, que tiene un familiar con demencia, para que no haya un subregistro de esta enfermedad.

Y para ampliar los conocimientos sobre la demencia, que lleven a mejorar su diagnóstico y tratamiento, ayudaría a promover la donación post mortem de cerebros, enfermos y sanos, para que a través de su estudio la ciencia médica pueda avanzar.

Texto: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219