Entregan Medalla Juan Bazdresch a la Mtra. Lucila Gómez

Vie, 4 Oct 2019
La académica del Área de Reflexión Universitaria lleva más de 40 años de impartir clases en la IBERO
  • La Mtra. Lucila Gómez fue condecorada con la Medalla Juan Bazdresch.
  • La Mtra. Gómez recibió la Medalla de manos de la Mtra. Sylvia Schmelkes, vicerrectora académica de la IBERO.
  • Dra. Mariana Sánchez Saldaña, directora de Servicios para la Formación Integral.
  • ‘Lucy’ hizo extensivo el reconocimiento a su familia, a sus maestros, a sus compañeros y a sus alumnos.

El Programa de Reflexión Universitaria de la Universidad iberoamericana Ciudad de México entregó la ‘Medalla Juan Bazdresch Parada’, a la docencia en la formación integral humanista, a la maestra Lucila Gómez Sahagún, “en atención a su trayectoria en la docencia, a sus aportaciones al Área de Reflexión Universitaria (ARU) y a la huella que ha dejado en sus estudiantes”, destacó la Dra. Mariana Sánchez Saldaña, directora de Servicios para la Formación Integral.

La Dra. Mónica Chávez Aviña, coordinadora del Programa de Reflexión Universitaria, mencionó que se reconoce a las y los docentes por su excelente desempeño, pero, aclaró, “hemos constatado que el docente que se compromete con sus alumnos no sólo sobresale por su calidad académica, sino que ha logrado dejar huella y un conocimiento significativo en las generaciones que le suceden”.

Reconocer al otro es agradecerle desde la reciprocidad que esa persona se ha donado y ha cuidado a los otros, y es asumir que cada historia de vida, lejos de centrarse en sí misma, se encuentra vinculada a las otras historias; porque el reconocimiento que se otorga es mutuo.

‘Lucy’ Gómez

Al hablar de la Mtra. Lucila Gómez, o 'Lucy’, como la conocen todos, destacó que entre sus cualidades personales están la fineza de su trato, su amabilidad, su inteligencia, su entusiasmo y su buen humor.

Licenciada y Maestra en Antropología Social, con estudios en etnohistoria sobre códices mexicanos y paleografía, Gómez Sahagún colaboró, en el inicio de su vida académica, con antropólogos eminentes como Ángel Palerm, Guillermo Bonfil y Arturo Warman. Su trabajo como investigadora se ha enfocado en comunidades campesinas, niños de la calle y sobre la relación entre alimentación y cultura, es decir, siempre se ha interesado por personas en situación de vulnerabilidad.

Ha ejercido la docencia en la IBERO desde 1971, primero, en el Departamento de Ciencias Sociales y Políticas; y desde el 2007, en el Programa de Reflexión Universitaria, donde imparte la materia ‘Justicia social y mundo contemporáneo’. Por parte de la IBERO, recibió en 2009 la Medalla al Mérito Universitario, y en el 2010 el Reconocimiento al Alto Desempeño Docente.

Durante la ceremonia de entrega de la Medalla Juan Bazdresch a Lucila, la Dra. Mariana Sánchez compartió algunos comentarios que los estudiantes de la maestra han hecho de ella en los instrumentos de evaluación, a través de los cuáles se puede conocer, en parte, quién es Gómez Sahagún.

Sobre su carácter humano, han dicho: ‘sin duda, es uno de los elementos más valiosos de la IBERO, no sólo por sus conocimientos y enseñanzas que transmite, sino por la calidad humana de persona que es’; ‘muy involucrada con nosotros, siempre nos preguntó cómo estábamos y buscaba una conexión real con los alumnos’; ‘es justa y coherente con las cosas que nos dice y con las cosas que hace’.

En cuanto a su práctica docente: ‘a pesar de que la materia es muy teórica, ella hizo que fuera muy práctica e interesante para nosotros, y nos hizo conscientes de la realidad en la que vivimos’; ‘se esfuerza en cada clase por promover un diálogo objetivo y reflexivo’; ‘hace que seamos críticos a la hora de analizar distintos temas y que podamos dar nuestro punto de vista y discutir’; ‘nos invita a reflexionar y a observar los distintos problemas sociales desde el punto de vista de nuestra carrera’.

De la huella que dejó en sus estudiantes: ‘me dejaste una reflexión constante’; ‘le doy gracias a Lucila porque despertó en mí interés por los conflictos que atraviesa el país, a reflexionar sobre nosotros y qué acciones podemos hacer para mejorar la situación actual’; ‘siento que me ayudó a reflexionar mucho sobre mi vida y a querer ayudar al prójimo’.

“Por esto, por todo esto, hemos decidido en el Programa de Reflexión Universitaria otorgar la Medalla Juan Bazdresch a nuestra querida profesora Lucila Gómez”, dijo Saldaña.

Formadora de los mejores para los demás

Luego de recibir la Medalla Juan Bazdresch de manos de la Mtra. Sylvia Schmelkes del Valle, vicerrectora académica de la IBERO, ‘Lucy’ Gómez hizo extensivo el reconocimiento a su familia, sus padres, sus hijos, sus hermanas Alma Rosa y Leticia, y su tío Julio; a sus maestros ausentes, Felipe Pardinas, Ángel Palerm y Carmen Viqueira; a los presentes, Helena Varela y María Luisa Crispín; a sus compañeros, Josefina Ceballos, ‘Martita’ Aceves y ‘Lucy’ Rubio; y a sus alumnos y alumnas, con quienes además del aula, compartió su amistad. “De todos ellos recibí sus consejos, su experiencia, su apoyo, su ayuda y su cariño”.

Mencionó especialmente a Guillermo Alfaro, quien en el 2007 le invitó a participar en el Área de Reflexión Universitaria. “Me pidió apoyo, porque un maestro no podía dar un curso. No había manera de negarme. Y así, con todo y mi miedo, comencé a dar la materia de Justicia social y mundo contemporáneo”.

“Mi materia me encantaba, y me encanta, porque es una invitación constante a reflexionar sobre la justicia, analizar problemas de pobreza, de política, de minorías, de derechos humanos, migración y globalización; que son parte de la problemática social que vivimos”.

Para la maestra Lucila, procurar que los alumnos piensen, conecten y reflexionen es un reto apasionante. A ella le gratifica escuchar distintas opiniones, distintos puntos de vista y distintos cuestionamientos.

Después de cursar un ‘Diplomado en docencia universitaria’, relató Lucila Gómez, comenzó sus clases ubicando a los alumnos en lo que es ARU; en su evolución, en revisar el Ideario y la Filosofía Educativa de la IBERO, y explicando cómo la pedagogía ignaciana es un sello de la Identidad de los jesuitas.

Agradecida por recibir la Medalla Juan Bazdresch, dijo que tratará de estar a la altura de este reconocimiento, y seguirá trabajando en algo tan importante, como es la tarea de formar a los mejores para los demás.

Esto, se vuelve un reto hoy en día, donde las generaciones cambian de un semestre a otro, “y donde nuestros desafíos en el aula se vuelven una constante que nos invita, día a día, a ser mejores profesores, mejores personas; en el afán de satisfacer las necesidades de los estudiantes desde esta pedagogía ignaciana, de la que orgullosamente formamos parte, y nos da las herramientas para lograrlo, escuchando y entendiendo el contexto del estudiante, con empatía y compromiso de nuestra parte”.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219