Planes de estudio, a partir de diagnósticos de problemas y no desde el escritorio: IBERO

Vie, 29 Mar 2019
IBERO realiza su ‘Segundo conversatorio. Planes de estudios de licenciatura 2020’
Discuten la dimensión social en el currículum, la incidencia social universitaria y la dimensión social en la investigación
  • Dra. Mariana Sánchez Saldaña, directora de Servicios para la Formación Integral.
  • Docentes y autoridades académicas participaron en el ‘Segundo conversatorio. Planes de estudios de licenciatura 2020. Necesidades sociales y compromiso universitario’.
  • Se habló de la dimensión social en el currículo, la incidencia social universitaria y la dimensión social en la investigación.
  • El Maestro David Fernández Dávalos, Rector, envió un mensaje inaugural en este conversatorio.
  • Panelistas de la primera mesa.

Los planes de estudios de licenciatura no deben hacerse desde el escritorio, sino desde diagnósticos de necesidades y problemas que las instituciones de educación superior quieren atender, señaló la doctora Mariana Sánchez Saldaña, directora de Servicios para la Formación Integral de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Es por esta razón que la IBERO llevó a cabo su ‘Segundo conversatorio. Planes de estudios de licenciatura 2020. Necesidades sociales y compromiso universitario’, organizado por su Vicerrectoría Académica y su Dirección de Servicios para la Formación Integral (DSFI), a través de su Programa de Desarrollo Curricular y Evaluación (PDCE).

Este segundo conversatorio partió de un contexto en el que: ‘En la actualidad, las universidades son cada vez más conscientes de que su función no se puede realizar con calidad al margen de la atención social que, como instituciones, se les exige. Es necesario que el modelo formativo promueva situaciones que supongan implicación desde, para y con la sociedad, y posibilite la mejora de las condiciones de vida en el territorio a partir de la inserción de la universidad en la realidad, especialmente, en la de aquellos grupos vulnerables en los que la justicia social se convierte en un faro de acción profesional’.

‘La formación brindada a los estudiantes les debe preparar para ejercer como profesionales en un contexto social, cuyos ámbitos político, tecnológico, cultural económico y ambiental son cada vez más complejos.

Un contexto en el que la sostenibilidad necesaria, a todos los niveles, sólo será posible si los profesionales saben integrar adecuadamente la práctica profesional y el ejercicio de la dimensión social para la construcción de un mundo deseable y posible.

En este sentido, el proyecto educativo institucional adquiere una relevancia especial para aquellos que creemos que mediante él es posible la transformación de nuestra sociedad en una más digna, inclusiva, cohesionada y equitativa, siendo este un eje indispensable que debe atravesar las funciones universitarias’.

De ahí que, internamente, la IBERO lleva a cabo un proceso de actualización de todos sus planes de estudios, de licenciaturas e ingenierías; para lo cual este conversatorio resulta importante, al permitir “escuchar todas las voces, ver los contextos, ver cuáles son las necesidades que los académicos y los expertos han identificado en cuanto a la problemática social en la que nuestros egresados se insertan, en cuanto a las aportaciones que podemos hacer desde el trabajo docente y el trabajo de investigación, para incidir en una problemática”.

“Por otra parte, deja ver cuáles son las tendencias y las necesidades del desarrollo del conocimiento, de la práctica profesional, de las nuevas formas de interacción, de organización social y de organización laboral. Y todo esto, son voces que tenemos que recoger”, dijo la Dra. Sánchez.

Con el objetivo de tener una dimensión social en el currículo, una incidencia social universitaria y una dimensión social en la investigación, temas de las tres mesas de esta actividad, el objetivo de este conversatorio, fue identificar las problemáticas sociales del país, para no perderlas de vista, y garantizar que estén presentes en los planes de estudios.

Para lograr esto, “una de las acciones que estamos proponiendo es identificar espacios curriculares en los que se puedan combinar conocimientos, habilidades y visiones, que permitan a los estudiantes darse cuenta de cuál es su papel en el mundo. Entonces, tener este tipo de espacios curriculares, nos permite que los estudiantes puedan, desde el principio de sus carreras, ser conscientes de su realidad, y ser conscientes de lo que se espera de ellos como egresados de una universidad jesuita como la IBERO”.

Por ejemplo, un problema derivado de los cambios demográficos es el aumento de la población de adultos mayores, que requerirá de profesionales que les atiendan; y para ello, la IBERO cuenta, entre su oferta de posgrados, con la Especialidad en Nutrición Gerontológica.

Y es que, aunque en los presentes conversatorios se está trabajando en la actualización de los planes de estudios de licenciatura, este “espíritu” también permeará en los programas de Técnico Superior Universitario (TSU), y todas las especialidades, maestrías y doctorados.

En todos los conversatorios participan docentes y autoridades académicas de la Iberoamericana, como el Mtro. David Fernández Dávalos, Rector, quien en este segundo conversatorio envió un mensaje inaugural.

El presente conversatorio se desarrolló a partir de estas preguntas que invitaron al diálogo: ¿qué acciones o estrategias han dado los mejores resultados en la atención de necesidades sociales concretas’; ¿cuáles son los problemas sociales prioritarios con los que la Universidad Iberoamericana debe comprometerse en la formulación de sus nuevos planes de estudios? (agenda social).

¿Cómo entender la dimensión social y sus retos en la formación de estudiantes y los nuevos planes de estudios?; ¿qué consideraciones del proyecto jesuita son claves en la reformulación de los planes de estudios para incorporar y fortalecer la dimensión social?; y ¿qué acciones, estrategias o temas de interés se perciben entre las áreas como un punto de encuentro que vincule acciones comunes?   

Aún quedan por realizarse un par más de conversatorios, al final de los cuales se recopilará la información de los cuatro, para que en la IBERO se tenga “un diagnóstico muy preciso” que permitirá elaborar los nuevos planes de estudios, que empezarán a operar en el 2020.

Anteriormente, el 26 de febrero, se tuvo el ‘Primer conversatorio. Planes de estudios de licenciatura 2020. El futuro de las disciplinas y las profesiones universitarias’, donde se pudieron ‘reconocer los desafíos y compromisos que la Universidad Iberoamericana, en su papel histórico, está llamada a asumir’.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM


COMPARTIR: