Donan grabados de los siglos XVIII y XIX a biblioteca de la IBERO

Mié, 12 Jun 2019
Pertenecieron al célebre historiador potosino Alejandro Espinosa y Pitman
  • Una de las placas de la donación que la Familia Espinosa Herrán hizo a la IBERO.
  • Miembros de la Familia Espinosa Herrán, los donantes.
  • El Rector, Mtro. David Fernández, agradeció con hondura la generosidad de la Familia.
  • El Sr. Alejandro Espinosa Herrán dio una breve semblanza de su padre, Don Alejandro Espinosa y Pitman.
  • Las placas y sus grabados son de los siglos XVIII y XIX.
  • La Mtra. Teresa Matabuena, directora de la BFXC, dijo que la colección de grabados recibida pone a la Biblioteca en contacto directo con obras de arte.
  • El Sr. Alejandro Espinosa y el Mtro. David Fernández firmaron el contrato de donación.
  • El Lic. Jorge Alfredo Ruíz del Río Escalante, Notario Público No. 168 de la Ciudad de México, dio fe del acto jurídico.
  • Los grabados son formas de aproximarse a la religión por medio de las imágenes.
  • Asistentes a la firma del convenio de donación, realizada en la Sala del Senado de la Rectoría.

Una colección de grabados de los siglos XVIII y XIX que pertenecieron al célebre historiador potosino Don Alejandro Espinosa y Pitman fue donada a la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero (BFXC) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

La propiedad de la colección, denominada ‘Alejandro Espinosa y Pitman’, fue transmitida a título gratuito a la IBERO por parte de miembros de la familia Espinosa Herrán, en un acto protocolario llevado a cabo en la Rectoría de la Universidad, donde se realizó la firma de donación.

La Mtra. Teresa Matabuena Peláez, directora de la BFXC, dijo que la colección de grabados recibida (conformada por mil 400 grabados y 80 placas de grabado) pone a la Biblioteca en contacto directo con obras de arte; y al estar enriquecida con las placas originales, permite conocer la técnica de reproducción, experimentarla y volver a hacer los grabados.

Ahora que se encuentra en la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero, “la colección reunida a lo largo de muchos años por Don Alejandro, gracias a la generosidad de sus hijos, podrá ser compartida, admirada y estudiada por investigadores e interesados en el tema; y acercará al público no sólo a los grabados, sino también a los gustos, pasiones y valores de artistas y consumidores de esas estampas en las épocas en que fueron realizados”.

Por su temática, la mayoría de los ejemplares de la colección acercarán a quienes la conozcan, a las devociones, a las formas de interpretar y de aproximarse a la religión por medio de las imágenes; así como al campo de la ilustración editorial.

“Quizás el punto más importante de una colección es cuando el coleccionista la comparte, cuando comunica su pasión con el amigo, al enseñársela al público por medio de una exhibición, al prestársela a una investigación para que la haga su objeto de estudio. Esta pasión del coleccionista ahora podrá ser compartida gracias a la Biblioteca, que pondrá los grabados, el tórculo y las placas en manos de los investigadores y estudiosos, para aprovecharse y aprovechar la pasión de Don Alejandro y la generosidad de su familia”.

Finalmente, la Mtra. Matabuena dio gracias a la familia Espinosa Herrán por “el elogio que nos hacen al haber confiado en nosotros para depositar su colección, que con gusto y pasión reunió su padre, Don Alejandro Espinosa y Pitman”.

El Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, Maestro David Fernández Dávalos, S.J., también agradeció, sinceramente y con mucha hondura, la generosidad de la Familia, por la donación hecha a esta casa de estudios. “Sin duda esta colección de grabados, con el tórculo, vienen a enriquecer los acervos de nuestra Biblioteca, y significan también una oportunidad de una vertiente de investigación, de análisis y de difusión importante para nuestra Universidad”.

Tras considerar un honor el que hayan pensado en la IBERO para ser receptora de esta generosa donación, el Rector se comprometió, respecto de esta colección:

  1. A cuidarla. Protegerla y mantenerla en las mejores condiciones; que es lo menos que la Iberoamericana puede hacer.
  2. A ponerla a disposición y estudiarla. Para su investigación, por parte del público general y de los Departamentos de Arte, de Historia y de Ciencias Religiosas de la IBERO; así como de estudiantes y docentes de las licenciaturas y posgrados que se imparten en esta Universidad, que están conectados con la temática, técnica y obra donada.
  3. A difundirla. En los distintos medios de comunicación que tiene la Universidad Iberoamericana.

