#8M IBERO trabaja desde distintos frentes para erradicar la violencia de género

Vie, 5 Mar 2021
La IBERO ha fortalecido un andamiaje institucional para atender este tema, que incluye un Comité de Atención a la Violencia de Género, un Protocolo para la Prevención y Atención de la Violencia de Género y el Programa de Género e Inclusión
  • Entrevista con Integrantes del colectivo UMA de la IBERO.
  • Esta semana se realizó la presentación del Grupo de Trabajo sobre Género del DEI.
  • Michelle Gama, titular del Comité de Género de la IBERO.
  • Dra. Elvia González del Pliego Dorantes, coordinadora del Programa de Género e Inclusión.
  • El año pasado, durante la Asamblea de Mujeres, en la explanada central de la IBERO.

Han trascurrido doce meses desde el día en que las calles de la Ciudad de México se pintaron de morado y en ellas retumbaron las voces de miles de mujeres que, en un acto de sororidad, igualdad y justicia, se unieron para exigir un alto a la violencia de género.

Nunca imaginamos que pocos días después de la histórica marcha que reunió a mujeres víctimas de violencia, a madres, hijas y hermanas de mujeres desaparecidas o asesinadas, a universitarias, a académicas, a profesionistas, a niñas, a mujeres indígenas, a todas las mujeres, tendríamos que confinarnos y transformar el movimiento.

Al respecto, la Dra. Elvia González del Pliego Dorantes, coordinadora del Programa de Género e Inclusión, señaló que la emergencia sanitaria por la pandemia trajo una pausa al movimiento. Sin embargo, desde distintos frentes se continuó trabajando porque lo que ya no se puede parar son todas las redes que se han construido.

“Tal vez no nos pueden ver en la calle, pero las redes que se han tejido entre universidades, organizaciones no las para nadie. Hemos utilizado muy bien las herramientas digitales para reunirnos y seguir discutiendo proponiendo y analizando. Cambiamos la forma de actuar mientras podamos volver, pero el movimiento no se ha detenido, pues ha encontrado otras formas de seguir luchando contra la violencia de género”, afirmó la especialista.

Asimismo, la académica recordó la brecha digital que existe y que impide que muchas mujeres alrededor del mundo tengan acceso las herramientas digitales; por lo cual, enfatiza, es otra área en la que se debe trabajar. 

Ha sido un año difícil. La pandemia generada por el COVID-19 ha provocado muertes, el colapso del sistema de salud, la pérdida de empleos, crisis económica y graves problemas de salud mental en muchas personas.

Además, intensificó todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas, sobre todo, la violencia en el hogar. Si bien el confinamiento ha ayudado a limitar la propagación del virus, las mujeres y las niñas que sufren violencia en el hogar se encuentran cada vez más aisladas de las personas y los recursos que pueden ayudarlas.

Las crisis económicas afectan más a las mujeres porque sus salarios sueles ser más bajos, tienen menos ahorros, tienen menos acceso a la protección social, porque la economía informal concentra mayormente a mujeres y, generalmente, son quienes se ocupan del trabajo doméstico y del cuidado no remunerado y, por lo tanto, deben abandonar el mercado laboral, señala ONU Mujeres.

Aunque todas las personas están enfrentando dificultades sin precedentes, las mujeres están siendo muy afectadas por los efectos socioeconómicos de la crisis sanitaria, ante la que se estima que a ellas les impactará por un retroceso de diez años en los niveles de ocupación según un reciente informe de la CEPAL. Las mujeres de países con economías de todos los tamaños perdieron ingresos y aumentó de manera desmedida la carga de trabajo doméstico y de cuidado no remunerado.

En este sentido, la Dra. Elvia González comentó: “Toda la pandemia ha implicado para muchas mujeres regresar al espacio doméstico en donde hemos estado saturadas por cuestiones de cuidado, la gestión doméstica y el trabajo remunerado, lo que ha generado impacto en la vida, en la economía, en pérdida de empleo, en la saturación emocional y física. Las mujeres reportan vivir situaciones de ansiedad, angustia, tristeza, depresión, según lo ha comentado la presidenta del INMUJERES”.

