Inauguran en la IBERO la exposición ‘Mariana: del linóleo a las sales de plata’

Mar, 3 Mayo 2022
La exposición fue inaugurada este día, con el fin de conmemorar el vigésimo aniversario luctuoso de la fotógrafa Mariana Yampolsky.
  • 'Mariana: del linóleo a las sales de plata' estará abierta en la Galería Andrea Pozzo, S. J., de la IBERO (Alberto Hernández/IBERO).
  • El Dr. Luis Arriaga, Rector de la IBERO, ofreció un discurso previo a la inauguración de la exposición en honor a Mariana Yampolsky (Alberto Hernández/IBERO).
  • Autoridades universitarias, encabezadas por el Rector, Dr. Luis Arriaga, cortaron el listón inaugural de la exposición 'Mariana: del linóleo a las sales de plata' (Alberto Hernández/IBERO).
  • Para conmemorar el 20 aniversario luctuoso de Yampolsky, la IBERO montó la exposición 'Mariana: del linóleo a las sales de plata' (Alberto Hernández/IBERO).
  • El Dr. Luis Arriaga, Rector de la IBERO; Dr. Juan Carlos Henríquez, director general de Difusión Cultural y Divulgación Universitaria; y la Mtra. Alejandra Chong, coordinadora de Creación y Reflexión Artística, realizaron un recorrido por la exposición (Alberto Hernández/IBERO).
  • Una de las fotografías del extenso archivo de Mariana Yampolsky, que está bajo resguardo de la IBERO (Alberto Hernández/IBERO).
  • La Mtra. Teresa Matabuena, directora de la BFXC, explica al Rector Luis Arriaga parte de las piezas que componen la exposición de Mariana Yampolsky (Alberto Hernández/IBERO).
  • Mtra. Teresa Matabuena, directora de la BFXC (Alberto Hernández/IBERO).
  • Dr. Juan Carlos Henríquez, director general de Difusión Cultural y Divulgación Universitaria (Alberto Hernández/IBERO).
  • Los asistentes tuvieron la oportunidad de tomar algunas fotos a las obras que confirman la exposición (Alberto Hernández/IBERO).
  • Mariana Yampolsky hizo una revisión a través de su lente al México profundo (Alberto Hernández/IBERO).
  • Algunas piezas de la colección privada de arte popular de Mariana (Pedro Rendón/IBERO).
  • La exposición reúne 100 piezas que permiten vislumbrar algunos detalles de la infancia de la artista, sus gustos y sus viajes (Pedro Rendón/IBERO).
  • La fotografía –y el grabado- parten de la voluntad de cegar lo evidente, para que se revele lo invisible y lo preciado (Pedro Rendón/IBERO).

La exposición Mariana: del linóleo a las sales de plata, fue inaugurada en la Galería Andrea Pozzo de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, con motivo del vigésimo aniversario luctuoso de Mariana Yampolsky, así como del registro de su obra fotográfica como patrimonio documental de México.

La Mtra. Teresa Matabuena Peláez, directora de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero, dijo que la exposición reúne 100 piezas que permiten vislumbrar algunos detalles de la infancia de la artista, sus gustos y sus viajes al extranjero. Por medio de sus grabados, sus cámaras, su cuarto oscuro y sus fotografías, se pueden ver pinceladas de su trabajo a lo largo de los 58 años en los que vivió en México. En tanto que la muestra se completa con textiles y algunas piezas de la colección privada de arte popular de Mariana.

La exposición se mueve a partir de tres ejes temáticos: una fotógrafa en el taller de Gráfica Popular descubriendo haluros de plata y travesías argénticas; un recorrido que invita a conocer a Mariana en el espacio privado, mediante su gusto por los libros y la relación con sus amigos, colegas y familiares; y su pasión por la fotografía, los textiles, el arte y sus viajes por México y el mundo.

Mariana: del linóleo a las sales de plata “es un viaje al pasado y al presente, un viaje de búsqueda y de encuentros guiado por la mirada curiosa de Mariana, que esperamos invite a investigar, curiosear y disfrutar la obra de Marina Yampolsky”.

El director general de Difusión Cultural y Divulgación Universitaria, Dr. Juan Carlos Henríquez Mendoza, S. J., señaló que esta exposición es única, porque incluye un aspecto quizás ignorado de la obra de Yampolsky, su carácter artístico-gráfico -Mariana era fotógrafa, grabadora y cultivaba las artes múltiples-.

Esto es significativo recordarlo, porque tanto el grabador como el fotógrafo trabajan con sustancias invisibles para ellos. Los grabadores, explicó, “trabajan desde una mente y una mirada que es negativa, están viendo todo en negativo para imaginar el positivado de la imagen al momento de que se estampa”.

“También el trabajo fotográfico implica este retruécano mental, sobre todo en blanco y negro, de hacer a un lado el color y empezar a ver monocromáticamente. Es decir (grabado y fotografía), parten de la voluntad de cegar lo evidente, para que se revele lo invisible y lo preciado".

Henríquez consideró que, además, Mariana prescinde de otra sustancia, el preciosismo. Sus fotografías, imágenes y grabados prescinden de cualquier intento esteticista o preciosista, “y al hacerlo, lo que permiten revelar, lo que nos muestran y ante quien nos ponen, es ante una belleza humana de dignidad y de admiración. Nos descubren al otro, no por las formas externas, sino por la ternura y dignidad que la otra, que el otro, tiene”.

Por su parte, el Dr. Luis Arriaga Valenzuela, S. J., Rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, recordó que, a través de sus fotografías, Mariana mostró la vida rural, campesina e indígena.

“Volver a sus fotos, es una invitación a mirar otra vez la dignidad de los pueblos, a respetar y reivindicar la diversidad de nuestra sociedad, a reconocer que afuera hay muchas otras realidades de las que nos debemos encargar, cargar y hacernos cargo”.

La obra de Mariana -que empata con la misión de la IBERO-, invita siempre a ponerse al lado de las personas más desfavorecidas. “Ella encontraba el gozo estando cerca de las personas a quienes retrataba. Su quehacer no sólo consistía en la fotografía, sino en compartir la cotidianeidad, en comer, vestir, celebrar y respetar las formas de vida de las personas con las que convivió”. Y fue esa dignidad de las personas, alejada del folclorismo, la que supo retratar Mariana.

A veinte años de la partida de Yampolsky, Mariana: del linóleo a las sales de plata, “nos deja conocerla en sus gustos por la lectura, por lo popular y a través de sus relaciones de amistad”, por lo que es una oportunidad inmejorable para que la Comunidad IBERO visite la exposición, y a Mariana, “y abramos nuestros ojos a la raíz de lo humano”.

  • Notas relacionadas:

Donan ‘Colección de Mariana Yampolsky’ a la IBERO

IBERO presenta en la FIL legado fotográfico de México de Mariana Yampolsky

La IBERO descubre y publica otras ‘Facetas’ de Mariana Yampolsky

Exponen en la IBERO ‘Última morada. A través de la cámara de Mariana Yampolsky’

Texto: PEDRO RENDÓN/JCM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219