Ignacio Ellacuría, reconocido dentro de la tradición de pensamiento liberador en América Latina

Lun, 8 Jul 2019
El Dr. Héctor Samour, discípulo de Ellacuría, concedió entrevista a la IBERO, en su visita a esta Universidad
  • Dr. Héctor Samour Canán, exViceministro de Educación de El Salvador (2012-2014).
  • Samour fue uno de los participantes en la mesa redonda ‘Del análisis y transformación de estructuras de Ignacio Ellacuría a la Ecología Integral del Papa Francisco: continuidades y rupturas’.
  • Héctor Samour fue discípulo del Padre Ignacio Ellacuría, en la UCA de El Salvador.

El doctor Héctor Samour Canán, quien fue viceministro de Educación de El Salvador (2012-2014) y secretario de Cultura de ese mismo país (2010-2012), visitó la Universidad Iberoamericana Ciudad de México para tomar parte en las actividades del ‘III Coloquio Internacional Ellacuría’, que organizó el Departamento de Ciencias Religiosas de la IBERO.

Samour, filósofo y sociólogo de formación, fue uno de los profesores de la Universidad Centroamericana (UCA) José Simeón Cañas de El Salvador que se exilió en México durante la guerra civil en esa nación.

Previo a su participación en la mesa redonda ‘Del análisis y transformación de estructuras de Ignacio Ellacuría a la Ecología Integral del Papa Francisco: continuidades y rupturas (a los 30 años del martirio de Ignacio Ellacuría y compañeros de la UCA, 1989-2019)’, concedió a la IBERO una entrevista, para hablar, entre otros temas, de Ignacio Ellacuría, de quien fue discípulo en la UCA.

-¿Qué clases le impartió el Padre Ignacio Ellacuría y qué le gustaba más de su cátedra?

-Él impartió materias de diversas disciplinas dentro de la filosofía, la metafísica, la antropología, la teoría del conocimiento; basado fundamentalmente en el pensamiento de Xavier Zubiri, y dialogando con otros autores y tradiciones filosóficas.

Lo que me gustaba de su cátedra es que no estaba tan orientada a que uno memorizara o a que adquiriera erudición filosófica, sino que lo inducía a uno a pensar, a reflexionar filosóficamente los problemas de la realidad nacional (de El Salvador) y centroamericana.

-¿En este tiempo qué diría que sigue vigente del pensamiento de Ellacuría, y para qué nos sirve?

-Ellacuría, adelantándose mucho a lo que está pasando hoy, ya desde los años 70 y 80 vislumbraba una mundialización de las realidades sociales, de la globalización, y analizaba los problemas no sólo local y nacionalmente, sino que los miraba desde una perspectiva global.

Desde ese punto de vista, él formuló un juicio muy crítico de la civilización del capital y del principio fundamental que la dinamiza, y cómo este dinamismo estaba llevando a la destrucción del planeta y del ser humano, afectando sobre todo a los sectores más pobres y excluidos.

-¿En las universidades existe todavía interés por conocer el pensamiento de Ellacuría?

-Creo que se está empezando a retomar, tanto en México como en Centroamérica y Sudamérica. Incluso en las universidades que no son jesuitas hay mucho interés por el pensamiento del Padre Ellacuría, a quien se le coloca y se le reconoce como un pensador importante dentro de la tradición de pensamiento crítico y liberador en América Latina.

-Aprovechando la cercanía que hay entre El Salvador y Nicaragua, le pregunto: ¿qué opina de la violencia que está viviendo Nicaragua y de las agresiones que ha sufrido la UCA de ese país?

-Es un proyecto que se inició en los años 70 con una revolución, con la Revolución Sandinista, que prometía mucho en términos de liberación, de humanización, y que por diversos factores acabó pervirtiéndose y constituyéndose ahora en una dictadura, en un régimen totalitario que niega muchos de los principios y de los valores por los que luchó el pueblo nicaragüense.

En este contexto fue que la UCA de Nicaragua, en cuanto a conciencia crítica que no se casa con ningún proyecto político o partidista concreto, sufre las agresiones de ese tipo de régimen totalitario, que no sé si se puede catalogar de izquierda, más bien ya es un régimen dictatorial que en nombre de la izquierda o en nombre supuestamente del pueblo, comete atrocidades y beneficia a un grupo muy pequeño de poder.

-¿Las izquierdas en Centroamérica dejaron de ser una opción frente a los problemas de la región?

-Creo que lo que está en crisis es un tipo de izquierda que todavía está con parámetros, doctrinas e ideologías del siglo XX; que tiene que renovar sus referentes ideológicos y sus referentes políticos, y ser una izquierda realmente democrática y que impulse proyectos de liberación con carácter democrático.

-¿Qué papel podrían asumir los jesuitas y los ignacianos en este contexto de crimen, violencia y precarización económica que hay en América Latina?

-Me parece que la raíz última de los problemas de la violencia en Centroamérica y América Latina sigue siendo la injusticia estructural, la exclusión de grandes segmentos de la población y el empobrecimiento. En esa medida, hay siempre que luchar por superar esta injusticia estructural, democratizando las instituciones y posibilitando una mayor participación de la gente, para que se les respeten sus derechos y se hagan vigentes los derechos humanos.

-¿Qué podrían hacer la Compañía de Jesús y sus universidades para ayudar al desarrollo de Latinoamérica y de esa manera evitar la migración?

-Bueno, generar pensamiento crítico e iluminar a los movimientos sociales que luchan por una emancipación, para ayudar a propiciar un cambio de las estructuras e instituciones, con el fin de erradicar las causas que posibilitan estas migraciones hacia el norte.

-¿Y qué futuro se podría vislumbrar para América Latina ante una posible reelección de Donald Trump en los Estados Unidos?

Ya los estamos viendo con el problema migratorio. En la medida en que los migrantes no encuentren salida ni lugar en los Estados Unidos se van a agravar los problemas de sus propios países, va a empeorar su situación y va a ser un problema social y político el que se pueda generar. Esperemos que el pueblo estadounidense piense bien si le da continuidad a Trump o no.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219