Celebración de San Ignacio: Rector pide ser apóstoles para transformar el mundo

Vie, 16 Ago 2019
El Mtro. David Fernández Dávalos S.J., encabezó la Celebración Eucarística Conmemorativa de San Ignacio de Loyola
  • Celebración Eucarística Conmemorativa de San Ignacio de Loyola (Alberto Hernández/ IBERO).
  • El Mtro. David Fernández Dávalos S.J., encabezó la Celebración Eucarística (Alberto Hernández/ IBERO).
  • Jóvenes graduados del programa de Liderazgo Ignaciano (Alberto Hernández/ IBERO).
  • La ceremonia se llevó a cabo en el auditorio José Sánchez Villaseñor ante más de 500 personas (Alberto Hernández/ IBERO).

El Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México-Tijuana, el Mtro. David Fernández Dávalos S.J., exhortó a los asistentes a la Celebración Eucarística Conmemorativa de San Ignacio de Loyola a ser apóstoles para transformar el mundo.   

“Nuestra vocación, nuestra espiritualidad es ser apóstoles en el mundo real con todo y sus ambigüedades y contradicciones. No pide (Jesús) a los apóstoles que se salgan del mundo, sino que lo transformen, eso nos pide a nosotros también”, dijo el Rector.

Durante la homilía que tuvo lugar en el auditorio José Sánchez Villaseñor, el Padre Jesuita dijo que en la vida de la comunidad universitaria se tiene que estar alerta contra el engaño del mundo, así como ante el autoengaño, pues alertó que la lucha de fondo está entre “la verdad que nos hace libres y la apariencia que esclaviza”.

Explicó que la lógica del poder y del autoengaño está entre las opciones fundamentales desde donde se puede conducir la vida, pero que está motivada por el deseo del éxito personal, de poseer bienes en abundancia y de estar por encima de los demás.

En este sentido, los componentes centrales son tener poder, prestigio, imagen y éxito individual, lo cual no es arbitrario, pues surge de la convivencia que impone el estilo de vida actual y proviene del funcionamiento de las estructuras de la sociedad; a la base de la lógica centrada en el poder y el tener existen reivindicaciones y derechos legítimos de todo ser humano que no podemos dejar de lado, pero cuando estas justificadas aspiraciones se exacerban, guían la vida, rebasan los requerimientos indispensables mínimos y se convierten en el único anhelo, entonces corrompen la libertad y la humanidad. Pervierten el orden social y es lo que estamos atestiguando”, dijo Fernández Dávalos.

Mencionó que esta lógica de vida en un nivel personal conduce a un estado permanente de insatisfacción, inestabilidad y confusión. Mientras que en el nivel social y estructural lleva a la guerra de “todos contra todos” y a aprovecharse “los unos de los otros” para tener más prestigio, poder, ascendencia y riqueza.

Espiritualidad Ignaciana

Recordó que para San Ignacio lo que hace posible el mal en el mundo es el deseo de poder, de riqueza y prestigio frente a los demás.

“Si tengo poder y riqueza como algo que se me ha dado, tengo la responsabilidad concomitante de usarlos en la lógica del servicio, de la construcción de la fraternidad. De suerte que más vale aceptar con realismo los riesgos que conlleva la posesión de poder o riquezas y enfrentarlos en lugar de quedarse pasmados a merced de la dinámica. Es lo que Jesús pedía a Dios para sus discípulos, estar en el mundo sin sucumbir al engaño”, agregó.

El Rector recordó que Jesús rechazó tentaciones, corrió riesgos y los superó. Pero siempre puso por delante la misión del reino. En ese sentido, invitó a los presentes a esforzarse por orientar la vida desde los valores del evangelio para realizar la misión que se tiene encomendada.

La celebración a San Ignacio coincidió con las “X Jornadas AUSJAL”, que tienen un amplio programa de actividades para recordar que la IBERO es parte de un amplio colectivo que se ha propuesto incidir y servir a la región de América Latina desde los valores de la fe, la justicia y la reconciliación.

También coincidió con la graduación de los jóvenes que participaron en el Programa de Liderazgo Ignaciano latinoamericano y quienes se han preparado para servir a la comunidad desde la espiritualidad que heredó San Ignacio de Loyola.

 

Valentina González/ICM 

 

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219