Universidad Iberoamericana tiene nuevas ‘aulas experimentales de aprendizaje’

Mié, 28 Ago 2019
Permitirán formar a futuros pedagogos y hacer investigación pedagógica
El Padre David Fernández, Rector, bendijo las aulas y el recién remodelado Departamento de Educación
“La esperanza es lo propio del que se empeña en el camino de la educación”, afirmó la madrina de las aulas
  • Interior de una de las aulas experimentales de aprendizaje. Tienen cámaras de gesell que permitirán al estudiantado hacer prácticas de pedagogía.
  • Dra. María Eugenia Ocampo Granados, exprofesora de la IBERO, Secretaria Académica del Instituto Nacional de Salud Pública y madrina de las aulas.
  • El Padre David Fernández, Rector de la IBERO, bendijo las aulas.
  • Dra. Hilda Patiño Domínguez, directora del Departamento de Educación.

A partir de este mes, la Universidad Iberoamericana Ciudad de México cuenta con tres nuevas ‘Aulas experimentales de aprendizaje’, en las cuales se podrá formar a las y los futuros pedagogos, y hacer investigación en el campo de la pedagogía.

Lo anterior se podrá hacer ya que dos de las tres aulas, B-125 y B-127, tienen unas cámaras de gesell que permitirán a las y los estudiantes de la Licenciatura en Pedagogía, y a los investigadores de la educación, observar sin ser observados (aunque con el consentimiento de quienes sean mirados), las prácticas docentes, métodos de enseñanza y estilos de interacción, que se lleven a cabo en el aula B-126.

Las aulas también cuentan con cableado y micrófonos de alta tecnología, y equipo de audio y video, con el fin de escuchar en tiempo real lo que ocurre dentro de las mismas; así como grabar las sesiones de clase, para luego estudiarlas más a detalle.

En el aula B-127 hay modernas sillas ergonómicas, que además tienen ruedas, para que se puedan configurar diferentes formaciones de equipos de trabajo dentro del salón. Asimismo, hay una enorme pantalla táctil de alta velocidad de navegación en internet, a través de la cual docentes y estudiantes pueden interactuar con el uso de sus teléfonos celulares.

Durante la inauguración de las aulas, acontecida el 27 de agosto, el Maestro David Fernández Dávalos, Rector, recordó que la educación siempre ha sido una prioridad para la Compañía de Jesús -orden religiosa a la cual se encuentra confiada la IBERO-, que tiene como una de sus cuatro ‘Preferencias Apostólicas Universales 2019-2029’ el ‘Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador’.

Y para llevar a cabo esa preferencia de los jesuitas, la labor educativa tiene un papel muy importante que cumplir, ya que “lo central de la tarea educativa es la esperanza; porque es pensar que los seres humanos somos perfectibles, es pensar que podemos contribuir desde la educación a generar una sociedad mejor, es pensar que el futuro puede ser mejor, es apostar a la incertidumbre del futuro”, dijo el Padre David.

Al destinar tres aulas de su campus al aprendizaje e investigación pedagógica, la IBERO dejó en claro que la educación es para ella una prioridad; y “porque creemos que aquí podemos aprender muchas cosas todos en la Universidad”. Por ello, aunque el Departamento de Educación tiene bajo su responsabilidad las tres ‘aulas experimentales de aprendizaje’, el Rector dijo que las mismas están al ser servicio del conjunto de la Universidad.

Profesionales e investigadores de la educación ¿para qué?

La doctora María Eugenia Ocampo Granados, exprofesora de la IBERO y actual secretaria académica del Instituto Nacional de Salud Pública, fue la madrina de las aulas experimentales, por ser ella quien tuvo hace dos años la idea de que la Universidad contara con las mismas.

En un mensaje que compartió, previo a que cortara el listón inaugural, explicó para qué, cómo y dónde es necesario tener profesionales e investigadores de la educación. Mencionó que son requeridos, “para subrayar que todo proceso humano, el trabajo, el servicio, las relaciones humanas, tienen siempre una dimensión educativa, ya sea reproductora, civilizadora, transformadora, orientadora, formadora o liberadora”.

