Egresado crea empresa de diseño estratégico e innovación en las organizaciones

Jue, 25 Jul 2019
Ángel Otero MacKinney, egresado de Ingeniería Biomédica en la IBERO, es uno de los fundadores de la empresa Ozmo que busca desarrollar capacidades de adaptación, así como crear cambios positivos
  • Ángel Otero y su equipo de Ozmo (Cortesía).
  • Ozmo empresa que se dedica al diseño estratégico e innovación (Cortesía).

Ángel Otero MacKinney, egresado de Ingeniería Biomédica en la IBERO, es uno de los fundadores de Ozmo, una empresa que se dedica al diseño estratégico e innovación que busca desarrollar capacidades de adaptación, así como crear cambios positivos y significativos en las organizaciones.  

El también académico de esta casa de estudios señaló que la empresa que dirige cuenta con dos líneas de servicio: la consultiva o de intervención, que consiste en entender el contexto de la empresa, sus objetivos y hacia dónde quiere ir de acuerdo a sus necesidades.  

La segunda es el modelo de agencia en donde se ejecutan proyectos de diseño de productos de investigación, en donde se aprovechan las capacidades de la empresa para cumplir objetivos. Generalmente, son proyectos más cortos que puede ir de las seis semanas hasta los tres o cuatro meses. 

“Trabajamos con los equipos de la empresa, el objetivo es habilitar sus capacidades. Es decir, nosotros no ejecutamos los proyectos, lo hacemos de la mano con los integrantes de la organización para habilitar capacidades en diseñado de producto, innovación corporativa, trasformación cultural, entre otras”, comentó Otero.  

El maestro en Gestión de la Innovación Tecnológica habló sobre la importancia de que las empresas comprendan la relevancia de no quedarse en una zona de confort, de retarse a sí mismos. De que comprendan que los modelos que los llevaron al éxito no siempre se van a quedar ahí, pues hay muchos ejemplos de empresas líderes en su industria que terminaron por ser irrelevantes.  

“No es necesario que la empresa esté en un momento grave o que identifique fácilmente carencias o áreas de oportunidad, sino que esté consciente de que en las industrias los cambios son cada vez más rápidos y se necesita una capacidad de respuesta, de generar adaptabilidad de la compañía. Eso es lo que hacemos, desarrollar capacidades que les permitan conducirse en este mundo tan cambiante de manera inteligente y formada”, dijo el emprendedor.  

El docente apuntó que cuando las empresas se dan cuenta de que sus procesos de cambio no se están llevando de manera eficiente, de que la incorporación de tecnologías no está siendo adecuada y que hay resistencias a cambios en el entorno que les generan ineficiencias o vulnerabilidades, es el momento ideal para desarrollar capacidades de adaptación, así como crear cambios positivos y significativos dentro de la empresa.  

Agregó que la tendencia en la banca y en las empresas financieras es adaptarse a los cambios del entorno. Mientras que en el sector de la tecnológica siempre hay esa prisa y necesidad, la cual es distinta a otras industrias. En los productos de consumo las necesidades pasan por diferenciarse de manera más clara de la competencia.  

Agregó que Ozmo está interesado en los proyectos sociales y de política pública. Nos interesa generar cambios significativos en la sociedad que nos lleven a diseñar futuros mejores, es nuestro objetivo como empresa.  

La historia de Ozmo 

Ozmo surgió a partir de una necesidad simple: los riesgos, los costos y los atrasos que generaban la falta de entendimiento y alineación de los proyectos de desarrollo de software.  

Ángel Otero y sus socios se dedicaban al desarrollo de programas y se dieron cuenta de que continuamente tenían problemas en la claridad entre lo que el cliente realmente necesitaba, lo que decía que requería, lo que se entendía que necesitaba y lo que se termina ejecutando en código.  

Así es como Ozmo surgió en respuesta a estas brechas, fallas o carencias en el entendimiento entre las distintas partes de un proyecto de software. Sin embargo, la empresa evolucionó, en poco tiempo, pues a lo largo del camino entendieron que lo que realmente les daba valor a sus clientes no era el producto, sino el proceso que llevaban a cabo para estar alineados con la necesidad real.  

“Entendimos que llevar a los clientes de la mano a un proceso de entendimiento tenía valor. En esas épocas estudiaba la Maestría en Diseño Estratégico e Innovación y junto con mis socios empezamos a trabajar sobre nociones de la disciplina en el diseño estratégico de manera lógica”, dijo el académico.   

Poco a poco integraron estas nociones y fundamentos a su práctica. Alrededor de año y medio después de arrancar la empresa, cuando se tuvo su primer proyecto consultivo grande con una agencia de gobierno, se tomó la decisión de dejar de perseguir el sector de desarrollo de software y poner más énfasis al proceso del diseño.  

Valentina González/ICM 

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219