#ANÁLISIS Envejecimiento saludable: estrategias nutricionales y actividad física

Lun, 28 Ago 2017
La fragilidad y las caídas son síndromes geriátricos considerados problemas de salud pública
  • Con la Especialidad en Nutrición Gerontológica se busca el aumento significativo de especialistas para esta población (Alberto Hernández/IBERO).
  • El objetivo de la Especialidad es formar profesionales capaces de diseñar, integrar y aplicar estrategias de intervención para la atención nutricia del adulto mayor (Alberto Hernández/IBERO).
  • La Mtra. Miriam López Teros es la coordinadora de la Especialidad en Nutrición Gerontológica (Alberto Hernández/IBERO).
  • Los especialistas tendrán la encomienda de promocionar un envejecimiento saludable y la prevención y el tratamiento de las enfermedades de origen nutricio (Alberto Hernández/IBERO).
  • En 1972, la IBERO creó la Licenciatura en Nutrición y Ciencia de los Alimentos (Alberto Hernández/IBERO).
Por: 
Mtra. Miriam Teresa López Teros*

En la política pública nacional e internacional, los enfoques de atención de salud a los adultos mayores promueven el envejecimiento sano y activo lo cual optimiza su participación activa y productiva a lo largo de su vida. Por otro lado, se busca disminuir los gastos en atención de los adultos mayores por los sistemas de salud.

Entre los principales problemas que contribuyen a la dependencia y discapacidad en el adulto mayor se encuentran los síndromes geriátricos como las caídas, la mala nutrición, la incontinencia, las demencias y la fragilidad. La fragilidad y las caídas son síndromes geriátricos considerados importantes problemas de salud pública en términos de morbilidad y mortalidad que pueden llevar a los adultos mayores a hospitalización y al desarrollo de una dependencia en sus actividades de la vida diaria.

La incidencia de caídas varía entre cada país, aproximadamente de 30-40% de la población mayor de 65 años caen cada año, pero la tasa se incrementa con la edad: para los adultos mayores de 75 años y la incidencia sube hasta 45-50%. Debido al impacto clínico que tiene una caída, la calidad de vida e independencia de la persona se pueden afectar seriamente además de los altos costos en salud.

Por ello se debe identificar el riesgo de caída y los factores asociados. Se ha estudiado que un factor asociado puede ser la  “fragilidad”, un síndrome geriátrico de alta prevalencia que incrementa la vulnerabilidad de los adultos mayores para muchos efectos deletéreos tales como el riesgo a caerse, de inmovilidad, de fractura de cadera y de muerte (Fried et al., 2001).

Una reciente revisión sistemática de 21 estudios realizados en la comunidad que involucraron a 61 mil 500 adultos mayores reportó una prevalencia de fragilidad entre 4-59% (Clark BC y Manini TM., 2010). En promedio, se mostró que 10.7% de los adultos mayores residentes en la comunidad son frágiles y 41.6% son prefrágiles. Después de los 85 años, la prevalencia de fragilidad aumenta enormemente a casi 26.1% (Clark BC y Manini TM, 2010). Además, las personas frágiles utilizan con más frecuencia todos los servicios de salud.

Se ha demostrado que uno de los componentes fundamentales en la intervención en los adultos mayores con fragilidad y riesgo de caídas consiste en mejorar su funcionalidad a través de ejercicios de fortalecimiento muscular y balance postural. Otro componente importante de la intervención incluye nutrición, particularmente la suplementación proteica (puede tener un impacto positivo en la síntesis proteica muscular a través de la suplementación de proteína de alta calidad con aminoácidos esenciales) a través de la mejora de la masa y fuerza muscular.

Además de esta suplementación de proteína, sin duda, un factor relevante en la intervención es el estilo de vida a través de una educación para una adecuada orientación alimentaria que incluya una ingesta alta de proteína, control de peso (disminución de sobrepeso y obesidad) e ingesta adecuada de micronutrimentos (vitamina D, calcio) en los adultos mayores con algún tipo de fragilidad y riesgo de caídas.

*Mtra. Miriam Teresa López Teros, es coordinadora de la Especialidad en Nutrición Gerontológica de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219