Académico de la IBERO publica el libro ‘Ciencia de botepronto’

Mar, 5 Nov 2019
Para su autor, el Dr. Alfredo Sandoval, la difusión de botepronto no es una especie de filantropía científica, es una actividad necesaria para reaccionar de manera oportuna ante catástrofes naturales.
  • Portada del libro.
  • La Dra. Ivonne Lonna, la Dra. Dominique Brun y el Dr. Alfredo Sandoval, durante la presentación de 'Ciencia de botepronto'.
  • Dra. Dominique Brun Battistini, directora del Departamento de Física y Matemáticas.
  • Dra. Ivonne Lonna Olvera, académica del Departamento de Arte y diseñadora de 'Ciencia de botepronto'.
  • Dr. Alfredo Sandoval Villalbazo, divulgador científico y autor de 'Ciencia de botepronto'.

El doctor Alfredo Sandoval Villalbazo, docente e investigador del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, publicó el libro Ciencia de botepronto: divulgación científica coyuntural al servicio de la ciudadanía, editado por la Dirección de Publicaciones de esta institución académica.

En la presentación de este libro electrónico de descarga gratuita, realizada en el marco del ‘1er. Simposio de Divulgación de la Ciencia. Con la mirada puesta en grupos vulnerables’, la Dra. Dominique Brun Battistini, directora del Departamento de Física y Matemáticas, dijo que Ciencia de botepronto es un compendio de los artículos de divulgación científica que desde hace tres años publica el doctor Sandoval en el portal institucional de la IBERO.

Artículos en los que, destacó, algo que salta a la vista al leerlos es que no esgrimen argumentos de autoridad por el hecho de que su autor sea académico y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Por el contrario, Sandoval da cuenta de qué está pasando en el mundo de la ciencia, lo explica y da referencias, datos y gráficas.

Con estos textos que integran el libro, y los que sigue publicando en la web de la IBERO, el Doctor continúa desarrollando una labor social muy importante, hacer que la sociedad se acerque y entienda los conceptos científicos básicos y, sobre todo, aprenda a relacionarlos justo con lo que está pasando, con los nuevos descubrimientos, con catástrofes ecológicas, con terremotos. “De tal manera que esa comunicación con la sociedad que está allá afuera se vuelve más diáfana, más tranquila, más clara, acerca de los conceptos científicos”.

La Dra. Ivonne Lonna Olvera, académica del Departamento de Arte de la IBERO y quien hizo el diseño de Ciencia de botepronto, reconoció que la divulgación de la ciencia es muy importante, por lo que significa el descubrimiento de nuevas cosas, la ruptura de viejas ideas y la transformación del mundo y del universo.

En México, es fundamental difundir la ciencia, porque se requieren niños y jóvenes que le pierdan el miedo y el rechazo a la física y a las matemáticas, porque se requieren nuevos ingenieros e ingenieras, matemáticos y matemáticas, “que cambien nuestra realidad y la que viene en los próximos años.

“Cada una de las letras de las que ha escrito Alfredo en este libro están llenas de amor, para hacer comprender a los que no nos dedicamos a las ciencias, a descubrir el papel que tiene la física en el día a día. Algunos artículos acercan a concientizarnos del inminente daño que hemos hecho al planeta y lo que debemos exigir para frenar su deterioro. De ahí la importancia, o la urgencia, de que los pequeños se acerquen a la ciencia”.

Las palabras de Sandoval han tenido un alcance exponencial, al ser retomados sus artículos por otros medios, en radio, televisión, prensa escrita y revistas especializadas, donde el profesor de la IBERO ha usado su mirada crítica como físico para hacer del conocimiento de la sociedad diversos temas y acontecimientos científicos. Y ahora con este libro, en línea y de acceso gratuito, mantiene su compromiso de hacer al conocimiento, “accesible, democrático y con un fuerte compromiso social, para llevar a todos, las ciencias, sin discriminar”.

Difusión de la ciencia de botepronto, una actividad necesaria

La idea de titular a su libro Ciencia de botepronto surgió en el doctor Alfredo Sandoval Villalbazo a partir del juego de rugby, donde se encuentra reglamentado el llamado puntapié de botepronto.

Fiel al estilo que utiliza en sus artículos, compartió con quienes asistieron a la presentación de su obra que, “físicamente, este tipo de acción deportiva (el botepronto) consiste en realizar la patada al balón inmediatamente después de que éste rebota con el suelo”, lo que provoca que la pelota salga muy rápido, porque “la transferencia de impulso proporciona una gran velocidad al ovoide”.

Algo análogo puede darse en la divulgación científica, dijo, pues muchas noticias en el área de la ciencia pueden y deben ser compartidas a la sociedad de botepronto, o sea rápido, ante el interés de la gente por saber más sobre terremotos e inundaciones, por ejemplo, cuando estos acontecimientos acaban de suceder.

Sin embargo, “la difusión de botepronto no se limita a una especie de filantropía científica. Esta actividad es necesaria para reaccionar de manera oportuna ante cierto tipo de catástrofes naturales y ante acciones políticas vinculadas directamente relacionadas con la ciencia, como el retiro de los Estados Unidos de los Acuerdos de París contra el cambio climático”.

Por esa razón, desde el 2016 el académico del Departamento de Física y Matemáticas ha elaborado más de 120 artículos científicos y de botepronto, sobre temas coyunturales, “para apoyar a la ciudadanía con un soporte académico y con el sello IBERO”.

“El impacto que han tenido muchos de estos artículos, todos publicados oportunamente en el portal institucional, hizo posible la elaboración de este libro, el cual adicionalmente funciona como registro histórico de lo que ha venido ocurriendo con temas fundamentales como las emisiones de bióxido de carbono en el planeta y la evolución de indicadores referentes a la equidad de género en la ciencia”.

Ciencia de botepronto: divulgación científica coyuntural al servicio de la ciudadanía, se divide en tres grandes apartados:

I.             Modelos educativos, tecnología contemporánea, política científica y equidad en la ciencia.

II.            Contingencias naturales: física y sociedad.

III.           Astrofísica y astrobiología en el siglo XXI: ciencia y repercusiones sociales.

Aquí el libro completo:

Ciencia de botepronto: divulgación científica coyuntural al servicio de la ciudadanía

Nota relacionada:

Realizan en la IBERO el ‘1er. Simposio de Divulgación de la Ciencia’​

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219