Tras elecciones, cabría definir relación del Ejecutivo con los otros poderes

Jue, 1 Abr 2021
El Dr. Francisco Reveles, profesor de la UNAM, fue uno de los ponentes en ‘Democracia, elecciones y la 4T: actualidades y perspectivas’, conferencia organizada por la IBERO
  • Las elecciones en México se llevarán a cabo el 6 de junio.
  • Dr. Francisco Reveles Vázquez, académico del Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Ante la posibilidad de triunfo del partido gobernante en las próximas elecciones del 6 de junio cabría esperar una definición acerca de cuál sería la relación entre el Ejecutivo y los otros poderes, y cuáles serían los mecanismos de rendición de cuentas que ofrecería el gobierno de la cuarta transformación si descartaran los que existen, dijo el Dr. Francisco Reveles Vázquez, académico del Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al tomar parte en Democracia, elecciones y la 4T: actualidades y perspectivas, primera conferencia del ciclo Encuentro y reflexión. Elecciones 2021, organizado por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, mencionó que el Poder Legislativo es relativamente autónomo, aunque siguiendo la línea que el presidente establece desde el 2018, a través de sus conferencias mañaneras y a partir de lo que los legisladores de la mayoría gobernante suponen que el mandatario desea en cualquier materia, como política energética, política económica y política laboral.

Después de los comicios, se esperaría que el Legislativo fuera un poco más autónomo frente al presidente -quien sabe que su coalición tiene mayoría en ambas Cámaras-, por el hecho de que varios de los líderes de MORENA, que son legisladores o que van a serlo, tienen la posibilidad de iniciar su carrera hacia la sucesión presidencial.

Esos perfiles se van a ir definiendo con mayor claridad a partir de este proceso electoral, por lo que entonces “el presidente Andrés Manuel López Obrador no va a tener tanta posibilidad de maniobra y de negociación”. Pero, también se percibe ya, “la profundización de un conjunto de políticas que están en la agenda de la 4T desde 2018, en el caso de que ganara una mayoría más amplia”.

Respecto del Poder Judicial, comentó que, aunque hay “quizás más violencia verbal que antaño”, ha habido un trato que no es distinto al que otros presidentes llevaron a cabo, procurando siempre que el Poder Judicial tenga representantes afines al proyecto gubernamental, “una constante que no debería estar, en la medida en que la cuarta transformación pretende un cambio estructural, un cambio de fondo en estas prácticas”.

López Obrador también ha intentado minar la autoridad del judicial, a partir de la reducción de su presupuesto y de las condiciones laborales de los magistrados y jueces, y eso, sin lugar a dudas, ha ablandado al poder judicial en no pocas ocasiones, “y esto se ha visto reflejado en decisiones que han tomado tanto la Suprema Corte de Justicia como el Tribunal Electoral. Creo que esto también representa un comportamiento usual, común, en gobiernos anteriores, y para nada representa una transformación”.

Lo que se prevé pudiera ocurrir es que la autonomía del Poder Judicial se viera más afectada, con un consecuente debilitamiento mayor del sistema de impartición de justicia y del combate a la corrupción. “Hemos visto que sí se combate a la corrupción en este gobierno, pero no hacia quienes lo integran, a quienes forman parte del mismo; no hay una investigación acerca de los casos de corrupción en donde están involucrados integrantes de este gobierno. Entonces hay una justicia que se imparte dependiendo del lugar donde uno esté, dependiendo de su condición de gobierno o de oposición”.

En torno a la rendición de cuentas y los organismos autónomos, Reveles mencionó que hasta ahora se ha visto un discurso de descalificación de parte del presidente de la República a ciertos órganos, un ataque claro a su autonomía, tratando de influir en la integración de sus titulares, colocando a personas afines al gobierno de la 4T y su proyecto; y una reducción de su presupuesto, bajo la idea de la austeridad republicana y con el Presidente planteando que es mucho gasto y poca eficacia.

Ante esta situación, el docente se pregunta “qué es lo que el gobierno de la 4T estaría pensando establecer para garantizar la rendición de cuentas”, porque hasta el momento el mandatario lo único que plantea es “su autoridad moral” y decir que todos los gobernantes de la 4T son diferentes, que no son lo mismo que los de antes.

Sin embargo, las élites políticas, sobre todo del ámbito local, son las mismas de siempre, nada más están colocándose en otros partidos, con otras siglas, en otras coaliciones, “pero su comportamiento nos remite a un proceder común y corriente en todas las élites. Y en el caso de MORENA, también los candidatos que sostiene son los mismos que el PRD postulaba, que el PRD lanzaba desde hace mucho tiempo, y que MORENA está aquí reciclando y hasta haciéndolos aparecer como si fueran representantes de una élite nueva y de un proyecto distinto”.

Entonces, si por el momento la única oferta que el gobierno tiene en materia de rendición de cuentas es su autoridad moral, se tiene una democracia incompleta, una democracia donde falta, en el fondo, la participación de la sociedad, a través de esos organismos autónomos que han tenido la posibilidad de observar, supervisar el trabajo y en algunos casos exigir cuentas a un conjunto de gobiernos que durante mucho tiempo fueron opacos, poco transparentes y que, siendo corruptos, no fueron sancionados de ninguna manera.

Es así que, si la 4T obtuviera mayoría en estas elecciones, se le tendría que exigir una mayor claridad en su proyecto político de largo plazo y si habría la posibilidad contar con una participación ciudadana más plena, no solamente a partir de representantes. “Porque el gobierno del pueblo, que presume encabezar el Presidente, en realidad no tiene hasta el momento ninguna figura, ninguna forma de participación popular que efectivamente garantice la participación de los ciudadanos”.

Habría que demandar al gobierno, al presidente de la República, a la 4T, la apertura y el desarrollo de espacios de participación popular, que en efecto encaminaran a otra forma de gobierno, a una democracia más genuina y auténtica.

“Si hacemos caso al discurso presidencial, lo que él (López Obrador) pretende hacer es un gobierno del pueblo; pues entonces hagámoslo, pero, precisamente, a partir de una participación más activa, más vigente, más dinámica, más libre, de parte de la sociedad”.

  • Liga de interés:

Los invitamos a revisar el calendario de eventos en el sitio elecciones21.ibero.mx

  • Notas relacionadas: 

IBERO invita a ciclo de conferencias ‘Encuentro y reflexión. Elecciones 2021’

IBERO busca generar un voto informado con conferencias sobre elecciones: Rector

Coaliciones podrían causar confusión y anulación involuntaria del voto: experta

Partidos se han desestructurado, hacen alianzas “contra natura”: académico

Difícil, esperar que partidos y gobiernos eliminen malas prácticas en elecciones

PEDRO RENDÓN/ICM

 

Para mayor información sobre este comunicado llamar a los teléfonos: 59 50 40 00, Ext. 7594, 7759
Las opiniones y puntos de vista vertidos en este comunicado son de exclusiva responsabilidad de quienes los emiten
y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de la Universidad Iberoamericana.

Comunicación Institucional de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México
Prol. Paseo de la Reforma 880, edificio T, 5to piso, Col. Lomas de Santa Fe, C.P. 01219