Experta analiza desafíos de estudiar en casa en tiempos de COVID-19

Mié, 1 Abr 2020
Lo primordial es que el confinamiento permite a educandos y docentes cuidar su salud.
El reto, superar incertidumbre por el coronavirus, que crea obstáculos emocionales para estudiar
  • Dra. Hilda Patiño Domínguez, directora del Departamento de Educación.

La pandemia del coronavirus ha obligado a las personas a vivir, a nivel global, una situación por la que nunca antes había atravesado la humanidad. El número de contagios y muertes que ha provocado el COVID-19, y las noticias (la falta de éstas o la difusión de fake news) que dan cuenta de ello, causan en la gente desasosiego e incertidumbre.

Las y los niños y jóvenes no son ajenos a este fuerte impacto emocional, por lo que la doctora Hilda Patiño Domínguez, directora del Departamento de Educación de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, señala cuáles son algunos de los obstáculos y beneficios de continuar con los estudios en casa en tiempos del COVID-19.

Lo primero es que, cuidar la salud es el principal beneficio que trae a las y los educandos, docentes y todos quienes trabajan en las instituciones educativas,  el continuar con el ciclo escolar desde el hogar, ahora que debido a la contingencia por el coronavirus se suspendieron las clases presenciales en centros escolares.

Un segundo beneficio es que, durante este tiempo que están en sus domicilios particulares, las y los estudiantes pueden aprovechar la oportunidad de aprender cada cual a su propio ritmo, si es que explotan los muchos recursos que para la enseñanza-aprendizaje hay en la red. Sin embargo, para sacarle provecho a esto deben ver a internet como una herramienta educativa, ya no sólo como  un medio de entretenimiento.

En el lado opuesto, la experta en educación socioemocional dijo que al no saber qué más pasará con la pandemia del COVID-19, el mayor obstáculo por el que atraviesan las y los alumnos es que esa incertidumbre les crea obstáculos emocionales que les impiden tener la calma necesaria para poder estudiar.

Ese desasosiego no es menor, toda vez que para poder aprender es necesario estar inmerso en un clima de tranquilidad, pues el aprendizaje es un proceso gozoso que se vive con alegría y con curiosidad. Por eso, cuando un alumno (a) se encuentra en una situación de estrés, lo primero que debe hacer es dejar de lado los pensamientos que le provocan esa preocupación (como ahora es el coronavirus), para entonces poder empezar a concentrarse en sus tareas educativas.

Encontrar la calma necesaria para estudiar puede lograrse si se aprende a controlar la mente, por ejemplo, a través de la meditación o al cultivar la atención plena, dijo la Dra. Patiño, quien agregó que dicho control mental es el que permite manejar las emociones y dejar de preocuparse por proyecciones a futuro de cosas negativas que la mayoría de las veces nunca suceden.

Como estudiar en casa y en línea es un proceso fundamentalmente autónomo, porque no hay nadie vigilando a las y los estudiantes, quienes continúan su formación en sus hogares tienen que desarrollar un mayor nivel de responsabilidad para, por ejemplo, entregar las tareas, y con ésta y otras dinámicas lograr cumplir con los objetivos del aprendizaje.

Qué hacer y qué no hacer al estudiar en casa

Algo que ninguna persona que estudia en casa debe hacer es dejar para mañana lo que tiene que hacer hoy o en este momento, “porque cada vez que postergas una tarea hay más probabilidades de que postergues las siguientes”, y al final se termina por tener una montaña inalcanzable de deberes por realizar.

Para evitar la postergación, hay que focalizarse en las tareas, y planificar las clases y metas a alcanzar, para lo que ayuda llevar un calendario personal que se debe ir cumpliéndolo día con día. También es muy recomendable seguir un horario ordenado, que permitirá tener organización y ritmo en las cosas, desde la hora para levantarse, para hacer ejercicio, para comer y desde luego para estudiar.

En el caso de quienes cursan la primaria, es de suma importancia la presencia de sus padres, madres o  tutores en este periodo de estudios durante la contingencia, ya que estas alumnas y alumnos, debido a su edad, apenas están en proceso de construcción de los hábitos de estudio y de los procesos de aprendizaje autónomo.

Sus familiares deben involucrarse completamente en ayudarles, al supervisarles cuando hacen las tareas y deberes escolares, por ende, tienen que estar muy al pendiente de las horas de estudio de los infantes, de que se sienten frente a la computadora y de que escuchen a los profesores, si tienen clases en línea; todo esto les irá “ayudando a formar este hábito de aprendizaje autónomo”.

A las y los alumnos de secundaria, que por estar en esa etapa difícil que es la adolescencia, donde hay muchos cambios hormonales en el cuerpo, los padres, madres o tutores también deben vigilarles que cumplan con sus tareas y proyectos académicos; y en vez de postergarlos, aprovechen la oportunidad de crecimiento intelectual que les brinda el aprendizaje autónomo en casa.

Finalmente, la Directora del Departamento de Educación de la IBERO mencionó que de esta pandemia se podrán sacar muchos aprendizajes para la vida y las relaciones con los demás, por lo que hay que  ponerse a reflexionar “sobre lo que esta situación nos está enseñando”.

Dos de esas enseñanzas son “aprender a cuidarnos mejor, y a ayudarnos mejor, incluso en el distanciamiento físico, para que éste no signifique un distanciamiento emocional ni mucho menos, sino al contrario, es cuando necesitamos mayor solidaridad e involucramiento de todos en la educación, para que dejemos de estar pensando en la pandemia y nos enfoquemos en otras cosas que nos van a ayudar cuando salgamos de esta situación”.

Te invitamos a revisar nuestro sitio especial IBERO COVID-19

Texto y foto: PEDRO /ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219