Aula invertida hace más dinámica y motivante la enseñanza-aprendizaje

Mié, 7 Oct 2020
El Dr. Emilio Coral, académico de la IBERO, señala cuáles son las ‘posibilidades y los retos del aula invertida’
  • El modelo de aula invertida empodera a los estudiantes con su formación académica (Pixabay).

En estos tiempos de confinamiento por la pandemia del coronavirus, diversos docentes han recurrido, para impartir sus clases, al ‘aula invertida’, metodología pedagógica que hace más dinámico y motivante el proceso de enseñanza-aprendizaje, y que empodera a las y los estudiantes al darse cuenta que tienen un liderazgo potencial en su propia formación, destacó el doctor Emilio Mario Coral García, académico de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

En el aula invertida cada alumna o alumno asimila contenidos de manera independiente fuera del salón de clases, y los termina por conocer a fondo en el aula, en vez de que el o la docente lleguen a impartir un tema, desde el inicio, por medio de una exposición magistral.

Eso conlleva que de manera anticipada el profesorado genere un diseño pedagógico en el cual proporciona a las y los estudiantes un conjunto de materiales digitales o impresos, para que los revisen antes de la impartición de la materia, y una vez en clase lleguen a ésta con un avance en el proceso de asimilación de información y de conocimientos, para luego poder hacer una integración más profunda de éstos. De esta manera, el trabajo de los docentes con su alumnado es más del tipo de asesoría y acompañamiento, incluso más personalizado, para profundizar en los temas.

Para estimular al estudiantado a hacer ese trabajo previo, las y los maestros asignan actividades de aprendizaje previas a la clase, tales como ver videos o películas, revisar de manera crítica-analítica algún texto, hacer una WebQuest o alguna investigación rápida y breve por Internet.

Una ventaja más del aula invertida es que las y los estudiantes pueden diversificar sus áreas de interés, que van a explorar a partir de los materiales que los docentes les proporcionan para trabajar fuera de clase. Esto implica para las/los maestros el reto de que, posteriormente en clase, deberán abordar sus temas de manera más creativa, interactiva y diversa, para motivar al alumnado a continuar apropiándose de su proceso de enseñanza-aprendizaje, y hacer una integración plena de éste.

Cabe subrayar que el aula invertida requiere, de parte de las y los profesores, mucho seguimiento al alumnado. No es que los docentes suelten contenidos y dejen a los estudiantes por su lado; al contrario, se fortalece un proceso de acompañamiento pedagógico y de seguimiento más personalizado.

Cambio de paradigma al regresar a las aulas

Respecto a si, cuando se pueda regresar a las clases presenciales los maestros y maestras seguirán utilizando parte de las metodologías del aula invertida, el Dr. Coral García mencionó que en esta coyuntura se ha percibido la necesidad de cambiar el paradigma de la enseñanza-aprendizaje.

“En este sentido creo que las y los docentes que han estado participando en estos procesos de transición hacia el aula virtual, hacia los modelos híbridos y a distancia, al regresar al aula presencial, se habrán diversificado y tendrán perspectivas mucho más abiertas en cuanto a las posibilidades del trabajo en el aula”.

Consideró que probablemente algunos académicos y académicas irán poco a poco dejando de lado el modelo en el que la atención se centra en la exposición del docente durante dos horas o el tiempo que sea necesario, al tornar sus aulas más participativas, y al tener un mayor dinamismo e interacción con sus estudiantes. Asimismo, conocerán más a sus alumnos y alumnas, al saber qué opinan de los temas y cuál es su perspectiva. Lo cual les será muy motivante para involucrarse más en sus estudios.

Todo esto, orientado a cumplir con los objetivos de aprendizaje claramente definidos, vinculados con las competencias que tengan que ver con el desarrollo futuro, personal y laboral, de las y los estudiantes, y no solamente con una visión teórica o memorística de los temas.

“Hoy en día, más que nunca, se vuelve patente la necesidad de que los y las estudiantes desarrollen competencias que les sean útiles en el terreno profesional, en el terreno laboral, y esto empieza desde el aula y desde el trabajo de integración de conocimientos e información que pueden ir haciendo los estudiantes, acompañados y guiados por sus docentes”.

Sobre este tema de las ‘Posibilidades y retos del aula invertida’ habló el doctor Emilio Coral a integrantes del claustro de la IBERO, como parte de las charlas ‘Café en compañía’, organizadas por la Dirección de Desarrollo y Acompañamiento Educativo de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

En ese encuentro con sus colegas docentes constató que las y los profesores de la Universidad “están haciendo un trabajo muy comprometido, muy profundo, de cambiar paradigmas, en aras de tener cada vez un mejor impacto en el trabajo pedagógico con sus estudiantes y cumplir mejor con los objetivos de aprendizaje”.

Eso es fundamental; que hay mucha apertura, que se está generando gran capacidad creativa e incluso de innovación, para aprovechar las aulas virtuales y el trabajo a distancia, y que se está construyendo una interrelación más dinámica con los estudiantes.

“El gran reto es cómo estar continuamente fortaleciendo y mejorando la interacción con los estudiantes, cómo tener un verdadero diálogo a pesar de la distancia, donde los estudiantes se sientan acompañados, que sientan que tienen comunicación con sus docentes y que hay un trabajo pedagógico integral”.

  • Notas relacionadas: 

¿Impartes clases a distancia? Éstas son las claves para evaluar a estudiantes

Modelo del salón de clases tradicional ha muerto: Jon Bergmann, pionero del aula invertida

Jon Bergmann, pionero del aula invertida, viene a la IBERO​

Texto: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219