Urge alertar en escuelas riesgos de explotación sexual en redes sociales

Lun, 5 Oct 2015
Laura Echeverría, responsable del Área de Identidad y Fortaleza del Programa de Atención Estudiantil Universitaria de la Ibero, comparte consejos para contrarrestar el engaño a menores
  • Laura Echeverría comparte consejos para contrarrestar el engaño a menores

Debido a que el uso de computadoras personales y tabletas es cada vez más común entre niños de primaria y secundaria, en ocasiones por solicitud directa de las instituciones educativas, es urgente que padres de familia y maestros les brinden información sobre los riesgos que enfrentan al utilizar las redes sociales, en particular de la trata con fines de explotación sexual.

Así lo señaló la maestra Laura Echeverría González, responsable del Área de Identidad y Fortaleza del Programa de Atención Estudiantil Universitaria de la Universidad Iberoamericana.

Según datos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, entidad con graves problemas en el rubro mencionado, para diciembre de 2014 se tenía registro de 400 casos de niñas y adolescentes desaparecidas, originarias de municipios como Ecatepec, Tecámac, Chimalhuacán y Nezahualcóyotl. Por lo menos 70 por ciento de ellas fueron contactadas por medio de redes sociales y convencidas de dejar sus hogares para buscar una mejor vida.

Las personas que reclutan a estas jovencitas, que comparten rasgos físicos (cabello largo, delgadas, morenas y de ojos grandes), se encargan de estudiar detenidamente el perfil de cada una de sus presas, que por medio de las redes sociales comparten, a veces de forma inconsciente, sus necesidades, sueños y carencias, destacó la académica de la Ibero.

Tras contactarlas y establecer relación con ellas con base en engaños, los explotadores logran enamorarlas y convencerlas de mudarse a otras entidades.

La gente solitaria o que se siente abandonada es presa fácil, apuntó la maestra Echeverría, quien aseguró que el riesgo de ser reclutada por una de estas redes es menor entre más comunicación familiar y nivel escolar existan, pues los tratantes prefieren dedicar su tiempo a jovencitas sin parientes o amigos cercanos en quién apoyarse.

Las jovencitas se “enganchan” no tanto con la persona, sino con el imaginario, con el hecho de que aparezca alguien en quien se encuentra lo deseado, alguien con quién identificarse y que comprende todos sus problemas y anhelos, dijo la académica.

Con el fin de aminorar este riesgo, la maestra Laura Echeverría compartió los siguientes consejos básicos:

• Evitar el uso de aplicaciones como Foursquare u otras herramientas de geolocalización en tiempo real, pues estas brindan información inmediata que puede ser utilizada para conocer la rutina y gustos personales de la persona.

• No compartir mensajes que denoten que uno se encuentra solo y limitar el acceso a la información compartida. 

• No compartir demasiados detalles del interior o exterior del lugar donde se vive o trabaja.

• Ser cuidadoso con el sexting (intercambio de mensajes o fotografías eróticas), pues estas suelen ser utilizadas para chantajes. Lo ideal es borrarlas tras recibirlas y no almacenarlas en el teléfono celular. 

• Nunca agregar a desconocidos. La fotografía de perfil puede ser solamente una fachada que sirva para ocultar las verdaderas intenciones de un tratante de personas.

JTGI/ ah

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219