Estudiantes de Liderazgo Ignaciano realizan campamento transformador

Mar, 25 Feb 2020
Un total de 34 alumnas y alumnos ponen en práctica el trabajo en equipo, la comunicación asertiva y la construcción de acuerdos
  • Fueron en total 34 alumnas y alumnos los que participaron en este campamento transformador (Coordinación de Identidad y Misión).
  • Los asistentes participaron en varias actividades (Coordinación de Identidad y Misión).
  • Los objetivos del campamento fueron fomentar el trabajo en equipo, la comunicación asertiva y la construcción de acuerdos (Coordinación de Identidad y Misión).
  • Los estudiantes mostraron su habilidad motriz al saltar la cuerda (Coordinación de Identidad y Misión).
  • La confianza en los 'otros' es parte importante de este campamento (Coordinación de Identidad y Misión).
  • Las actividades también se llevaron a cabo por la noche (Coordinación de Identidad y Misión).
  • El campamento forma parte de este Programa que busca formar liderazgos sensibles, capaces de trabajar en comunidad (Coordinación de Identidad y Misión).
  • De amarillo, Luis Gerardo Galvis, asistente en la Coordinación de Identidad y Misión (Coordinación de Identidad y Misión).
  • Además de la diversión, los estudiantes entendieron el valor del trabajo en equipo (Coordinación de Identidad y Misión).
  • Loa asistentes forman parte del Programa de Liderazgo Ignaciano Universitario Latinoamericano (PLIUL) (Coordinación de Identidad y Misión).

Campamento de Liderazgo para Transformar

En un mundo donde los espacios de la vida comunitaria se han vuelto frágiles, el trabajo en equipo, la comunicación asertiva, la construcción de acuerdos, la intención de avanzar y llegar todas y todos juntos, cobran una importancia relevante.

Treinta y cuatro alumnas y alumnos de diferentes licenciaturas de la IBERO CDMX, que forman parte del Programa de Liderazgo Ignaciano Universitario Latinoamericano (PLIUL), vivieron un campamento para poner en práctica esas habilidades y actitudes.

El campamento forma parte de este Programa que busca formar liderazgos sensibles, capaces de trabajar en comunidad para alcanzar objetivos comunes y transformar realidades que la libertad, la dignidad y la plenitud reclaman.

Compartimos la experiencia narrada por dos alumnas:

Este campamento fue un reto personal. Es increíble cómo dinámicas tan simples hicieron que me diera cuenta de cosas tan profundas y reales que nos suceden a todos día a día y que dejamos pasar... Es una forma increíble de ponerte a prueba y ver qué tan capaces somos de intentar algo mil veces sin rendirnos, de trabajar en equipo y apoyarnos y de hacernos sentir que no estamos solos… Un fracaso está lleno de enseñanzas, sólo es cuestión de verlo desde otro punto de vista.

Me di cuenta que no necesitas de algo material, como el teléfono, cuando estás rodeada de la gente correcta. Yo creo que desde que comenzó el campamento, la energía que se sintió fue increíble. Tengo muy presente una de las actividades, nos llevó muchísimo tiempo poder resolverla, y el hecho de ver la buena disposición, apoyo e iniciativa de los demás, me motivó a contribuir en lugar de darme por vencida. Justo en el instante en que todos lo logramos, gritamos y nos abrazamos de una manera inexplicable; sólo puedo decir que ha sido el sentimiento más sincero que he experimentado.

Muchas veces olvidamos disfrutar las cosas más sencillas al estar cegados por la rutina cotidiana. Este campamento sin duda me hizo cambiar la perspectiva y me siento muy agradecida de formar parte del PLIUL 2020 y de haber tenido la oportunidad de coincidir con gente tan extraordinaria. Sin duda es un evento que jamás voy a olvidar.

Daniela Diez de Bonilla Palma, alumna de Nutrición y Ciencias de los Alimentos

 

¿Alguna vez se han preguntado qué se siente abrazar al corazón? Quizá sea una pregunta que no llega a nuestra mente, una pregunta con respuestas diversas, una pregunta a la que no se le encuentra ni pies ni cabeza, sin embargo, ya encontré mi respuesta… abrace mi corazón en el momento que pisé aquel lugar. 

 La vida se encarga de brindarnos enseñanzas, de abrir nuestro panorama. Si algo pude aprender es que al final del camino siempre hay una luz, no importa que tan lejos nos sintamos para poder alcanzarla, está en nosotros avanzar, no dejarnos caer y sobretodo tener en mente que “en momentos de crisis, no se toman decisiones”.

Puedo decir con certeza que asistir a este campamento queda en la lista de las mejores experiencias de mi vida, llegué con la incertidumbre de no saber que me esperaba y terminé con un grato sabor por lo vivido en un lapso tan corto.

Dicen que las mejores personas llegan cuando menos te lo esperas y con el PLIUL viví esto. Llegué al campamento con compañeros de escuela y terminé con una pequeña familia que me dejó conocer sus más bonitos sentimientos, que me hizo sentir apoyada y motivada en todo momento. Si pudiera ponerle pausa a ese fin de semana tan maravilloso, sin pensarlo lo haría, por primera vez deseé que un día tuviera más de 24 horas, que me fuera eterno. 

Recordar es vivir y yo elijo recordar cada momento que el campamento me brindó, recordar la calidad de las personas que estuvieron presentes, recordar que el “viento está a nuestro favor”. 

Gracias por tanto.

María Fernanda Quezada Bolaños, alumna de Negocios Internacionales

Coordinación de Identidad y Misión

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219