Presentan Índice de Mejora Docente IBERO e Indicador de Rendimiento Ibero

Lun, 7 Jun 2021
La Mtra. Sylvia Schmelkes del Valle, vicerrectora académica, hizo la presentación de ambas herramientas de medición
El objetivo es evaluar la docencia en la IBERO y buscar la mejora continua y la innovación de la enseñanza-aprendizaje
  • La Mtra. Sylvia Schmelkes del Valle, vicerrectora académica, presentó el Índice de la Mejora Docente IBERO y el Indicador de Rendimiento Ibero.

La Mtra. Sylvia Schmelkes del Valle, vicerrectora académica de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, presentó el Índice de la Mejora Docente IBERO (IMDI) y el Indicador de Rendimiento Ibero (IRI).

Explicó que el IMDI y el IRI son parte del modelo de evaluación Dialogremos, cuyo objetivo es evaluar la docencia en la IBERO, de manera integral, orientada al desarrollo, a la mejora continua y a la innovación de la práctica docente, esperando que cuando ésta mejore, impacte en los aprendizajes de las y los estudiantes.

Esta evaluación de naturaleza formativa, que pretende brindarle a cada maestro/a información necesaria para que mejore su práctica docente, tiene siete dimensiones -que son las que evalúa y que son parte del modelo ignaciano de docencia-: Planeación, Estrategias de enseñanza, Ambiente de aprendizaje, Evaluación del aprendizaje, Competencias profesionales, Ética y valores, y Compromiso social.

Todas las dimensiones son evaluadas, pero las primeras cinco se toman en consideración para dar cuenta de ello en el indicador y en el índice, de los cuales no forman parte las últimas dos dimensiones, porque son más bien aspiracionales y, “todavía no podemos esperar que los profesores las tengan claramente instaladas. No obstante, forman parte del modelo educativo de la IBERO y con el tiempo poco a poco irán formando parte también de los índices”.

La evaluación tiene diez instrumentos diferenciados, de acuerdo con la modalidad de la docencia, con lo que se reconoce que existen diferencias en la forma de desarrollar la docencia en la IBERO que deben ser consideradas para la evaluación, pues “no es lo mismo dar un laboratorio que un taller, que una clase teórica, que una clase por asesoría”.

Índice de la Mejora Docente IBERO e Indicador de Rendimiento Ibero

En conjunto, el Índice de la Mejora Docente IBERO (IMDI) y el Indicador de Rendimiento Ibero (IRI), como parte de Dialogremos, retroalimentan a los profesores y profesoras, les permiten identificar fortalezas y áreas de oportunidad para cada una de las dimensiones que se evalúan, y buscan focalizar los esfuerzos de mejora y el fortalecimiento de la docencia.

“En este momento, el principal insumo de estos índices es el instrumento de Apreciación Estudiantil; sin embargo, con el tiempo se piensan introducir los otros elementos del modelo Dialogremos como, por ejemplo, la Autoevaluación Docente”.

El Índice de la Mejora Docente IBERO proporciona información sobre los resultados de la docencia en dos periodos, es decir, compara dos periodos de docencia, la Primavera con el Otoño, o el Otoño con la siguiente Primavera.

Está integrado por dos indicadores: un indicador de rendimiento, que es una medida de consistencia de los resultados de cada uno de los periodos, que permite valorar la docencia en función de las dimensiones evaluadas; y un indicador de crecimiento, que indica el comportamiento de los resultados entre un periodo y el otro periodo, es decir, si los puntajes que se obtienen en los dos periodos se mantuvieron iguales, si aumentó en el segundo periodo o si disminuyó en el segundo periodo.

“El principal propósito del IMDI es comparar los resultados de dos periodos, con el fin de identificar en qué dimensiones ha habido mejora, cuáles permanecen constantes y cuáles se requieren fortalecer si acaso ha habido una disminución”.

Adicionalmente, al final de cada periodo se puede consultar el Indicador de Rendimiento Ibero, un indicador estático que se refiere a ese periodo nada más. Esta información busca retroalimentar de manera global y detallada los resultados de un periodo para cada una de las dimensiones evaluadas, y permitirá al profesor/a tener un  panorama general de su desempeño.

Respecto de los reportes que reciben las y los profesores, la Vicerrectora dijo que reciben un reporte sobre las cinco dimensiones que se evalúan, además de un resultado global en cada uno de esos reportes. Entonces, cada docente va a recibir tantos reportes como modalidades de asignatura y niveles que imparta. Por ejemplo, si un profesor/a da clases en dos modalidades de licenciatura y en una modalidad de posgrado, recibirá tres reportes en cada periodo.

Asimismo, cada docente podrá contar con ambos reportes, es decir, con el del IMDI y con el del IRI, siempre y cuando se cumplan los criterios establecidos. Estos criterios son, en el caso de los dos indicadores, que el porcentaje de participación del alumnado sea de al menos 80% para licenciatura, 70% para carreras de Técnico Superior Universitario (TSU) y 60% para posgrado. “Por eso es tan importante insistir a los estudiantes que respondan el instrumento de Apreciación Estudiantil, porque de esto depende si se van a poder considerar o no estas evaluaciones”.

