La IBERO apuesta por un nuevo futuro a través de becas de maestría y doctorado

Jue, 12 Nov 2020
En el marco del foro 'Reinventar el liderazgo: Juntos por un nuevo futuro', anuncia alianza con la AMEDIRH y APRHIFAC, otorgará apoyos del 50% en sus 46 programas de posgrado
"Ser líder hoy en día es un acto de heroísmo", afirma el Dr. Saúl Cuautle, Rector de la IBERO
  • Se otorgarán becas del 50% en programas de maestría y doctorado.
  • Dr. Saúl Cuautle Quechol, S. J., Rector de la IBERO CDMX.
  • Dra. Marisol Silva Laya, directora de la División de Investigación y Posgrado (DINVP).
  • Édgar Rosas, presidente de la Asociación de Profesionales de Recursos Humanos de la Industria Farmacéutica y de la Salud.
  • Mauricio Reynoso, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos.

Conscientes de la compleja situación por la que atraviesa el país, la Universidad Iberoamericana se solidariza y crea la iniciativa Juntos por un nuevo futuro. En alianza con la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH) y la Asociación de Profesionales de Recursos Humanos de la Industria Farmacéutica y de la Salud (APRHIFAC), la IBERO otorgará becas del 50% en 46 programas de maestría y doctorado, para acompañar a líderes y profesionales en la formación de competencias clave para enfrentar los retos actuales y crear un futuro con innovación y creatividad.

Así lo dio a conocer el Dr. Saúl Cuautle, S. J., Rector de la IBERO, al participar en el foro Reinventar el liderazgo: Juntos por un nuevo futuro, en donde explicó que la idea de esta alianza es conectar a cientos de organizaciones que han mostrado una genuina preocupación por la formación de líderes con sentido humano, para acceder a estas becas y trabajar juntos en el desarrollo y formación de habilidades y capacidades para los líderes que el mundo necesita hoy.

Durante su intervención, el Rector habló sobre el liderazgo centrado en las personas, a partir de la experiencia de Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, y de los cuatro valores del liderazgo ignaciano: entender las propias fortalezas, debilidades, valores y visión del mundo; innovar confiadamente, adaptarse al mundo cambiante; tratar al prójimo con amor y una actitud positiva; y fortalecerse a sí mismos y a los demás con aspiraciones heroicas (un propósito trascendente).

“La característica del liderazgo de los jesuitas tiene que ver con una actuación en el mundo, es decir, está vinculado a una actividad; no puede ser una cuestión pasiva sino es una cuestión que brota de la propia experiencia de la vocación ignaciana hacia una realidad que está en continuo cambio. Se trata de un liderazgo activo que trata de hacer que el mundo esté en movimiento”.

El liderazgo, continuó el Rector Cuautle, se acomoda a un mundo que cambia no solamente por hechos históricos sino por la propia intervención humana, y es una condición que me pide como líder que yo tenga esa creatividad necesaria para poder pensar y soñar que mundo puedo construir para los demás. El líder tiene que ser alguien que esté disponible para soñar un modo distinto de ser para que los demás puedan ser plenos, libres.

Ser líder hoy en día es un acto de heroísmo. Se arriesga quien se atreve a sacar de sí mismo lo mejor para poder desarrollar una comunidad, un grupo; es un gran riesgo el que está tomando, pero un riesgo con gran valor porque lo llevará a colocarse en un espacio donde todo mundo lo reconocerá como el líder que logró generar transformaciones”.

El liderazgo es una excelente oportunidad que tenemos los seres humanos para ayudar a esta sociedad a seguir siendo una sociedad mucho más plena, más bella, en cuanto a espacio que nos brinde la posibilidad de ser felices, concluyó el Rector Cuautle.

En el foro Reinventar el liderazgo: Juntos por un nuevo futuro, también participó la Dra. Marisol Silva Laya, directora de la División de Investigación y Posgrado (DINVP) de la IBERO, quien afirmó que las mujeres siguen enfrentando muchas barreras para participar en espacios importantes. Por ejemplo, mencionó que en México el liderazgo de rectoras no pasa del 16% de instituciones que son dirigidas por mujeres; mientras que en los Estados Unidos es el 25% de las instituciones que están lideradas por ellas.

