COVID: Vital, tener comunicación con menores en este momento aflictivo

Mié, 21 Oct 2020
IBERO imparte a sus empleadas y empleados el taller ‘Estrategias y herramientas para el desarrollo de habilidades socioemocionales en la primera infancia’
  • La pandemia ha reducido las posibilidades de esparcimiento de las y los pequeño (Pixabay).

En este momento en que, por la pandemia del coronavirus, las familias están viviendo situaciones emocionalmente aflictivas, es fundamental que las madres y padres mantengan una buena comunicación con sus hijos e hijas de la primera infancia (de 2 a 5 años de edad), de tal manera que éstos puedan expresar sus emociones, y los adultos ser receptivos a ellas y no reprimirlas, dijo la Dra. Cimenna Chao Rebolledo, coordinadora de la Especialidad en Educación Socioemocional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Y es que el confinamiento obligado por la pandemia ha reducido las posibilidades de esparcimiento de las y los pequeños, lo cual ha contravenido sus hábitos lúdicos, hecho que de alguna manera repercute en su salud socioemocional, al no contar con momentos de emancipación y alegría con sus pares, en los espacios de socialización donde regularmente comparten juegos (guarderías y escuelas).

Empero, lo que impacta de manera más cercana y profunda a las y los infantes son las interacciones con sus cuidadores principales, es decir, los padres y madres de familia, quienes están pasando por momentos de desequilibrio e incertidumbre, en tanto a la permanencia en sus empleos y a la conservación de sus ingresos; aunado al riesgo sanitario, a la precaución de no contagiarse, al cuidado de los enfermos e incluso a la pérdida de seres queridos a causa del COVID-19.

Ese ambiente desestabilizado, con momentos de alto grado de estrés, ansiedad y en algunos casos depresión, impacta a las y los infantes al convivir y ver en sus cuidadores ese tipo de emociones, que llegan a afectar su propio estado de ánimo. Este contacto empático entre los pequeños y pequeñas y sus cuidadores provoca que los primeros reinterpreten emocionalmente, y desde sus propios recursos psicoafectivos, lo que está sucediendo.

Luego entonces, en la medida en que las madres y padres tengan una buena comunicación con sus hijas e hijos pequeños, y platiquen acerca de las vivencias socioemocionales que les ha generado la pandemia, evitará que los infantes construyan interpretaciones erróneas o exacerbadas sobre estas experiencias, por ejemplo, que perciban alguna situación de peligro, adversa o amenaza, que en realidad es inexistente, o que tiene una explicación o causa distinta a la inferida desde la visión de los menores.

Necesitan estar entre niños y niñas

Sobre la necesidad de las niñas y niños de la primera infancia (que cursan de preescolar a primaria baja) de estar con sus pares, la Dra. Chao explicó que es debido a que cuando se relacionan con otros y otras de su misma edad van desarrollando, a través del juego, su autonomía emocional, su inteligencia social y sus habilidades interpersonales. “Porque es en la comunicación, en el intercambio, en la negociación con las otras y otros, que vamos ejercitando esta parte gregaria y social que nos caracteriza a los seres humanos”.

Este tipo de convivencia no se puede dar entre adultos e infantes, porque sólo estando entre niñas y niños, es que los menores pueden valorar qué tan capaces son de hacer las cosas por sí mismos sin sentirse juzgados, detalló la maestra Laura Viviana Treviño Suárez del Real, alumna de la Especialidad en Educación Socioemocional de la IBERO, quien abundó que las y los pequeños aprenden mucho a partir del ejemplo, por lo que para ellas y ellos es muy importante ver que alguien de su misma edad puede hacer algo, para, por imitación, lograr hacer lo mismo.

Treviño añadió que la falta de interrelación con sus coetáneos puede volver un poco retraídos a algunos menores, quienes a lo mejor no quieren hablar; o pueden comenzar a tener problemas con su autonomía, al dejar de hacer cosas que podían hacer solos o al empezar a buscar más ayuda para cuestiones en las que ya eran autosuficientes.

Taller para el desarrollo de habilidades socioemocionales

Para atender a las y los pequeños de la primera infancia, a través de sus madres y padres, es que el Departamento de Educación y el Área de Capacitación de la Dirección de Recursos Humanos de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México comenzaron a impartir, en la modalidad online, el taller Estrategias y herramientas para el desarrollo de habilidades socioemocionales en la primera infancia.

El taller, impartido por la Mtra. Treviño, es cursado por personal académico, administrativo y de servicio de la IBERO, que son padres o madres de niñas y niños en edad preescolar, con el fin de que aprendan a desarrollar estrategias que ayuden a sus vástagos a conocerse mejor, a autorregularse, y a ser empáticos y autónomos.