Agregó que es importante seguir trabajando para poner esta problemática en el centro y seguir generando información para evidenciar todo lo que está pasando a partir de la pandemia, además del problema de la violencia de género.

La UNESCO advirtió que más de 11 millones de niñas podrían no volver a la escuela debido a la interrupción sin precedentes de la educación provocada por el COVID-19. “Esta alarmante cifra no sólo amenaza décadas de progreso hacia la igualdad de género, sino que también pone a las niñas de todo el mundo en riesgo de embarazos adolescentes, matrimonios precoces y forzados, y violencia”, explica el organismo.

En octubre del 2020, durante la inauguración del Taller Internacional de Proyectos de Cooperación SJ, en donde participaron universidades de la Compañía de Jesús, y cuya sede virtual fue la IBERO, el director del Instituto Internacional de la UNESCO para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (UNESCO IESALC), Dr. Francesc Pedró García, alertaba que el impacto en el futuro inmediato por la pandemia sería la disminución en el número de mujeres estudiantes en las universidades.

Durante su conferencia magistral virtual Back to the Future- Higher Education in the Post-Pandemic World, comentaba que esta situación ocurriría principalmente en América Latina, zona geográfica en donde el número de mujeres que podrían volver a las aulas sería mucho menor al de estudiantes varones.

La IBERO desde varios frentes 

Pese al confinamiento por la pandemia, la IBERO redobló esfuerzos y, desde distintos frentes, continúa trabajando para erradicar la discriminación y la violencia de género en la institución.

Desde hace varios años, la IBERO ha construido un andamiaje institucional para atender el tema, que incluye un Comité de Atención a la Violencia de Género, un Protocolo para la Prevención y Atención de la Violencia de Género y el Programa de Género e Inclusión.

Estos mecanismos han sido prioritarios, se han reforzado sus alcances y consolidado una ‘ventanilla única’ para la denuncia de casos de discriminación y violencia de género. Sin embargo, erradicar estas expresiones y acciones pasa por la transformación de la comunidad. Por ello, se trabaja en la prevención de actitudes y comportamientos que constituyen violencia de género, a través de la experiencia de integrantes de nuestro ecosistema universitario.

La Dra. Michelle Gama, titular del Comité de Género, explicó que la parte académica y de investigación, así como el activismo de la Unión de Mujeres Activistas (UMA) de la IBERO, son los frentes con los que cuenta la Universidad Iberoamericana; además de la política institucional con la que cuenta a partir de la creación del Protocolo de Actuación (2016) y la instauración del Comité de Género (2017). Asimismo, esta casa de estudios también cuenta con el Doctorado en Estudios Críticos de Género.

  1. Reconfiguración del Comité de Género

El Comité de Atención de la Violencia de Género, cuya titular es la Dra. Michelle Gama, es un órgano autónomo y especializado de la IBERO, particularmente sensible a las dinámicas de violencia de género al interior del espacio universitario, que se instauró en 2017 tras la publicación del Protocolo para la Prevención y Atención a la Violencia de Género.

Este mecanismo protege a las víctimas y sanciona a quienes resulten responsables de ejercer violencia de género a través de las quejas que pueden presentarse directamente en el Micrositio del Comité, el cual nació en el verano del 2020.

Es importante recordar que, en julio del 2020, la IBERO redefinió su marco normativo y plan de acción con la intención de reforzar los mecanismos que permitan prevenir, atender, sancionar y erradicar actos de violencia de género en el seno de su comunidad. Producto de ello, en la última revisión que se hizo de su Protocolo para la Prevención y Atención de la Violencia de Género (mayo 2020), se ampliaron las facultades del Comité de Género y lo dotó de condiciones más propicias para que incremente su capacidad operativa.