Los profesionales e investigadores de la educación también se necesitan para generar esperanza, porque “el modo humano de estar en el mundo no es el de llegar a un estado; sino el de emprender un camino en el que hay éxitos y fracasos, alegrías y tristezas, pasión y reflexión”. Por eso, “la esperanza es lo propio del que se empeña en el camino de la educación”.

Igualmente, los profesionales e investigadores de la educación son necesarios, para ser indagadores rigurosos, audaces y humildes en todos los campos profesionales, disciplinas y artes, tan necesitadas de una apreciación educativa de su saber y de su quehacer. Y “porque uno de los principales bienes que exige la justicia es la educación. Y no se puede ser humano, humana, si no se promueven con equidad las condiciones y acciones para desarrollar el potencial de cada persona”.

Cómo y dónde deben estar estos profesionales e investigadores de la educación; Ocampo respondió que en las aulas. “En esta hermosa Universidad, donde ha de darse, y se da, la discusión libre, informada y con sustento; donde se formen educadores con capacidad de deliberación y argumentación, librepensadores que saben beber de la riqueza y crudeza de la realidad, de las ideas de los grandes pensadores, pero también de las ideas propias”.

Y, además, en el campo profesional, en el campo donde acontece la educación. Y de manera privilegiada, ahora con estas aulas experimentales, en la observación reflexiva y en la experimentación activa que será posible a través de las mismas, que reflejan la apuesta que hace la IBERO a la formación de profesionales e investigadores de la educación.

Remodelan Departamento de Educación

Después de la inauguración de las aulas, autoridades y académicos de la IBERO se dirigieron al Departamento de Educación para bendecir este lugar que también fue remodelado, cuyos espacios actuales ayudarán a las y los docentes e investigadores, y becarios, a tener nuevas ideas y a trabajar de manera comunitaria y horizontal.

La iniciativa de la remodelación fue del doctor Manuel López Pereira, coordinador del Doctorado en Estudios Críticos de Género y académico del Departamento de Educación, al considerar que, si en éste se busca innovar en nuevas formas pedagógicas y de hacer investigación educativa en México, esta imagen también debe transmitirse a través de sus instalaciones.

Tras los trabajos de mejora, el Departamento de Educación goza ahora de espacios interiores que incrementaron su sensación de amplitud, al quitar el plafón, para elevar los techos, y permitir un aumento del ingreso de luz natural. Y con la adquisición de nuevo mobiliario, se logró transmitir una imagen joven, fresca y más innovadora.

Bendición de las aulas y del Departamento

Durante la bendición de las aulas y del Departamento, el Padre David Fernández dijo que “el Dios en el que creemos, es el Dios de la sabiduría”, que conduce a los seres humanos para hacerlos sabios y para que compartan el conocimiento. Un Dios que también quiere “compartir con nosotros los conocimientos, las ciencias, las enseñanzas; que nos ha dado la tarea de desentrañar el Universo, de desentrañar el ser humano, siempre abierto a nuevas posibilidades”.

Dicho esto, conminó a las y los reunidos a pedir la bendición para esos espacios, que están destinados a la investigación, al aprendizaje, a la ampliación de los conocimientos y a la formación de muchachas y muchachos sabios, sabias, que puedan hacerse cargo de la creación de un mundo con esperanza.

El Padre pidió también por los profesores y profesoras; para que sepan conducir a los estudiantes de la IBERO en el camino de la Fe verdadera, del conocimiento profundo. Y para que ellas y ellos, descubran en sus maestros y maestras la presencia de Cristo, que va a acompañarlos en ese conocimiento, para que lleguen a ser personas preparadas que iluminan y ayudan a sus hermanas y hermanos.

Entre las autoridades que se dieron cita a la inauguración y bendición, además del Rector, también estuvieron, entre otros, la maestra Sylvia Schmelkes del Valle, vicerrectora académica; el doctor Javier Cuesta Hernández, director de la División de Humanidades y Comunicación; y la doctora Hilda Patiño Domínguez, directora del Departamento de Educación.

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219