Manuel Felguérez, el artista abstracto que usó la computación para su obra

Lun, 8 Jun 2020
El artista zacatecano murió este lunes 8 de junio, a los 91 años de edad
  • Manuel Felguérez nació en Zacatecas, en 1928 (Cortesía Víctor Manuel Máximo de la Cruz).
  • Mtro. David Fernández Dávalos, S.J., Rector de la IBERO; y el artista plástico Manuel Felguérez (Pedro Rendón).
  • Manuel Felguérez estuvo presente en la inauguración de la exposición ‘Lilia Carrillo: la permanencia y el tiempo’, montada en la Galería Andrea Pozzo de la IBERO (Alberto Hernández/IBERO).
  • Manuel Felguérez corta la cinta inaugural de la exposición sobre Lilia Carrillo; a la izquierda, el artista Roger von Gunten (Alberto Hernández/IBERO).
Por: 
Víctor Manuel Máximo de la Cruz, de Relaciones Artísticas de la Coordinación de Creación y Reflexión Artística de la IBERO

Manuel Felguérez Barra, nació en Valparaiso, Zacatecas, el 12 de diciembre de 1928. A la edad de ocho años fue integrante de los Boy Scouts y su mejor amigo en ese entonces fue Jorge Ibargüengoitia, quien fue el testigo del dibujo de un paisaje en atardecer que realizó Felguérez en el barco Discovery, en Londres, en el año de 1947. Felguérez le dijo a Ibargüengoitia: “Mira ya soy artista”, y así fue su comienzo en el arte, a la que entregó toda su vida.

Con 19 años de edad y en compañía de Ibargüengoitia, recorrieron y conocieron la Europa de la posguerra y pudo tener acercamiento a las artes a través de los museos, ya que la entrada a los recintos era sin costo. En medio de una economía devastada, las artes representaban un refugio espiritual para las personas.

En 1948, estudió por cuatro meses en San Carlos, pero decidió regresar a Europa para continuar con su formación artística. Fue alumno del escultor cubista Ossip Zadkine. Al regresar a México, en 1954, presentó su primera exposición de escultura en terracota y bronce, como parte de las enseñanzas del maestro Francisco Zúñiga, en La Esmeralda.

Posteriormente, vivió en Paris, por recomendación de Justino Fernández, Paul Westheim y Mathias Goeritz, con la manutención de una beca otorgada por el gobierno francés. En este contexto, conoció a la pintora Lilia Carrillo, y presentaron una exposición colectiva en el Petit Palais en 1960.

En 1961 mostró su primera escultura mural intitulada el Mural de Hierro, en el cine Diana. En la primera etapa de su carrera artística se presentaron exposiciones de escultura y pintura abstracta en la Galería Antonio Souza, Proteo, Arte Mexicano y en la Galería Juan Martín a partir de la segunda mitad del siglo XX.

En la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, fue profesor de Escultura en la Carrera de Artes Plásticas, dirigida por Mathias Goeritz. Impartió clases en la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York; en la Academia de San Carlos y fue investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM e investigador huésped de la Universidad de Harvard, en el Laboratory for Computer Graphics and Spatial Analysis y Carpenter Center for the Visual Arts.

En este periodo y con el apoyo de la beca Guggenheim, desarrolló sus estudios sobre el empleo de sistemas computacionales para el diseño de la creación artística en colaboración con el ingeniero en sistemas Mayer Sasson. Este aporte es conocido como la Máquina Estética. Felguérez ha sido el padre del uso de sistemas computacionales en México y precursor en América Látina para crear propuestas artísticas, apoyadas por la empresa de computación American Electric Power.

Compañero de grandes artistas de talla nacional e internacional como Juan García Ponce, Fernando García Ponce, Gabriel Ramírez, Lilia Carrillo, Roger von Gunten, Vicente Rojo, Arnaldo Cohen, Francisco Corzas, Mathias Goeritz y Juan Soriano, por señalar algunas personas.

Participó en el primer Salón Independiente, en 1968, como alternativa a la convocatoria realizada por el INBA, para presentar la Exposición Solar dentro de la Olimpiada Cultural.

En 1972, creó la propuesta artística en las escenográfias para la película La montaña sagrada de Alejandro Jodorowsky, ante la petición de construir una fábrica de arte donde se lograra la interacción entre actores y piezas artísticas.

A finales de los años 70, participó en la creación del Espacio Escultórico de la UNAM con Helen Escobedo, Mathias Goeritz, Hersúa, Sebastián y Federico Silva.

En 1997 se crea el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, en colaboración con el gobierno de Zacatecas y junto a Mercedes Oteyza de Felguérez. Como resultado, este museo mexicano es el único en Latinoamérica dedicado al arte abstracto.

Al interior de este recinto está la sala intitulada Los murales de Osaka, que representa la obra de pintura mural de 11 artistas: Lilia Carrillo, Manuel Felguérez, Francisco Icaza, Roger von Gunten, Arnaldo Cohen, Antonio Peyrí, Francisco Corzas, Vlady, Gilberto Aceves Navarro y Brian Nissen. En estas propuestas plásticas hay cierta preocupación por el contexto social en que se desarrollaron; por ello, los temas que abordan son la contaminación del medio ambiente, la violencia y el totalitarismo, la guerra y el desarrollo económico desigual.

Como creador, ha realizado obras monumentales como La Fuente de la República y la Puerta 1808, ubicadas en Reforma y Bucareli, en el año de 2007.

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México, el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez (MAAMF) y el Instituto Zacatecano de Cultura, 'Ramón López Velarde' (IZC), han colaborado de manera institucional gracias a la confianza para la promoción y difusión del arte abstracto en México con respaldo del maestro Manuel Felguérez.

En el año de 2017 en la Galería Andrea Pozzo, S. J., se presentó la exposición Manuel Felguérez, de la Máquina Estética al siglo XXI, en colaboración con el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez (MAAMF) y el Instituto Zacatecano de Cultura 'Ramón López Velarde'.

Como parte de la vinculación institucional, se realizaron las exposiciones: Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, XX Aniversario, Espiritualidad, abstracción y libertad: Estética inevitable de la creación (2018), Lilia Carrillo: la permanencia y el tiempo (2019) y El Movimiento del Vuelo de los Pájaros (2019), del maestro Raúl Herrera.

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219