Chao Rebolledo precisó que la capacitación se decidió dirigir a las madres y padres de familia con hijas e hijos pequeños, porque en esta pandemia ha sido el sector menos atendido en términos de apoyo psicosocial y afectivo, pese a estar pasando momentos emocionalmente álgidos, al vivir situaciones de estrés provocadas por deber combinar la vida laboral y doméstica con la educación de sus descendientes, a lo que se suma el estrés propio de la emergencia sanitaria.

Además, desde la Especialidad en Educación Socioemocional de la IBERO, “lo que quisiéramos es ir generando una cultura de la educación socioemocional, en la comunidad universitaria por supuesto, pero también en la sociedad mexicana en general”.

Al hablar de algunas estrategias y herramientas para el desarrollo de habilidades socioemocionales en la primera infancia, la doctora mencionó que la primera y más importante es que padres, madres y pequeños trabajen de manera conjunta la ‘autorregulación emocional’, que es la capacidad de gestionar y orientar las emociones, particularmente las aflictivas, como el miedo, el enojo, la ira y la frustración.

“Podemos ir aprendiendo qué hacer cuando estamos en estados emocionales de este tipo, es decir, cómo podemos tranquilizarnos y cómo podemos canalizar estas emociones hacia un desahogo, y expresión más positiva, constructiva y más respetuosa”.

A alguien que, por ejemplo, sufre de aburrición o depresión, le resulta útil saber que puede salir de esos estados emocionales hacia uno más proactivo y participativo. A lo mejor no va a estar muy contento o contenta, porque tampoco se trata de vivir en un falso optimismo, sino más bien saber que se cuenta con recursos para hablar y para expresar las emociones, con el fin de generar y cogenerar un estado de bienestar emocional.

Una segunda estrategia es la ‘autonomía emocional’, sobre todo desde la visión del apego positivo en el caso de los pequeños, es decir, ofrecerles la posibilidad de experimentar su propio ser emocional y de construir su propia interpretación del mundo (físico y subjetivo). “Los padres y madres podemos acompañar este proceso, pero sin querer dirigirlo, condicionarlo o peor aún, censurarlo; lo que puede llegar a suceder durante la crianza de los niños pequeños”.

Y, por último, una ‘crianza empática’ también es una estrategia socioemocional positiva para los infantes, sus madres y padres. Para ello, las personas adultas deben aprender a mirar las situaciones que viven las y los pequeños desde la propia perspectiva de los infantes, para entender cuáles son sus vivencias e interpretaciones emocionales y sociales, y desde ahí poder trabajar con ellas y ellos estrategias que les permitan fortalecer su propia identidad, su experiencia y expresión emocional.

Impacto socioemocional en la realidad

Ya que para la IBERO es de sumo interés que sus estudiantes de posgrado realicen investigaciones y proyectos de intervención que atiendan problemas de la realidad, la Mtra. Laura Viviana Treviño Suárez del Real decidió, como proyecto de titulación de la ‘Especialidad en Educación Socioemocional’, diseñar e impartir el taller Estrategias y herramientas para el desarrollo de habilidades socioemocionales en la primera infancia, lo cual realiza bajo la tutoría de la Dra. Cimenna Chao Rebolledo.

Por otra parte, la doctora Chao comentó que ella y otras académicas de esa Especialidad participaron en la elaboración de ‘cápsulas sobre Educación Socioemocional’ para el programa ‘Aprende en Casa II’, de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Esta colaboración, pro bono, fue en apoyo a la elaboración de materiales educativos para paliar el impacto de la contingencia sanitaria en la educación de las niñas y niños de México, en particular en el tema del manejo de las emociones.

Con base en esta experiencia, la Dirección General de Desarrollo Curricular de la SEP invitó a la Dra. Cimenna Chao a asesorar el diseño de la programación y de los guiones de educación socioemocional para el programa ‘Aprende en Casa II’, en lo cual participó de julio a septiembre, mes en el que terminó el diseño de las sesiones.

Lo anterior da cuenta de cómo la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, a través de sus docentes e investigadores, se ha vinculado y apoyado a la comunidad educativa nacional, y a las iniciativas del gobierno, en materia educativa durante la pandemia.

  • Notas relacionadas: 

Académica da tips para adaptarse y ser resiliente a la crisis del COVID-19

COVID-19: Académica comparte técnicas para autorregular el estrés

COVID-19: Al regresar a aulas debe retomarse la educación socioemocional 

Potenciar lectura emocional debe ser objetivo educativo ante COVID-19

  • Ligas de interés

Conoce nuestro sitio especial sobre el COVID-19

Texto: PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219