Huertos urbanos, solución a la vulnerabilidad alimentaría por COVID

Jue, 4 Jun 2020
Renata Rovelo, asistente de investigación del Instituto de Investigación Aplicada y Tecnología (InIAT) destaca que la producción doméstica de alimentos proporciona ahorros sustanciales para los hogares urbanos más pobres
  • El nuevo Huerto de la IBERO, José de Acosta S. J. (Cortesía).
  • Camas de cultivo (Cortesía).
  • Este espacio cuenta con 42 variedades de flores, hierbas y hortalizas (Cortesía).
  • (Este espacio se localiza entre las puertas 4 y 5 de la IBERO (Cortesía).
Por: 
Renata Rovelo, asistente de investigación del Instituto de Investigación Aplicada y Tecnología (InIAT) de la Universidad Iberoamericana

Decía Martín Caparros: “El hambre es la metáfora más violenta de la desigualdad”1. Y lo es. En México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018, el 22.6% de los hogares presenta inseguridad alimentaria moderada y severa, mientras que el 32.9% restante registra inseguridad leve 2. Es decir, 55.5% de la población padece de una forma u otra algún tipo de inseguridad alimentaría y se ve afectada por la triple carga de la malnutrición (desnutrición, carencias en micronutrientes y sobrepeso/obesidad)

¿Qué implicaciones tiene esto en el momento en el que México atraviesa por la pandemia del COVID-19? De acuerdo a Lina Pohl, representante de la FAO en México, “de no hacer frente ya al potencial incremento de la vulnerabilidad alimentaria a nivel nacional – entendida como la disminución aguda en el acceso a los alimentos – su impacto negativo sobre la nutrición, salud y bienestar marcarán el futuro de millones de familias en México […]”3.

En este contexto, expertos de todo el mundo voltean a ver a la agricultura urbana (AU) como una opción tangible para hacer frente a dicha crisis y mitigar la vulnerabilidad alimentaria que acecha a las ciudades. No obstante, ¿puede la agricultura urbana ser la solución a los problemas de inseguridad alimentaria y económica de los más pobres?

De acuerdo al International Growth Centre de la London School of Economics (LSE), la producción doméstica de alimentos tiene el potencial de proporcionar ahorros sustanciales para los hogares urbanos más pobres —que generalmente gastan hasta el 80% de sus ingresos en alimentos—, con la ventaja adicional de la diversificación de la dieta y una mejor nutrición. Asimismo, puede proveer a las familias de ingresos adicionales si venden el excedente de su producción en mercados locales.

Aunado a lo anterior, el estudio de la LSE menciona que la agricultura urbana tiene el potencial de mejorar la resiliencia de una comunidad en una crisis de mercado —como la que ha desatado la pandemia de coronavirus en el mundo, alterando las cadenas de suministro, eliminando las fuentes de ingreso de millones de personas y presentándose un aumento de más del ciento por ciento el precio de ciertos alimentos en algunos países—. Además, las interrupciones en el comercio y distribución de alimentos durante la crisis, han resaltado el valor de las cadenas de suministro cortas y locales, al requerir de menor tiempo de transporte y menor costo de almacenamiento y refrigeración.

No obstante, aún existen importantes retos por vencer para que la agricultura urbana pueda posicionarse como una solución tangible a los ojos de las instituciones. El hecho de que la AU caiga entre el espectro urbano-rural, la orilla a ser una actividad poco reconocida y poco regulada, que recibe poco —o nulo— apoyo público. En este sentido, para que el potencial de la AU como una solución viable a la inseguridad alimentaría derivada del COVID-19 pueda demostrarse —y explotarse—, primero deberá de ser reconocida como una actividad legitima y efectiva.

En el huerto José de Acosta S. J. de la Universidad Iberoamericana, buscaremos dar difusión y solución a este tipo de retos, y continuaremos demostrando el potencial que espacios como este pueden tener en los más vulnerables. Más aún, al haber sido seleccionados por la convocatoria de proyectos de investigación 'IBERO frente al COVID-19', pronto estaremos presentando avances en el proyecto Diseño y difusión de huertos familiares de bajo costo dedicados a promover la suficiencia alimentaria y la inmunonutrición ante situaciones de contingencia sanitaria.

Te invitamos a revisar nuestro sitio especial IBERO COVID-19

Referencias:

1Caparrós, M. (2015). El hambre. Barcelona: Anagrama

2 I., S., & I. (2018). Encuesta Nacional de Salud y Nutrición: Presentación de Resultados (Rep.). Instituto Nacional de Eatadistica y Geografía.

3 N. (Ed.). (2020). Agencias de la ONU llaman a hacer frente a vulnerabilidad alimentaria en México. http://www.onu.org.mx/agencias-de-la-onu-llaman-a-hacer-frente-a-vulnerabilidad-alimentaria-en-mexico/

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219