Las fortalezas del nuevo Comité:

  1. La atención de las quejas se brinda de manera directa e inmediata por parte del Comité de Género.
  2. El Comité se fortaleció al confirmar su autonomía en la toma de decisiones y se le reconoció como una autoridad, adscrita directamente a Rectoría.
  3. Se incrementó la capacidad operativa del Comité al dotarlo de infraestructura propia.
  4. Se aumentó el personal especializado y se incorporó a representantes de la academia de distintas disciplinas como consejeros internos. En lo externo, sumó a dos consejeras (una del Colegio de México y otra de la UNAM).
  5. Se implementaron mecanismos de contención emocional y/o psicológica con perspectiva de género para quienes participan en el procedimiento institucional de atención de quejas.

“El Comité de Género es una instancia de servicio para la comunidad universitaria.  Salvaguarda la integridad y la dignidad de personas agraviadas, pero también de la misma institución. La última palabra es del cuerpo colegiado de expertas y expertos que analizan cada caso sin presiones y sin estar adscritos a un lado o al otro; (esto) en una búsqueda por ser lo más imparciales posibles”, señaló Gama Leyva.

La académica dijo que el Comité de Género es un espacio de reacción, atención, diálogo, prevención y escucha. El que haya un Comité de Género en la IBERO permite construir comunidad. Esta instancia representa uno de los muchos frentes que están abiertos en esta institución educativa para repensar a la comunidad en términos de género, debido a que, en el último año, la IBERO se ha hecho de una identidad crítica en esta materia, y hay una visión desde afuera de que se están haciendo bien las cosas en cuanto a la atención de la violencia de género, lo que la convierte en un referente para otras universidades.

La Dra. Michelle Gama compartió el plan de trabajo del Comité de Género 2020-2021, el cual está centrado en cinco puntos importantes:

  1. Frenar y corregir el rezago de casos, así como acelerar los procesos de resolución y dictamen.
  2. Ofrecer una visión interdisciplinar con perspectiva de género.
  3. Establecer al Comité de Género como un cuerpo colegiado autónomo y con una perspectiva de funcionamiento horizontal, acorde con un planteamiento feminista.
  4. Llevar a cabo una comunicación directa y fluida entre el Comité y otras instancias de la IBERO, incluida la comunidad misma.
  5. Socializar el Protocolo de Atención y el proceso de los casos por la vía institucional a través de medios y discursos más accesibles, para garantizar su conocimiento, fortalecer la presencia del Comité en la vida universitaria y fomentar la denuncia. Además, se realizó el lanzamiento del micrositio en conjunto con Comunicación Institucional, Rectoría y Vicerrectoría, en verano, así como la cuenta de Twitter de esta unidad.

 

  1. Unión de Mujeres Activistas IBERO

La Unión de Mujeres Activistas (UMA) de la IBERO es una asociación estudiantil representada por una mesa directiva de siete alumnas de la IBERO, pero hecha para todas las mujeres de la comunidad universitaria. 

La alumna de la Licenciatura en Sustentabilidad, Ana Panella, recordó que UMA nació en febrero del 2020 ante la falta de un colectivo dentro de la IBERO como lo tienen otras universidades; así como para apoyar a identificar carencias de perspectiva de género a nivel institucional.

Por su parte, Lucía Aguilar, estudiante de la Licenciatura en Relaciones Internacional, agregó que la mesa directiva es horizontal y las decisiones se toman en conjunto. “Somos por y para las mujeres de la IBERO”.

Justo el año pasado, las integrantes de esta asociación participaron en la creación del #DecálogoConcreto, en respuesta al aumento de la violencia de género en el país; mismo que se presentó el 17 de febrero en la IBERO durante una protesta contra los feminicidios. Asimismo, fueron parte de la organización de la Asamblea de Mujeres, que se realizó en la explanada central de esta institución, de cara al paro nacional del 9 de marzo. Además, las integrantes de UMA participaron en la marcha del #8M y han sumado una serie de actividades que no han parado a pesar de la crisis sanitaria.

