Laboratorio de Neurociencias 'cuida' sus investigaciones del COVID-19

Mar, 2 Jun 2020
Esta unidad de la IBERO tiene en proceso trabajos sobre ansiedad, depresión, envejecimiento, estrés y el abuso de sustancias adictivas
  • El Laboratorio de Neurociencias de la IBERO cuenta con un bioterio para realizar investigaciones (Alberto Hernández/IBERO).
  • Integrantes del laboratorio junto con el Rector de la IBERO, Mtro. David Fernández Dávalos (Alberto Hernández/IBERO).

Uno de los pocos espacios que ha operado en la Universidad Iberoamericana durante la pandemia por el COVID-19 ha sido el Laboratorio de Neurociencias, adscrito al Departamento de Psicología, esto con el fin de mantener en buenas condiciones a las ratas, así como para garantizar las investigaciones que estaban en curso antes de la cuarentena.

El Dr. Mario Buenrostro, coordinador del laboratorio, platicó que en este espacio se cuenta con un bioterio para apoyar las clases y las investigaciones; por lo cual, personal del laboratorio ha asistido bajo estrictas medidas de higiene, para mantener en buen estado la salud de los animales; así como para dar mantenimiento al espacio y verificar que los equipos y reactivos estén en buen estado.

El investigador platicó que previo a la contingencia por el COVID-19 estaban en proceso distintas investigaciones relacionadas con el estrés, la depresión, la ansiedad y envejecimiento; así como estudios sobre el abuso de sustancias adictivas como los cannabinoides. 

“Por ejemplo tenemos unos proyectos con ratas mayores, las cuales tenemos desde hace nueve meses con tratamientos experimentales, medimos sus efectos sobre memoria y a nivel cerebral observamos la cantidad de neurogenesis hipocampal (nacimiento de nuevas neuronas) que presentan. Entre más neuronas, mejor memoria”, detalló.

Explicó que dichos proyectos no pudieron detenerse por la inversión de tiempo, dinero y esfuerzo que se ha invertido. Por esta razón, él y tres investigadores más se organizaron para asistir escalonadamente para continuar con sus trabajos. Sin embargo, los proyectos de investigación nuevos que aún no comenzaban se pospusieron hasta que la situación mejore.

El laboratorista Gustavo Lago, quien asiste dos veces por semana a la IBERO, señaló que el cuidado y mantenimiento en el bioterio es muy detallado, pues se debe observar continuamente el estado de salud de las ratas, ya que variaciones en la temperatura, luz o ruido les puede provocar estrés; lo que podría alterar los resultados de la investigación.

“Nuestro compromiso es con las y los alumnos, para que cuando regresen a hacer sus prácticas cuenten con un espacio en óptimas condiciones y con los recursos necesarios para sus proyectos”, añadió.

Por su parte, el laboratorista Miguel Burgos Tapia dijo que asistir al laboratorio durante la contingencia ha sido una gran responsabilidad laboral, no sólo por los cuidados que deben tener con respecto a la pandemia, sino por su contribución en el mantenimiento del lugar para garantizar el apoyo a los investigadores que continúan trabajando.

Te invitamos a revisar nuestro sitio especial IBERO COVID-19

Nota relacionada:

#MiradaQueRenueva IBERO reestrena su Laboratorio de Neurociencias

Valentina González/IBERO

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219