IBERO reafirma compromiso con defensores de DD. HH. de migrantes

Lun, 13 Mayo 2019
Del 23 al 25 de abril se realizó en la IBERO el 'VIII Encuentro Ellas y Ellos tienen la Palabra. Un diálogo entre defensores y defensoras de las personas migrantes'
Asistieron alrededor de 41 defensores de derechos humanos de 34 albergues de la ruta migratoria que va desde Honduras hasta la frontera norte entre México y Estados Unidos
Participó Felipe González, relator Especial sobre Derechos Humanos de los Migrantes de las Naciones Unidas, quien estuvo en la Universidad en una visita no oficial
  • El evento se llevó a cabo a finales de abril (Valentina González/IBERO).
  • 'VIII Encuentro Ellas y Ellos tienen la Palabra. Un diálogo entre defensores y defensoras de las personas migrantes' (Valentina González/IBERO).
  • La hermana María Magdalena Silva Rentería, directora del albergue Cafemin junto a Jan Jarab, Representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Valentina González/IBERO).
  • Felipe González, relator Especial sobre Derechos Humanos de los Migrantes de las Naciones Unidas(Valentina González/IBERO)

El Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México–Tijuana organizó los días 23, 24 y 25 de abril el 'VIII Encuentro Ellas y Ellos tienen la Palabra. Un diálogo entre defensores y defensoras de las personas migrantes'. Por segunda ocasión, este encuentro fue convocado junto con la Red de Documentación de Organizaciones Defensoras de Migrantes (REDODEM), que está conformada por 23 albergues de algunas rutas migratorias.

Al Encuentro asistieron organizaciones de defensa de derechos humanos y albergues de todo el país. En esta edición, además, contamos con la participación de Felipe González, relator Especial sobre Derechos Humanos de los Migrantes de las Naciones Unidas, quien estuvo en la Universidad en una visita no oficial.

El objetivo del encuentro fue:

Generar un espacio de diálogo entre defensores y defensoras para construir el análisis del contexto frente a los nuevos escenarios de la defensa de los derechos humanos; plantear los nuevos retos frente al relator de migrantes para abrir espacios de incidencia entre albergues y defensores en el sistema de Naciones Unidas.

Durante los tres días de trabajo asistieron por lo menos 52 personas, de los cuales 41 fueron personas defensoras de derechos humanos de 34 albergues de la ruta migratoria que va desde Honduras hasta la frontera norte entre México y Estados Unidos. El evento consistió en un diálogo entre las y los defensores de derechos de las personas en movilidad con el Relator para presentarle la situación actual de la migración en la región y en el país.

En muchas ocasiones, los mecanismos de derechos humanos de Naciones Unidas sólo son utilizados por las personas que tienen las herramientas y el respaldo de las organizaciones que les permite llegar a los espacios internacionales. En este sentido, el programa de asuntos migratorios logró que el relator pudiera tener dos días de diálogo con defensores y defensoras que trabajan en el terreno y desde sus albergues para dar asistencia humanitaria a las personas migrantes.

El diálogo fue estructurado de manera que, en un primer momento, hubo un panel de análisis regional México y Centroamérica a cargo de la Red Jesuita con Migrantes Centroamérica y Norteamérica, que dio las primeras pautas generales sobre el contexto de los flujos migratorios actuales en la región. Posteriormente las organizaciones y albergues, organizados en las regiones Sur, Centro, Bajío y Norte, presentaron los principales puntos sobre los obstáculos y las violaciones a los derechos humanos de las personas migrantes al pasar por sus estados.

En la región sur, las y los defensores dialogaron con el Relator sobre temas como el cierre de las oficinas del INM en Tapachula y la nueva realidad de los flujos masivos; en el Centro se expusieron temas como las nuevas rutas y formas de traslado, además de los retos en la acogida a los flujos masivos de personas migrantes.

Los albergues del bajío hablaron sobre el impacto del aumento de la violencia en sus estados, además de la criminalización que enfrentan por su labor de defensa. Por último, las y los defensores que trabajan en el norte del país expusieron los retos que implica el programa Quédate en México y las listas de espera en la frontera para solicitar asilo en EEUU.

El Encuentro reafirmó el compromiso que tiene la universidad con las personas defensoras de derechos humanos de migrantes, además confirmó que nos encontramos ante un nuevo contexto migratorio que se caracteriza por la llegada masiva de personas migrantes y aunque no es nuevo las caravanas migrantes lo hicieron visible. La situación de emergencia humanitaria va en aumento y las personas tienen necesidades específicas de protección que no están siendo atendidas.

Por Programa de Asuntos Migratorios (PRAMI) de la IBERO