En esta coyuntura, las nuevas integrantes de la mesa directiva, que tomaron protesta en enero, han tenido que adaptarse al activismo a distancia, pues por la pandemia no han podido organizar ninguna actividad presencial.

“Ha sido difícil acostumbrarnos a trabajar a distancia. Sin embargo, esto nos ha ayudado a darle más difusión al proyecto y a conectar con más personas, no sólo de la Comunidad IBERO, que les interesan los temas de género y feminismo, que quieren impulsar sus propias iniciativas”, señaló Ana Penella.

Por esta razón, Lena Martínez, estudiante de la Licenciatura en Comunicación, manifestó que usan las redes sociales de UMA para tener presencia. “Somos mujeres de la IBERO para mujeres de la IBERO. Ellas nos piden recomendaciones de libros, podcast, películas. Es muy importante para nosotras las redes y la virtualidad”, explicó.

En el marco de la conmemoración del #8M, UMA, en alianza con otras asociaciones estudiantiles, tiene programadas varias actividades como el club de lectura, webinars de feminismo interseccional, entrevistas en Instagram con Michelle Gama, un taller de nuevas masculinidades, un círculo de diálogo sobre cultura de la denuncia, curso de corrientes del feminismo, así como un taller de primer acercamiento al feminismo, señaló Fernanda González, de la Licenciatura en Psicología.

Asimismo, se sumarán a #UnDíaSinNosotras, un paro nacional al que convocan distintos colectivos universitarios para que alumnas, maestras, directivas y personal femenino se sumen el próximo 9 de marzo para exigir soluciones a la ola de feminicidios, acoso y abusos contra las mujeres tanto en espacios públicos como privados.

“Quisimos respaldar el paro desde UMA porque creemos que con el alcance y fuerza que tenemos es importante. Hemos reflexionado acerca del paro del 2020 con el de este 2021. Hace un año fue nacional y muchas mujeres pudieron parar. Un año de pandemia después hemos visto las afectaciones que esto ha generado en distintos aspectos de la vida de las mujeres. Por lo cual, queremos sumarnos a este paro para saber qué pasaría si un día dejamos de lado estos cuidados que hemos realizado durante el confinamiento”, señaló Mariana Gomez, estudiante de la Licenciatura en Contabilidad.

Respecto a los mecanismos con los que cuenta la IBERO para erradicar la discriminación y la violencia de género, las jóvenes coincidieron en que son excelentes y un gran paso hacia adelante. Y que es importante fomentar la cultura de la denuncia. Asimismo, reconocieron la labor del Comité de Género y del Programa de Género e Inclusión, entidades que las han apoyado en su activismo y con las cuales buscan construir en conjunto.

“Contar con un Protocolo para la Prevención y Atención a la Violencia de Género es un ejemplo para las universidades que no lo tienen.  El hecho de que la IBERO cuente con estos mecanismos es un gran paso. Sólo falta que quienes hayan sido víctimas de violencia ingresen sus quejas para que las personas que ejercen esta violencia sepan que hay consecuencias”, señaló Lena Martínez.

 

  1. Programa de Género e inclusión

Su labor es contribuir a la transformación de las desigualdades de género y la discriminación con un enfoque interseccional, mediante la transversalización de la perspectiva de género e inclusión en el quehacer universitario, así como en las propuestas de incidencia social y política en México.

Este programa creado en 2015 es reconocido por su incidencia social y política, contribuyendo a la transformación de las desigualdades de género y la discriminación, particularmente en los grupos sociales en situación de mayor vulnerabilidad en México y por lograr la institucionalización de la perspectiva de género e inclusión en el quehacer universitario.

En noviembre pasado, este programa, como cada año, pero en esta ocasión de manera virtual, llevó a cabo con gran éxito y alcance, el 4º Congreso de Internacional de Construcción de Paz con Perspectiva de Género, una propuesta para mostrar la relación que existe entre la violencia por razón de género, la discriminación, la desigualdad social y la de género, entre otras problemáticas.

A inicios de este 2021, este programa, en conjunto con la Dirección de Informática y Telecomunicaciones, pusieron en marcha CaDi, el primer traductor de lenguaje inclusivo, una herramienta que ayuda a emplear el lenguaje incluyente en la redacción de textos, en cuya elaboración también participó la Dra. Capitolina Díaz, catedrática e investigadora de la Universidad de Valencia, España.

Al respecto, la Dra. González del Pliego compartió que, en las universidades, una de las herramientas para fortalecer la transversalización de la perspectiva de género ha sido justamente la creación de manuales de lenguaje incluyente.

Por esta razón, CaDi es una herramienta innovadora y pensada para que las nuevas generaciones, automatizadas y cibernéticas, puedan aprovecharla.

“Nuestro lenguaje tiene una gran riqueza que, si se quiere, se puede utilizar para reconocer la existencia, participación y aportaciones de todas las personas, y esto ha quedado demostrado con este traductor. La intención desde el Programa de Género es justamente contar con esta herramienta que apoye el proceso de transversalización que venimos haciendo en la IBERO desde hace muchos años”, dijo González.

También en este año, el Observatorio de Género y Juventud, en colaboración con diversas organizaciones que integran su Comité Consultivo, lanzó la campaña #ContraLaViolenciaPatriarcal que pretendió visibilizar las violencias y discriminaciones que padecen diversos grupos sociales.

  1. Grupo de Trabajo sobre Género del Departamento de Estudios Internacionales

El Departamento de Estudios Internacionales, dirigido por la Dra. Valeria Valle, creó un Grupo de Trabajo sobre Género, cuya función es contar con una vinculación estrecha con el Comité de Atención a la Violencia de Género de la IBERO; así como promover la inclusión de la perspectiva de género a nivel académico y curricular.

Este grupo verifica que, en las materias, en los eventos, seminarios, cursos, entre otras actividades del DEI, exista una perspectiva de género o se aborden cuestiones y temas de género.

Otra de sus funciones es contribuir a la cultura de la prevención en materia de violencia de género al interior de la comunidad de internacionalistas de la IBERO, a través de la identificación y adopción de buenas prácticas en materia de lenguaje incluyente, eliminación de estereotipos, roles de género y participación equitativa.

Para el Mtro. Eduardo Tadeo, académico del Departamento de Estudios Internacionales, es importante la colaboración de todas las personas para hacer un cambio trascendente, pues se puede articular conjuntamente un avance siempre pensando en la diversidad de identidades y necesidades.

“Esto lo podemos lograr si nos escuchamos y trabajamos en conjunto, no hay otra forma. Es un compromiso necesario, el de los hombres, el asumir la responsabilidad, para erradicar la violencia de género. Hago un llamado para ser corresponsables en este proceso en el que intentamos construir y hacer una diferencia, no sólo en el departamento, sino en la realidad social”, dijo Tadeo.

En ese sentido, el integrante de este grupo de trabajo hizo un llamado al profesorado y estudiantado para sumarse y presentar iniciativas para avanzar en temas curriculares, pedagógicos o de contenido.

“Desde el departamento se puede hacer un esfuerzo importante, pero se requiere de la colaboración de todas y todos para hacer un cambio trascendente. Conjuntamente, podemos articular un avance siempre pensando en esa diversidad de identidades y necesidades que solamente lo podemos lograr si nos escuchamos y trabajamos en conjunto”, añadió. 

  • Liga de interés

Lee el comunicado de la IBERO sobre el 8M Día Internacional de la Mujer

  • Notas relacionadas:

IBERO fija jornada permanente contra discriminación y violencia de género

Comité de Género IBERO llama a formar frente común contra violencia

IBERO fortalece Comité de Género y simplifica procedimiento para quejas

Valentina González/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219