Innovación educativa requiere acceso de docentes a herramientas tecnopedagógicas

Vie, 6 Sep 2019
La Dra. Ana Berruecos, directora de Enseñanza y Aprendizaje Mediados por Tecnologías de la IBERO, imparte la conferencia ‘La transición digital y la importancia de la formación docente en la Universidad Iberoamericana’
  • Dra. Ana María Berruecos Vila, titular de la Dirección de Enseñanza y Aprendizaje Mediados por Tecnologías de la IBERO.
  • Mtro. Jorge Meza Aguilar, director general de Vinculación Universitaria de la IBERO.

Para que haya innovación educativa se necesitan cambios en las creencias y en los presupuestos pedagógicos de los profesores, dijo la doctora Ana María Berruecos Vila, titular de la Dirección de Enseñanza y Aprendizaje Mediados por Tecnologías (DEAMeT), de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Dicha idea, del académico Arturo Barraza Macías, fue retomada por Berruecos, en ‘La transición digital y la importancia de la formación docente en la Universidad Iberoamericana’, la conferencia de apertura que impartió para dar inicio formal a las actividades del foro ‘Docencia universitaria y tecnologías digitales: una mirada reflexiva’, organizado por la DEAMeT.

En su disertación, la doctora mencionó que otros autores señalan que, para que haya innovación educativa, se requieren cambios en la manera de ver las cosas, en los conceptos y en los enfoques -las maneras de hacer las cosas-; y para ello, dicen, hay que hacer una revolución cultural a la educación, dentro de la educación, y a tres niveles.

  1. Epistémico. En este primer nivel se debe entender que en el momento en que aparecieron internet y todos los buscadores de información, los saberes se externalizaron, es decir, que el docente dejó de ser el depositario único de la información, pues cualquier persona con acceso a la red puede tener acceso a la información. “Información; no estamos diciendo conocimiento”, aclaró Berruecos.
  2. Pedagógico. Es el cambio de paradigma en el que el estudiante se volvió el centro, y quien se busca que se vuelva autónomo y sepa autorregular su aprendizaje, el cual debe ser a lo largo de toda la vida y en entornos no sólo formales, sino también informales.
  3. Profesional. Donde el docente tiene que entender que hay un cambio de rol, donde él pasó de ser un sabio en el estrado a un guía al costado.

Además de esos tres niveles, la Dra. Berruecos Vila abundó que en la actualidad la innovación educativa también conlleva integrar las herramientas digitales, lo que llaman ahora digitalidad, que “es un marcador cultural; porque abarca no sólo los instrumentos y las herramientas con las que estamos manejándonos, sino también los sistemas de significación y comunicación, y eso es lo que nos hace ahora diferentes a las culturas que había antes, más relacionadas con procesos analógicos”.

Como en esa dicotomía entre tecnología y educación se corre el riesgo de darle más peso a la primera y olvidar la segunda, ambas se tienen que mezclar, para obtener un enfoque tecnopedagógico, en el que las herramientas tecnológicas y la educación son compatibles y son complementarias, “y se puede trabajar encontrando un equilibrio entre las dos”.

Ese enfoque tecnopedagógico significa que, si se quieren cambiar los sistemas de significación y de comunicación, y con ello van a cambiar las interacciones y las representaciones, se tiene que dar acceso a los docentes a esas herramientas y a esos códigos tecnológicos. “En el momento en que el docente está frente a estos códigos nuevos, los conoce, los analiza, los reflexiona, los puede ver de manera crítica y puede ver de qué manera los integra a su cultura docente. Y entonces de esta manera podemos tener un cambio en los conceptos y en los enfoques (de la educación)".

La formación tecnopedagógica en la IBERO

En la inauguración del foro, que precedió a la ponencia de Berruecos, el maestro Jorge Meza Aguilar, director general de Vinculación Universitaria de la IBERO, destacó que esta institución de educación superior, a través de su ‘Programa permanente de formación tecnopedagógica’, ha capacitado en este tema a mil 1895 profesores, entre octubre de 2016 y el semestre Primavera 2019. Y este semestre Otoño 2019, hay abiertas 60 materias en línea, que toman mil 549 estudiantes, de 122 grupos, con el apoyo de 89 docentes-tutores en línea.

Además, este semestre también se impartirán 67 cursos de formación tecnopedagógica a académicos de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y sus instituciones hermanas, la Universidad Iberoamericana Tijuana y el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco (TUVCH).

La experiencia de la IBERO en la formación tecnopedagógica será compartida por sus docentes con quienes asistieron al foro ‘Docencia universitaria y tecnologías digitales: una mirada reflexiva’, el cual organizó la DEAMeT en un contexto de transformación digital que está viviendo retos, al enfrentarse a resistencias y a veces frenos, a la incorporación y uso de las tecnologías para el desarrollo.

Mas en este nuevo paradigma en el que todos tienen que reaprender y reinventarse, Meza afirmó: “Los procesos de enseñanza y aprendizaje mediados por tecnología tienen esa llave que nos permite ser más innovadores y poder responder a las necesidades que tenemos en todos nuestros países de Latinoamérica”.

Nota relacionada:

Imperdonable, que tecnologías digitales no ingresen a las aulas: Sylvia Schmelkes

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219