Libro de la IBERO pone a 'dialogar' al arte con la teología

Vie, 5 Mar 2021
Académico del Departamento de Ciencias Religiosas da una sinopsis de ‘El arte y las provocaciones teológicas. Diálogos emergentes entre las artes, teorías estéticas, teología y estudios de la religión’
  • Los lienzos de la Verónica No. 5 (obra pictórica de Miguel Aguayo, S.J. Foto: Pedro Rendón).
  • Dr. Ángel Méndez Montoya, O.P. L., académico del Departamento de Ciencias Religiosas de la IBERO (Foto: Alberto Hernández).

Cuatro docentes de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y uno de la Universidad Loyola Andalucía (España) pusieron a dialogar al arte con la teología, al escribir de manera conjunta el libro El arte y las provocaciones teológicas. Diálogos emergentes entre las artes, teorías estéticas teología y estudios de la religión, editado por la Dirección de Publicaciones de esta casa de estudios que forma parte del Sistema Universitario Jesuita (SUJ).

El doctor Ángel Méndez Montoya, O.P. L., académico del Departamento de Ciencias Religiosas de la IBERO, explicó que a lo largo de la historia la relación entre el arte y la teología no siempre ha sido amistosa e incluso ha habido momentos en que se han separado por completo; es así que los cinco autores (personas expertas en teología y en estudios críticos de arte) volvieron a poner a dialogar al arte y a la teología.

Sin embargo, este diálogo lo llevaron a cabo haciendo uso de una nueva metodología, en la cual la teología escucha y se deja provocar por las artes, contrario a lo que ocurrió en siglos anteriores, cuando regularmente el diálogo se mantenía desde el punto de vista teológico, en una especie de “pretexto para hablar de las artes y luego simplemente teologizar al arte”.

Es así que en los textos que integran el libro, las y los profesores (un dominico, un jesuita y tres personas laicas), “dejaron que el arte sea arte y, a partir de eso, provocaron diferentes reacciones o pensamientos teológicos”. De esta manera, intentaron darle su lugar al arte, “para que sea un verdadero diálogo entre dos, y no un monólogo donde se imponen unas categorías por encima de otras”, dijo Méndez, docente en la Licenciatura en Ciencias Teológicas

Desde una reflexión que parte de contextos contemporáneos, los autores(as) hablan de la relación entre el arte y teología, buscando un pensamiento emancipatorio que transforme dicha relación. El Dr. Miguel Córdoba Salmerón, jesuita y docente en la Universidad Loyola Andalucía, quien cursó algunas materias en la Maestría en Teología y Mundo Contemporáneo en la IBERO, escribe una reflexión sobre el lugar de la arquitectura, sobre todo de las iglesias, en el pensamiento cristiano.

La Dra. María Luisa Durán y Casahonda Torack, profesora del Departamento de Arte de la Iberoamericana, universidad jesuita de la Ciudad de México, hace un viaje por el mundo de las cartografías y los mapas, sobre todo del mundo medieval, como una expresión de la salvación, de la unión con Dios en diferentes espacios y temporalidades, que implican una relación con lo divino.

La Dra. Mariana Méndez Gallardo, docente del Departamento de Ciencias Religiosas, aborda cómo la mística crea una estética que muchas veces no se representa a través del arte icónico. Por eso, habla de las desfiguraciones, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial; y del arte en un mundo secularizado y bajo la influencia del capitalismo, a partir de una estética de la ausencia, que recuerda a la kenosis o el vacío de Dios.

El Dr. Luis Gustavo Meléndez Guerrero, profesor del Departamento de Ciencias Religiosas y quien coordinó junto con el Dr. Méndez la edición del libro, realiza un diálogo entre la literatura y la teología, a la luz de la poesía de Octavio Paz, en una especie de salto teológico hacia la otredad.

Y finalmente, en un artículo de su autoría, el dominico laico Ángel Méndez Montoya reflexiona sobre las puestas coreográficas de Pina Bausch y cómo las provocaciones teológicas de esta coreógrafa alemana posmoderna “nos ayudan a recuperar el cuerpo, y también la danza, dentro de la teología”.

Qué le aporta el arte a la teología

Pero ¿qué le aporta el arte a la teología? El Dr. Méndez comentó que el arte estimula a los sentidos y al pensamiento, y conecta a las personas con la realidad inmediata de las cosas materiales, con lo trascendente, con lo sacro e incluso con lo que excede al pensamiento. Por esta apertura a la trascendencia, el arte aporta mucho al pensamiento teológico, dado que la teología se aboca a eso que excede al pensamiento, que es la relación con lo divino, con las diferentes tradiciones religiosas.

Articular esta densidad de la teología, esta experiencia de otredad, el arte muchas veces la estimula a través de la pintura, la danza, la escultura, la arquitectura, que provocan y amplían el pensamiento teológico, “para que la teología no se encierre en sí misma, en sus propias gramáticas, a veces bastante dogmáticas e inquebrantables”. Por lo que, para Méndez, la teología necesita dejarse enseñar por las artes para ampliar su propia sabiduría y sus conocimientos.

Pero también la teología puede provocar a la expresión y al pensamiento artístico, en tanto que el arte se atreva a dar “saltos de fe” hacia lo trascendente y lo inefable, pero, paradójicamente, desde lo inmanente, lo material, lo corpóreo e incluso las situacionalidades de la vida cotidiana. Es interesante, dijo Méndez, cómo en sociedades secularizadas, donde la religión no tiene un predominio, siguen siendo provocadoras las expresiones teológicas de la experiencia con la divinidad, sobre todo cuando involucran a diferentes expresiones artísticas, entre ellas, la pintura.

Asimismo, el arte puede ser para la teología una especie de “instrumento pedagógico, de expresión allí donde las palabras y las explicaciones no son suficientes”. Muchas veces una imagen, una melodía, pueden mover y conmover a un espectador, al grado de permitirle abrirse a una experiencia con algo trascendente, al vincular mensajes y símbolos con imágenes o sonidos.

PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219