“No sólo tenemos una crisis de pandemia, sino que atravesamos una verdadera crisis civilizatoria donde los modos en los que nos hemos comportado a nivel planetario están encontrando un desgaste que nos obliga a reinventarnos pues todas y todos tenemos mucho que aportar para la construcción de organizaciones y de comunidades más productivas, pero más incluyentes, equitativas y justas, con una mayor conciencia de lo que significa el planeta, de la sustentabilidad ambiental”.

El liderazgo, afirmó Marisol Silva, significa cuidar las comunidades, cuidar los colectivos, cuidar el trabajo colaborativo, cuidar el planeta, asumir ese compromiso de revolución cultural y social por un mundo más equitativo en donde se detengan las violaciones a los derechos humanos o la violencia económica en contra de las mujeres, por citar algunos ejemplos.

Por su parte, Mauricio Reynoso, director general de la AMEDIRH, agrupación con más de 70 años de existencia y referente en la gestión de talento, se refirió al liderazgo en el sentido de ser personas que tienen que estar dispuestas al cambio para no perder la posibilidad que dan los talentos pues el fortalecimiento de las capacidades personales inicia con el conocimiento de uno mismo.

Graduado con mención honorífica en Psicología Organizacional por la IBERO, Mauricio Reynoso puso como un ejemplo de vivir el liderazgo la situación que muchas personas están viviendo desde el trabajo en casa. Trabajar de manera remota en esta etapa de pandemia, dijo, ha demostrado que sí se puede ser líder porque estando solo, en términos de la responsabilidad que tienes frente al trabajo, puedes ser autodisciplinado y dueño de tu tiempo, de cómo administrarlo, de cómo organizas tu trabajo y cómo vas a interactuar con los demás, incluso de manera más empática.

Édgar Rosas López, presidente de la APRHIFAC, comentó que el mundo cambió a partir de la pandemia por ello “estamos invitando a varias organizaciones a que se sumen a formar seres humanos y aprovechar esta situación para ser mejores, invitarlos a poder unirnos para hacer que las empresas desarrollen a sus ejecutivos, apoyados en el convenio que firmamos hoy para hacer llegar el conocimiento a más personas”.

No podemos esperar a ver qué hace el país por nosotros, dijo quien es coach certificado e imparte conferencias sobre la felicidad en el trabajo, psicología positiva, millennials y las nuevas generaciones.

Se trata ahora de conjuntar esfuerzos para ser mejores, de mover voluntades para el bien común pues estamos viviendo una crisis de valores muy importante. Hoy hay que quitar jefes de las organizaciones para poner líderes, enfatizó Rosas López.

Sandra Zuluaga, fundadora y CEO de Besteam, Arquitectura Humana y presidenta del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas CDMX, comentó que en las empresas, una mesa directiva conformada por hombres cambia su dinámica masculina y empieza a equilibrarse cuando llegan mujeres a integrarse como parte de ese espacio organizacional.  

Además, dijo, la alta dirección de las empresas se está enfrentando a un conjunto de embates de estrés que está exigiendo que cambien las reglas del juego. Por ello, se requiere cada vez más del liderazgo y de acompañar a los líderes a través de contener sus emociones, proyectar optimismo, que sepan delegar y tener confianza en su equipo. 

Mónica Flores, presidenta de Manpower para Latinoamérica, resaltó algunos elementos del liderazgo como la comunicación efectiva, la priorización, la adaptabilidad, el tomar iniciativa, el pensamiento crítico, la inteligencia emocional y la empatía.  

Necesitamos líderes que hagan que sus colaboradores desarrollen su talento para que la empresa sea mejor, dijo. Un líder humano que reconozca que no tiene las respuestas pero que sí sepa cuál es la pregunta adecuada antes los grandes problemas a resolver. Necesitamos de un liderazgo incluyente, diverso pero que construya confianza y valores a prueba de balas. 

En el foro también participaron Cristina Huerta Sobrino, académica del Departamento de Estudios Empresariales de la IBERO, y Santiago Vázquez Blanco, director del Centro de Liderazgo Emergente.  

DA CLIC EN EL ENLACE PARA VER EL EVENTO COMPLETO

  • Notas relacionadas:

Tecnologías fortalecen misión educativa personal e institucional: Rector

Proyectos de investigación en la IBERO se han mantenido pese al COVID

Pandemia ha mostrado las grandes necesidades de la sociedad: Rector

Jesús González Alcántara/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219