Esperanza, virtud esencial para evitar la desesperación durante el COVID-19

Vie, 17 Abr 2020
El acompañamiento espiritual permite a las personas sobreponerse a la incertidumbre y al miedo: P. Carlos Espinosa, S. J.
  • La esperanza es una virtud durante momentos críticos (Imagen: pixabay.com).

En plena pandemia del coronavirus es importante recordar que el acompañamiento espiritual es otra opción que tienen los seres humanos para lograr sobreponerse a la incertidumbre y miedo provocados por el COVID-19.

El Padre Carlos Espinosa García, S. J., capellán de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, comentó que en la religión católica, en particular desde la visión cristiana de la existencia (es decir, sobre el sentido de la vida), Jesucristo dejó con su proceder una serie de actitudes que, ahora, se pueden aplicar durante la presente contingencia.

Entre esas actitudes que Jesús de Nazaret tuvo, cuando Él vivió, se encuentran las virtudes teologales, que son: la fe, la esperanza y la caridad. La segunda de ellas, la esperanza, es la que en este período cabe poner en práctica, para que no se llegue a la desesperación y se pueda salir de esta situación, “sabiendo que el sentido de la vida cristiana tiene este tipo de momentos difíciles, por los que también pasaron las y los primeros cristianos”.

Habida cuenta de que la visión cristiana de la existencia es paradójica (por ejemplo, por declararse Hijo de Dios, Jesús fue condenado a muerte), “el cristianismo tiene un sentido de la vida donde acomoda todas estas adversidades con la esperanza”.

Esperanza que, abundó el Padre Espinosa, “es saber que Dios está con nosotros”; en el sentido de aquello que en vida dijo Jesucristo: Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo (Mt 28,16-20).

Entender todo esto es lo que permite la asistencia espiritual, que en tiempos del COVID-19 pone énfasis en la esperanza, y en la confianza que  hemos de tener como humanidad, puesto que estas cosas son temporales y pasarán como otras pandemias que se han tenido.

Cuando la esperanza le da a la gente esa seguridad, es también fe, y hace pasar a las personas a la caridad; ésta, entendida como solidaridad, la cual habría que poner en práctica en este momento específico de confinamiento social por el coronavirus, haciendo algo desde el aspecto económico por quienes menos tienen, sugirió el jesuita Carlos Espinosa.

En resumen, el sentido cristiano de la existencia, en la espiritualidad ignaciana, asume las incertidumbres, miedos, temores y contradicciones, como venidos del mal espíritu; y por otra parte, todo lo que es esperanza, actitudes positivas, etcétera, venidas del buen espíritu. Esto es lo que asertivamente debemos aplicar ante estas adversidades naturales.

Cualquier integrante de la Comunidad IBERO que deseé tener un acompañamiento espiritual puede recurrir al Padre Carlos Espinosa, capellán de la IBERO y colaborador de la Coordinación de Identidad y Misión de la Universidad, quien durante esta contingencia ofrece su apoyo, vía telefónica. Citas, al: 55 3725 4872.

Te invitamos a revisar nuestro sitio especial IBERO COVID-19

Texto: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219