#ANÁLISIS Andrés Manuel López Obrador y el ejemplo español

Jue, 26 Jul 2018
La sociedad debe hacer valer sus derechos y vigilar la actuación del gobierno, afirma académico de la IBERO
  • Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente de la República (Tomada de Omnia Cuauhtémoc).
Por: 
Mtro. Abraham Isaac Vergara Contreras*

A días de haberse llevado las elecciones en México y Andrés Manuel López Obrador como virtual ganador, con el 53% de los votos, desde España se ha puesto el ejemplo para combatir la corrupción. Los gobernantes han actuado, el Congreso ha alzado la voz y ha hecho valer los derechos de sus representados, vox populi vox dei, la voz del pueblo es la voz de Dios.

Importante mencionar que en el ADN de los políticos se encuentra la siempre presente voluntad unipersonal y deseo de poder, esto es, ocupar el puesto olvidando algunos de los intereses de la gente; muestran su apetito por poder sin importar qué pase a su alrededor (caso Puigdemont y sus aliados en la hermosa Cataluña).

Ahora toca el turno al socialista Pedro Sánchez, quien el pasado 2 de junio prometió lealtad al Rey y se convirtió en el presidente del gobierno español, ‘echando a la calle al conservador Mariano Rajoy’.

La promesa principal del nuevo presidente es llamar a elecciones, ojalá en España sí funcione su democracia y no se encuentren artilugios baratos para aplazar la elección popular.

¿Cuál es la enseñanza que deja España? El expresidente Rajoy, con culpa o sin culpa, dejó su posición por la detección de actos de corrupción, ha abandonado todo, ya sea por dignidad o por negociación, y se retira totalmente de lo político. Lo rescatable es que al otro lado del charco la ilegalidad tiene consecuencia, tal vez sea la punta del iceberg de una trama de contratos y malversación de fondos.

En México, el presidente virtualmente electo habla de abatir la corrupción, pero en su equipo y en el próximo Congreso se observan nombres y apellidos que han desfalcado al pueblo, desde Odebrecht, la estafa maestra y hasta la poca observancia de las autoridades a los gastos que se realizaron en campaña.

Estos equipos, por estar a la moda de las ‘alineaciones’, se perfilan al Congreso, y más que una representación del pueblo parece el Arca de Noé o el escondite de Alí Babá. Como siempre, la mayoría de los políticos olvida el bienestar social.

Demagogia y más demagogia, prometiendo con el ejemplo, amenazando a los que se van o ignorando los casos de desvíos desde la función pública; el poder por el poder en su máxima expresión.

Resulta que tenemos a los políticos más ‘limpios’ y honestos. En sus manos tuvieron la desaparición del fuero, pero claro está no se pusieron de acuerdo, la culpa de unos a otros, pero los negocios siguen haciéndose en el semestre de Hidalgo. Comienza el ciclo de alianzas para protegerse ante la llegada del ‘inmaculado’ a la silla presidencial o, en algunos casos, a las curules del Congreso.

Basta de protección, son más los que día a día trabajan buscando que su familia tenga un mejor presente; una verdadera transformación está por venir, no es la del iluminado, tampoco del insulting o la del ‘mocha manos’, ni mucho menos del ‘yo mero’; es nuestra oportunidad de crear una sociedad que haga valer sus derechos y que cumpla con sus obligaciones, dejar a papá gobierno y ser asistencialistas unos con otros, dejar de aplaudir promesas y generar soluciones.

Sigamos el ejemplo de la madre patria, no sólo los Borges ni los Duartes deben de ser los detenidos. Todo aquél que haya desviado recursos en su beneficio sea poquito (como el clásico) o sea mucho (como en una elección), que el Estado de derecho se cumpla, que se acaben los privilegios, ya no más pseudoaristocracia disfrazada del bien del pueblo; que cumplan con sus deberes, que paguen por sus hechos y que otorguen y generen las condiciones para que México crezca como se merece.

*Mtro. Abraham Isaac Vergara Contreras es coordinador de las licenciaturas en Finanzas y en Contaduría y Gestión Empresarial

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219