Rector de la IBERO da 10 ideas para tener un mundo sustentable

Mié, 20 Feb 2019
Comparte ante estudiantes propuestas de la encíclica ‘Laudato si’, al inaugurar el ‘VII Congreso Internacional de Sustentabilidad IBERO’
  • Maestro David Fernández Dávalos, S.J., Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.
  • El Rector inauguró el 'VII Congreso Internacional de Sustentabilidad IBERO’.
  • Dr. Rubén Vásquez, Mtro. David Fernández y Pablo Salazar.

El Maestro David Fernández Dávalos, S.J., Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, compartió ante estudiantes y docentes que acudieron a la inauguración del ‘VII Congreso Internacional de Sustentabilidad IBERO’ 10 ideas para tener un mundo sustentable, las cuales tomó de ‘Laudato si’, Carta Encíclica del Papa Francisco.

1. Hay una íntima relación entre el crecimiento de la pobreza y la fragilidad del planeta Tierra. La crisis de la pobreza y la desigualdad, y la crisis socioambiental, son una y la misma cosa; entonces, para superar la crisis socioambiental y el cambio climático, hay que superar la desigualdad y la pobreza.

Este primer punto maneja la idea de que la depredación del medio ambiente produce una mayor pobreza. Por eso, “si nosotros queremos de verdad tener un mundo sustentable, tenemos que atender también el tema de la desigualdad y de la concentración de la riqueza”, dijo el Rector.

Agregó que el mercado se ha aprovechado de la sensibilidad ecológica de las nuevas generaciones para crear un nuevo mercado de consumo; una corriente 'light del ecologismo' que no sigue la IBERO, pues en esta Universidad se parte de que, si se quiere tener en verdad una Tierra durable, resistente y sostenible, se necesitan atender las causas de fondo, y esto supone ir en ocasiones contra el libre mercado absoluto, porque “genera pobreza, genera concentración de riqueza, genera depredación”.

2. Todas las realidades del planeta están conectadas. Si una especie se extingue, esto tiene repercusiones para el conjunto de la biósfera, para el equilibrio del planeta. “La desaparición de las abejas, por ejemplo, nos pone al borde de una catástrofe ecológica muy importante, con repercusiones para el ser humano”.

Como ningún elemento del planeta está aislado del conjunto, porque todos han venido creciendo juntos, ningún ser vivo es despreciable. Ésta, además de una realidad física, es una realidad mística, en la que todo está conectado, religado, vinculado. “La experiencia mística es la experiencia de la totalidad, de que nosotros individuos no estamos aislados de la especie, y la especie no está aislada del conjunto de las realidades del planeta. No está la naturaleza fuera de nosotros, nosotros somos parte de la naturaleza”.

3. El paradigma con el que se ha desarrollado la ciencia y el mercado en occidente, los modelos económicos, son depredadores; es una racionalidad de medios-fines. Es relacionarse con la naturaleza “para explotarla y para extraerle recursos para el propio bienestar”. Por eso, toda la ciencia, toda la técnica, se han desarrollado para sacarle lo más posible a la naturaleza y maximizar la ganancia.

“La técnica, la ciencia, están en realidad al servicio de la acumulación de capital, y este paradigma es el que ha resultado depredador y tenemos que ponerlo a cuestión”. La tecnología es otra forma de poder, del poder del capital; por lo que desmontar este poder supone desmontar la visión tecnológica que tiene la racionalidad medios-fines, que tiene la racionalidad de maximización de la ganancia y de aprovecharse lo más posible de la naturaleza.

4. Hay que buscar otros modos de entender la economía y el progreso. No continuar la dinámica del dinero que va al mercado para hacer más dinero; sino tener otras visiones que pongan en el centro a los seres humanos, no a la acumulación, no al dinero, no a los mecanismos económicos, ni al mercado, sino a las necesidades humanas.

5. Cada creatura tiene un valor. No hay creaturas despreciables, todas tienen que ser protegidas.

Si bien la visión judeo-cristiana pone al ser humano por encima de la creación, los seres humanos “hemos de descubrir que estamos encargados de la creación. Si nosotros tenemos una responsabilidad, no es la de la explotación, sino la del cuidado. La ética del cuidado del planeta y de las especies es la ética que ha de conducirnos”.

La ecología es un tema de rescate de la humanidad. “La humanidad sólo es viable si nos hacemos cargo del conjunto de las especies, del conjunto del equilibrio planetario, de la sustentabilidad”.

En este sentido, y por recomendación del propio Papa Francisco, el Rector de la IBERO dijo que ‘Laudato si’ se debe leer, no como una encíclica verde, sino como una encíclica social, donde la preocupación es la humanidad, “pero la humanidad no es viable si no nos hacemos cargo del cuidado de la Casa Común” (la Tierra).

6. Necesitamos debates sinceros y honestos. “No basta preguntarnos qué hacer, sino cómo hacerlo; no basta preguntarnos cómo podemos poner parches a este modelo económico, sino cómo sustituimos este modelo económico que en sí mismo es depredador”.

7. Tenemos una gran responsabilidad política. Porque esto no se puede transformar sólo con mecanismos económicos, o con técnica, sino con la acción política de los pueblos organizados.

8. Algo que nos perjudica enormemente es la cultura del descarte. Por ejemplo, cada año descartamos nuestro celular, porque ya hay un modelo nuevo; y entonces se van acumulando miles de millones de toneladas de residuos tecnológicos, ad infinitum.

“Ese descarte de querer la última novedad, la última moda, es lo más elemental, lo más visible; pero en el fondo está la cultura del descarte de las personas. Las personas ya no son importantes, son descartables las caravanas de migrantes, los miles de pobres que se acumulan alrededor de las ciudades; son descartables los trabajadores, al cabo hay muchos que están esperando empleo, entonces los exprimimos lo más posible, les pagamos lo mínimo y los echamos para afuera, como si no tuvieran sensibilidad, historia, familia, responsabilidades”.

9. Necesitamos pensar un nuevo estilo de vida. No sólo pensar ideas para la sustentabilidad, sino poner en cuestión el estilo de vida que se ha desarrollado, aunque se piense que es algo natural y que no puede haber otros estilos de vida, “porque así hemos nacido y nos preexiste, y nos encontramos el mundo ya organizado así”.

10. Cambiar las lógicas y modos de vida. La invitación del Papa Francisco y de los principales científicos del mundo es: cambiemos la lógica de la ganancia, por la lógica de las personas; cambiemos la lógica de la explotación, por la lógica del cuidado; cambiemos la lógica del descarte, por la lógica de la austeridad. “Son nuevos modos de vida que necesitamos llevar adelante para de verdad hacer de este planeta un planeta sostenible y sustentable”.

Congreso

El ‘VII Congreso Internacional de Sustentabilidad IBERO’ fue organizado por la Sociedad de Alumnos de Ingeniería Química, la Coordinación de la Licenciatura en Ingeniería Química y el Centro Transdisciplinar Universitario para la Sustentabilidad (Centrus), de la IBERO.

Durante la inauguración del Congreso, que hizo el Rector David Fernández Dávalos, él estuvo acompañado en la mesa del presídium por el Dr. Rubén Vásquez Medrano, coordinador de la Licenciatura en Ingeniería Química; y por Pablo Salazar Armella, presidente de la Sociedad de Alumnos de Ingeniería Química.

Los temas que se verán en las ponencias del congreso son: Políticas para la sustentabilidad; Mitos y realidades de los agroquímicos; Biosistemas sustentables; Soluciones para el abastecimiento de agua; Transición energética transdiciplinar; entre otros.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219