Y específicamente, para el Índice de la Mejora Docente IBERO, se necesita contar con docencia en dos periodos, para que se puedan comparar; se necesita que las asignaturas impartidas correspondan a la misma modalidad, es decir, que sea un curso teórico en los dos casos, un curso teórico práctico, un laboratorio, etcétera; y también se necesita que estas asignaturas correspondan al mismo nivel educativo. “Si se da una clase en licenciatura y otra clase en posgrado, por ejemplo, eso no se podrá comparar y no dará lugar a la elaboración de este índice”.

Los coordinadores y coordinadoras tendrán disponible para su consulta los concentrados de la información del IMDI  y del IRI del personal docente de su coordinación, con el fin de brindarles los apoyos necesarios. También hay versiones descargables disponibles para docentes y para las autoridades educativas.

El Indicador de Rendimiento Ibero está conformado por cuatro niveles: Destacado, Competente, Aceptable e Insuficiente. El ‘Destacado’ denota a un docente que obtiene resultados que muestran un rendimiento sobresaliente en la mayoría de las dimensiones evaluadas; un/a docente ‘Competente’ es aquel que tiene las habilidades y conocimientos necesarios para desempeñar la docencia.

Cuando tiene la categoría de ‘Aceptable’ se trata de un desempeño donde un docente tiene las competencias necesarias para desarrollar su docencia, pero necesita mejorar en diversas dimensiones; y la categoría de ‘Insuficiente’ se refiere a una o un docente que obtiene resultados que no han llegado al nivel mínimo esperado para la docencia en la IBERO.

El Índice de la Mejora Docente IBERO está integrado por estos indicadores de rendimiento acabados de mencionar y por los indicadores de crecimiento, de los que para cada nivel existen tres categorías, que permiten identificar mejora, estabilidad o baja en los resultados de cada dimensión de la docencia evaluada.

Por ejemplo, un maestro puede ser ‘destacado’, pero cuando se le compara entre periodos, puede progresar, puede perseverar en el mismo nivel o puede aminorar en ese nivel. Un maestro ‘competente’, cuando se comparan los dos periodos, puede mejorar, puede ser constante o puede disminuir. Un docente ‘aceptable’, cuando se comparan los dos periodos, puede superarse respecto del periodo anterior, puede permanecer o puede decrecer. Y en el caso del ‘insuficiente’, esta categoría no aplica.

Como se pudo observar, para cada uno de los niveles la categoría de crecimiento tiene un nombre distinto, de tal manera que se pueda identificar exactamente cuál es la combinación que tiene cada docente entre el rendimiento y la mejora, o el cambio.

Cada combinación del IMDI ofrece una dictaminación sobre la docencia, es decir, una etiqueta. Por ejemplo, si un docente es destacado y progresa, eso se considerará muy buena docencia; lo mismo si es destacado y persevera, porque si ya tiene una calificación muy alta es muy probable que tenga poco margen de mejora; en cambio, si aminora, ya pasa a la categoría de buena docencia”.

Un docente competente que mejora, se considera como un buen docente; si es constante en ser competente, igual se considera que es una buena docencia; pero si disminuye, entonces pasa a la categoría de docencia aceptable. Si tiene rendimiento aceptable y muestra mejora, entonces tiene una docencia aceptable; igual si muestra una permanencia en esa categoría; pero si decrece, pasa a tener una categoría de docencia aceptable en riesgo. Y si es insuficiente, el índice de crecimiento no aplica, porque se considera que su docencia está por debajo de lo aceptable.

Los reportes que se entregan a las y los docentes tienen varias utilidades: conocer su práctica docente; identificar las áreas de oportunidad en las que requieren mejorar, innovar o que requieren fortalecer; reconocer las fortalezas que es conveniente continuar incrementando; visualizar líneas de acción para la mejora y el fortalecimiento de la práctica docente; “y desde luego, que el reporte abre espacios para la reflexión individual y también para la reflexión conjunta en grupos de docentes sobre la práctica docente”.

Por otra parte, este conjunto de reportes permite a los y las coordinadoras identificar las dimensiones de la docencia que se requieren reforzar en la coordinación, indica cómo se debe de apoyar a los docentes que requieren acompañamiento y les permite reconocer a aquellos docentes que podrían compartir experiencias y buenas prácticas con sus pares.

Los resultados tendrán además algunas implicaciones académicas, que en su momento serán publicadas mediante comunicados oficiales. Los reportes para el IMDI y el IRI correspondientes a los dos periodos del 2020 ya están disponibles para su consulta, en: https://dialogremos.ibero.mx/. Para cualquier duda o problema, escribir a: dialogremos@ibero.mx.

El diseño del IMDI y del IRI, puntualizó la Mtra. Schmelkes, fue desarrollado por el equipo Dialogremos, con la orientación y el acompañamiento de dos consejos: el Consejo Consultivo Dialogremos, conformado por actores internos a la Universidad, entre ellos, autoridades y docentes;  y un Consejo Asesor de Evaluación Educativa, integrado por docentes y expertos en evaluación educativa nacionales y extranjeros. El proceso incluyó una revisión teórica y la puesta en marcha de distintos modelos de análisis, para terminar con uno, que fue el que se aplicó para poder desarrollar estos índices.

  • Nota relacionada:

"Hay que reinventar el rol del docente", considera Rector de la IBERO

PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219