COVID-19: Académica comparte técnicas para autorregular el estrés

Mar, 5 Mayo 2020
La Mtra. Emiliana Rodríguez, docente de la Especialidad en Educación Socioemocional, indica cómo generar recursos internos para enfrentar el estrés
  • Una persona experimenta estrés cuando siente que las demandas y retos que tiene exceden sus recursos personales y sociales (Pixabay).

Ya que una situación compleja como la que se vive actualmente con la pandemia del coronavirus genera estrés, conviene saber qué es el estrés, cuáles son sus causas y cómo se puede aprender a regularlo, sugirió la maestra Emiliana Rodríguez, académica de la Especialidad en Educación Socioemocional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Al tratar el tema ‘Herramientas para la autorregulación del estrés y la ansiedad’, dijo que el estrés es una respuesta natural que tienen los seres humanos (y animales) cuando están frente a un reto, ante el cual, el sistema nervioso lanza una señal de alerta para que el cuerpo se prepare para reaccionar y hacer frente a esa amenaza.

En los humanos, se dice que una persona experimenta estrés cuando siente que las demandas y retos que tiene exceden sus recursos personales y sociales para hacerles frente. Con el COVID-19, algunas personas sienten como retos, el tener que ayudarles a los hijos e hijas a aprender en casa (en sus clases en línea) y no saber qué va a pasar con su trabajo.

Y si bien, ponerse en estado de alerta ante una amenaza ayuda a sobrevivir, el estrés se torna un problema cuando se vuelve sostenido en el tiempo e impide regresar a un estado de balance. Un ejemplo es, cuando se quiere dormir y no se puede, “porque te sientes constantemente amenazado”.

Aunque ciertamente es algo real que la crisis actual “ha levantado muchas banderas rojas” y la gente tiene miedo, a veces las mentes de las personas les dan vueltas innecesarias, señaló la Mtra. Rodríguez.

Por supuesto que el coronavirus es un problema con el cual se debe lidiar, pero estarle dando vueltas a este asunto genera un estrés innecesario que, de hecho, agota y lastima más. Por eso, resultará ser un gran avance identificar esa mente agitada que involuntaria y constantemente le da vueltas a pensamientos que no están resolviendo la situación.

Cómo autorregular el estrés

La buena noticia es que es posible trabajar con el estrés, si se realiza un entrenamiento interno que aumente los recursos personales, para por ejemplo en este momento, hacer mejor frente a la demanda generada por el COVID-19.

Para tal efecto, la docente de la IBERO propone trabajar con la mente y con las emociones. Un primer paso es tener una pausa “que nos ayude a recobrar una dimensión de calma. Y esto lo podemos hacer entrenando nuestra atención”.

Con la atención, una persona puede dirigir toda su conciencia y sentidos hacia un estímulo, que a veces son los pensamientos recurrentes, y entonces se les alimenta. Pero también se pude dirigir esa conciencia a otros lados, por ejemplo, “podemos dirigirla a nuestro cuerpo y aprender a calmarnos”.

La conciencia, tiene que ver con las herramientas que ayudan a tener una mente más clara, mayor perspectiva, a reenmarcar la situación para poder aprender de ella.

Usar la conciencia también permite cultivar mejores relaciones, al “incrementar lo que llamamos la bondad; hacia nosotros mismos, hacia las personas que nos rodean, hacia todos los que estamos compartiendo esta situación”.

Finalmente, hay que tener un sentido de dirección claro, y recordar siempre que, ante todo, lo que se necesita cultivar es el bienestar; porque, “si no tenemos nosotros bienestar, no lo podemos dar a los demás”. En este sentido, cabe tener presente que en todo el estrés que genera la actual situación educativa, lo importante es que “estamos educando para el bienestar”.

Como los seres humanos tienen el poder de dirigir su atención a los diferentes campos sensoriales y al espacio de la mente, “cuando tenemos estos pensamientos recurrentes que no nos ayudan, podemos dirigir nuestra atención voluntariamente hacia otro lado”.

Para ello, recomendó, hacer pausas constantes a lo largo del día, para dirigir la atención de todos los pensamientos a las sensaciones del cuerpo (por ejemplo, al área del abdomen), pues se sabe que al hacer presentes en la mente las sensaciones del cuerpo, se logra hacer descansar a la atención y a la mente.

Cuando se descansa la atención en las sensaciones del cuerpo, los pensamientos compulsivos se dejan pasar, lo que reduce la agitación, porque la mente se va tranquilizando; y al volverse más calma y clara la mente, ésta permite ver la situación de estrés con mayor perspectiva.

Por ser el COVID una situación de gran demanda, la maestra Emiliana Rodríguez reconoció que es normal estar estresado. Y aunque el estrés tiene implicaciones en el cuerpo, es muy importante no rechazarlo y no pensar yo no debería estar estresado, todo está bien, todo está en calma; porque cuando se rechaza el estrés, éste aumenta.

Al ser normal que se esté estresado, lo que se puede hacer es “desarrollar más herramientas para, por un lado, dejar ir el rechazo, aceptar lo que nos está pasando”; y cuando se logra hacer esto, el estrés incluso puede enseñarle muchas cosas a las personas.

La webinar

‘Herramientas para la autorregulación del estrés y la ansiedad’ fue el tema con el cual la Mtra. Rodríguez tomó parte en la webinar ‘Herramientas para la construcción de bienestar emocional y académico’, organizada por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, a través de su Departamento de Educación, su Especialidad en Educación Socioemocional y su Centro de Atención Estudiantil Universitaria (CAEU).

Te invitamos a revisar nuestro sitio especial IBERO COVID-19

Texto: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219