Sobre Don Alejandro Espinosa y Pitman

A nombre de su familia, el Sr. Alejandro Espinosa Herrán agradeció a la IBERO, a su Rector y a todos sus colaboradores, el haber recibido la colección de su padre con interés, entusiasmo y cariño; para resguardarla, estudiarla y difundirla.

Y al dar una breve semblanza de su padre, Don Alejandro Espinosa y Pitman, dijo que fue un hombre de formación humanista, amante de la vida, de las artes y coleccionista innato.

Inició sus estudios en San Luis Potosí; y luego los continuó en el Colegio San Luis Gonzaga de París, Francia, aprovechando el viaje que hizo su madre para recibir la Medalla Pro Ecclesia et Pontifice, por su labor apostólica durante el conflicto cristero.

En Montreal, Canadá, terminó el equivalente a preparatoria en un colegio jesuita. Regresó a San Luis Potosí y de ahí se trasladó a la Ciudad de México para continuar con su formación en humanidades, donde hizo contacto con Padres de la Compañía de Jesús.

Estudió filosofía, escribió sobre la historia de San Luis Potosí, se hizo miembro de la Academia de Historia Potosina y publicó varios libros sobre acontecimientos y personajes potosinos.

Empezó su colección de grabados entre 1945 y 1950, que en una primera etapa buscaba en los que aparecían impresos en las famosas novenas. Después comenzó a buscar placas de cobre; hasta llegar a juntar la colección donada a la IBERO.

Hombre acucioso y ordenado, tuvo tal entusiasmo por el grabado, que incursionó en el grabado en madera. Y cuando quiso darle una utilidad a su colección, se compró un tórculo viejo, investigó qué papel era el mejor y qué tintas reflejaban mejor las de los grabados antiguos, y se puso a hacer impresiones. “Creo que todos sus hijos y amigos contamos con aquellas primeras impresiones”.

En cuanto a esos grabados de su padre donados a la Universidad Iberoamericana, el señor Alejandro Espinosa dijo: “Esta colección se mantuvo unida y completa desde su fallecimiento. Nunca se quiso dividir; creemos que esa era su voluntad. Y de ahí la iniciativa, apoyada por todos sus hijos, de donarla a una institución que reflejara lo que fue su formación en la Compañía de Jesús. Ad maiorem Dei gloriam”.

Firma de la donación

La firma del contrato de donación de la colección ‘Alejandro Espinosa y Pitman’ se realizó en la Sala del Senado de la Rectoría de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

El documento fue firmado, por parte de la IBERO, por el Mtro. David Fernández Dávalos, Rector; y por parte de los donantes, por el Sr. Alejandro Espinosa Herrán, Sra. María Guadalupe de las Mercedes Espinosa Herrán, Sra. María Guadalupe Espinosa Herrán y Sra. María de la Cruz Espinosa Herrán.

Como testigos firmaron, por parte de la IBERO, la Mtra. Teresa Matabuena Peláez, directora de la BFXC; y por parte de los donantes, la Sra. Patricia Eugenia Vivanco de María y Campos, quien durante mucho tiempo tuvo a resguardo los bienes donados. El Lic. Jorge Alfredo Ruíz del Río Escalante, Notario Público No. 168 de la Ciudad de México, dio fe del acto jurídico.

Además de los mencionados, en la firma también estuvieron presentes, por parte de la IBERO: Mtro. Jorge Meza Aguilar, director general de Vinculación Universitaria; Mtra. Sonia Fernández Orozco, directora de Cooperación Académica; Dr. Alberto Soto Cortés, director del Departamento de Arte; y Mtra. Margarita Espino Castillo Barrón, jefa de la Oficina Jurídica. Y como invitados: Mtro. Luis Inclán Cienfuegos, Miguel Ángel Iturbe Zaldívar y Cristina Sánchez de la Vara.

Por parte de los donantes: Ana Victoria Galindo Lomelí, Juan Manuel González Olguín, Ana de la Fuente Espinosa, Sebastián Pizuto Espinosa, Eduardo Pizuto Espinosa y Ana Cristina Espinosa Galindo.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219